Tras las huellas de un fantasma

En conversación con JR, el escritor colombiano Castillo Granada, quien presentó en el museo provincial Palacio de Junco su libro De cuando Pablo Neruda plagió a Miguel Ángel Macau, ofrece detalles de la rara coincidencia intelectual entre Neruda y el escritor matancero

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— El poeta Pablo Neruda, entrevistado en Arequipa, Perú, el 28 de octubre de 1943, desmiente los cargos que le hicieran periódicos colombianos sobre el plagio de dos poemas: uno de José Santos Chocano y otro de Miguel Ángel Macau García, para su obra Farewell.

«Mi genealogía poética es conocida por todos los escritores de América (...) Ni en mi poesía ni en mi vida soy hijo de usurero. He dado y continuaré dando a la literatura americana, extensos libros, que no solo se ocupan de los problemas pasionales de los hombres, sino que servirán de castigo permanente a los tiranos y tiranuelos y a los resentidos aspirantes a tiranía», contestó Neruda.

Pero..., ¿quién fue este Miguel Ángel? La actual Feria Internacional del Libro nos trae a este matancero que nació aquí en 1886 y murió en La Habana en 1971, gracias al escritor colombiano Álvaro Castillo Granada, quien presentó en el museo provincial Palacio de Junco su libro De cuando Pablo Neruda plagió a Miguel Ángel Macau, de Ediciones San Librario, de Bogotá.

Miguel Ángel se dio a conocer como poeta con Arpas amigas, en 1906. Se graduó de Doctor en Derecho Civil en la Universidad de La Habana, en 1914. Colaboró con disímiles periódicos y revistas y fue autor de trabajos jurídicos y composiciones musicales.

En conversación con JR, Castillo Granada, quien descubrió la pasión por Neruda hace 28 años, apunta: «Cuando encontré la primera referencia sobre Miguel Ángel Macau, pensé que era un ser inventado, que no existía. Preguntaba por él y nadie me daba razones; sin embargo, en un viaje a Cuba comencé a investigar y hallé muchos materiales sobre Macau.

«Este libro es una aventura, porque voy tras las huellas de un fantasma, voy tras una prueba que no existe. Es una obra que no solo me ha permitido relacionar más a Neruda y Cuba, sino también descubrir el sentimiento de la solidaridad y el compañerismo. De cuando Pablo Neruda... es resultado de la solidaridad de muchos cubanos que desinteresadamente han aportado textos e información de Macau».

Castillo Granada ha investigado en Colombia, Perú, Chile y Cuba. «Es un caso abierto, porque quizá aquí en Matanzas pueda dar con el ejemplar del periódico La Herediada o con alguna referencia de la prensa matancera que en 1943 se hizo eco de la acusación».

Todo comenzó cuando este colombiano supo que en el periódico La Razón, de Bogotá, había sido publicado el artículo Mundo de ideas ¿plagio, parodia o coincidencias?, escrito por Félix Raffán Gómez, en el cual se acusa a Neruda de plagio.

Raffán Gómez refería que su asombro había llegado al límite cuando hojeando un viejo libro de misceláneas que existía en la Biblioteca Nacional de Bogotá, apareció ante sus ojos el poema Los nautas, publicado en 1914 en La Herediada, perteneciente el poeta cubano Miguel A. Macau. Por lo tanto, desde el punto de vista de la fecha, explicaba, se podía suponer que este era anterior a Farewell de Neruda.

«Veamos, pues, esta inaguantable paridad literaria que concuerda en fondo y forma, pues, si fuera una jocosa imitación de forma, estaríamos en la clásica parodia, que se perdonaría, pero en el caso que vamos a ver se está delante de un contumaz, llano y agresivo plagio, que no nos interesa quién lo haya hecho, sino que se debe condenar implacablemente a su autor con un veredicto inapelable», sentenciaba Raffán.

—¿Cómo usted se imagina que pudo Neruda acceder a un poeta desconocido?

