Abril, en febrero y todo el año - Cultura

Abril, en febrero y todo el año

El sello editorial de la Unión de Jóvenes Comunistas presentará más de 40 libros en la venidera 24 Feria Internacional del Libro. Con ellos comenzará las celebraciones por su aniversario 35

Autor:

Mariana Brugueras Más

El venidero 1ro. de julio, la Casa Editora Abril, de la Unión de Jóvenes Comunistas arribará a sus 35 años, tiempo en el cual se ha empeñado en conquistar a su principal destinario: el público infantojuvenil. Para ello ha puesto a su disposición no solo sus llamativos títulos, sino también sus perseguidas revistas: Zunzún, Pionero, Somos Jóvenes, Juventud Técnica, que cuenta ya con medio siglo de existencia, y El caimán barbudo. Pero este será un onomástico que empezará a celebrar mucho antes de que asome el séptimo mes del año. Y es que dicho cumpleaños se hará sentir con fuerza en la ya muy cercana 24 Feria Internacional del Libro (FIL) Cuba 2015 que, con la India como País Invitado de Honor, comenzará el 12 de febrero en la capital.

«Abril presentará en la Feria más de 40 títulos, de los cuales alrededor de 32 son de literatura para niños. Este año igualmente continuamos con nuestros proyectos especiales (24 en este caso), divididos en: seis libros para colorear, seis troquelados, un juego de La solterona (36 cartas), diez pancartas y un componedor de letras para el aprendizaje», adelantó a Juventud Rebelde Mabel Suárez Ibarra, jefa del Departamento Editorial de Abril.

—¿Por qué consideran especiales estos proyectos?

—Es que son muy buscados por los lectores y nosotros los realizamos con el mejor acabado posible, para que no solo sean útiles, sino también atractivos. Las pancartas, por ejemplo, son de gran utilidad. Por su contenido didáctico, servirán a los niños para ampliar los conocimientos adquiridos en clases. Algunas tienen juegos matemáticos o de mesa, efemérides, calendarios...

«El mayor empeño lo ponemos, sin embargo, en los libros troquelados, que los pequeños siempre agradecen. Sus contenidos varían. Puedes encontrar en ellos textos narrativos o poéticos. Para lograr materializarlos hay que realizar un esfuerzo enorme. De hecho, el troquel no se hace en Cuba,  se encarga en el exterior».

—De los libros que presentarán, ¿cuáles pudiera destacar?

—La mayoría es de gran interés. Unas veces por el autor, otras por la manera en que se ha construido la historia, o por el diseño del libro o la temática que sigue la obra. Sobresalen títulos como Agenda de la República, de Ciro Bianchi, colaborador de Juventud Rebelde, quien de forma muy amena nos ofrece 40 crónicas que constituyen la radiografía de la etapa republicana en Cuba. Creo que igual despertará mucho interés el segundo volumen de Con 2 que se quieran, que recoge las entrevistas de Amaury Pérez a varias personalidades de la cultura nacional —la primera parte fue el «best seller» del año pasado.

«En El pozo oscuro del presidio, Julio César González Laureiro nos acerca a la génesis y evolución de las cárceles en Europa y Estados Unidos hasta llegar al llamado Presidio Modelo. Es así como nos encontramos con testimonios conmovedores como el de Pablo de la Torriente...

«Muy novedoso es El traductor de suajili. Es esta una mirada diferente a la guerrilla propuesta por Freddy Ilanga, a través de la experiencia vivida por un congolés, quien fue considerado el primer traductor de suajili que tuviera el Che.

Por su parte, Monseñor Carlos Manuel se confiesa, de Luis Báez y Pedro de la Hoz (es una interesante entrevista, en la cual se dan detalles muy importantes de la religiosidad en Cuba, desde el punto de vista de la cubanía y el humanismo, mientras Solo la fe, de Miriam Zito, arroja luz sobre la diversidad religiosa que existe en el archipiélago.