—No creo que Neruda haya tenido acceso a La Herediada, no sabemos si era diario, semanal o una hojita simple. Al mismo tiempo, es casi imposible pensar que en el año 1920-21 llegara un periodiquito así a Chile. Creo que Raffán se encontró unas coincidencias y se inventó otras para acusar a Neruda. Además, el poema que supuestamente se plagió, hasta donde sé, no aparece en ningún libro, y tengo casi todos los de Macau.

«Recordemos que el poeta chileno va por primera vez a Colombia después de haber estado en Cuba en 1942. Entonces, se desató una campaña de desprestigio contra él para atacar al Partido Liberal, gobernante en ese momento. La figura de Neruda fue un caballito de batalla para desprestigiar al Partido Liberal y lo último que hizo la prensa conservadora fue intentar acusarlo de plagio.

«Puede ser que Raffán se haya inventado Los nautas, pero tampoco puedo probar que haya sido así; entonces todo eso es una suma de acusaciones y pruebas».

—¿Qué cree que conectó a Raffán con Miguel A. Macau?

—Macau tenía relación con colombianos; con poetas menores. No es del todo loco que Raffán conociera a Macau, pues Raffán vino a Cuba y publicó en el Diario de la Marina. Por ello pudo armar la acusación y recurrir, digo yo, a Macau, quien era un poeta al cual nadie conocía y a sabiendas de que nadie se iba a poner a investigar. Esa es una posibilidad. La otra es que Macau haya participado y se haya callado todo el tiempo.

—Si la acusación era falsa, ¿por qué Neruda respondió entonces?

—Era una campaña de infamia desde la derecha colombiana. Por eso decidió responder desde Perú, porque la campaña de desprestigio contra él era muy grande, no solo literaria sino política. Lo hizo para acallar esos rumores.

«Con anterioridad Neruda había sido acusado también de plagio, pues supuestamente había copiado unos versos del Poema XVI de Veinte poemas de amor y una canción desesperada, lo cual era parcialmente cierto, pues había hecho una paráfrasis de un poema, pero se le había olvidado poner paráfrasis del Poema 30 de Rabindranath Tagore, de su libro El jardinero».

—¿Usted cree que un hombre tan grande como Neruda se hubiera permitido plagiar?

—Creo que existen influencias, y a veces se notan o no, se asumen o no, son evidentes o no, pero no pienso que Neruda haya plagiado a nadie; y menos a Macau. Eso se cae por su propio peso. Él era un genio.

—¿Pudo existir una rara coincidencia intelectual entre Neruda y Macau?

—La única prueba de la existencia de Los nautas, de Macau, es la referencia que aparece en el periódico colombiano. No lo he encontrado en ninguna antología, ni en la prensa cubana. Si eso ocurriera, si se supiera cuándo fueron escritos, la dirección de este libro podría cambiar. En tanto no se encuentre, la investigación sigue abierta.

—¿Qué sentiría usted si se descubriera la certeza de que Neruda plagió a Macau?

—Diría ¡miércoles!, y me preguntaría cómo diablos llegó La Herediada a Chile, y cómo Neruda, con 19 años, pudo tener acceso a un poema de Macau. Entonces la hipótesis cambiaría y sería otra investigación fascinante.

Controversia

Los nautas, de Miguel Ángel Macau, tercera estrofa:

Amo el amor de los marineros/ Que besan las mujeres y se van,/ Dejando una promesa de naufragios/ Para huir y no volver jamás.

Tercera estrofa del poema Farewell, de Pablo Neruda:

Amo el amor de los marineros/ Que besan y se van./ Dejan una promesa./No vuelven nunca más.

Los nautas, quinta estrofa:

Vienen a la vida entre los brazos/ De los trigueños cantos del azar,/ Y una noche se acuestan con la muerte/ En el lecho letal de la mar.

Farewell, quinta estrofa:

En cada puerto una mujer espera,/ Los marineros besan y se van./ Una noche se acuestan con la muerte/ En el lecho del mar…

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.