«Te mencionaría también La desgracia de tener ingenio, de María del Pilar Díaz Castañón, quien propone una reflexión sobre los avatares de la cotidianidad y la cultura universal. Hay otra autora, Mercedes de Armas García, quien publica por vez primera con Abril, y de paso en la Isla. Ella es funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba y ha cumplido misiones diplomáticas en varios países, entre ellos en el Estado Plurinacional de Bolivia, donde antes dio a conocer Los ojos del puma. Mercedes se encargó de recoger voces femeninas que se referirán a la teoría de la Madre Tierra.

«Igual tengo la sensación de que Quién dijo que los hombres no lloran, de Lázaro Alfonso Díaz Cala, estará entre los libros más demandados. Nos muestra las frustraciones de un estudiante de Preuniversitario, quien enfrentará acontecimientos que le darán un giro inesperado a su vida».

—¿Y de los títulos pensados para los niños?

—En la literatura infantil haría énfasis en dos títulos: Perros y gatos, una selección de cuentos diferente, pues agrupa textos cuyos autores nos explican quién es el animal que inspiró su historia. Las páginas se han ilustrado con fotografías de las mascotas reales de estos escritores. El otro es De magia dos cucharadas: cinco relatos sobre relaciones familiares: abuelas maravillosas, hermanos mayores, superpapás, nuevos miembros... Es un libro muy divertido y magníficamente ilustrado.

—¿Algún título relacionado con el País Invitado de Honor?

—Sí. Se titula India, milenaria y diversa. Hablamos de una nación que posee una cultura exótica, que resulta muy interesante. Ya se ha hecho costumbre que cada año hagamos una monografía sobre el país invitado, y este no es excepción. El objetivo es que nuestros lectores viajen a lugares alejados de su realidad y puedan sentirse, de igual forma, identificados con sus tradiciones, costumbres, idiomas, religiones...

—Supongo que han tenido que trabajar muy fuerte para estar listos para esta FIL...

—La preparación ha sido muy difícil. Por suerte contamos con un sistema de trabajo muy riguroso, que comienza desde la misma elección de los títulos que publicaremos. Después viene una labor de edición minuciosa.

«Algunos editores han estado en verdad sobrecargados, porque hay libros que son ciertamente voluminosos... Hay que velar, por supuesto, por el diseño. Si bien un diseñador puede llegar con una propuesta de maqueta, las decisiones se toman por el equipo que interviene en la realización. No es tarea fácil.

«El trabajo editorial es cíclico, de preproducción. Todavía no se ha terminado con lo que nos corresponde este año y ya tenemos que comenzar a trabajar con vistas al 2016».

—¿Dónde podemos encontrar las propuestas de la Casa Editora Abril en la fortaleza Morro-Cabaña?

—Históricamente el stand de la editorial ha estado ubicada en la Fortaleza de la Cabaña, en la sección D7, pero este año estaremos en la D3. Será expositivo y habrá sorpresas, concursos, premios y gratuidades... Algo importante: también estaremos en nuestra propia sede: Prado No. 553 entre Teniente Rey y Dragones, La Habana Vieja. Ahí habrá otro punto de venta en función de la Feria.

—¿Habrá presentaciones en el Pabellón Cuba?

—La mayoría de nuestros títulos se presentará en el Pabellón Cuba, sede de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), un lugar muy céntrico del Vedado, donde nuestros lectores nos buscan siempre.

«Un momento importante será la presentación de los Premios Calendario del año pasado, que convoca la AHS. Como ya se ha hecho habitual, esto sucederá en la Sala Nicolás Guillén, de la Cabaña.

«Seguramente debes saber, los Premios Calendario, que salen con nuestro sello, han alcanzado un alto prestigio y tienen el objetivo de estimular la creación literaria entre los jóvenes escritores. Sus autores son, sin dudas, los escritores del mañana».

—¿Qué diferencias encuentra entre lo que se preparó para la Feria del año anterior y lo hecho para esta?

—En la pasada creo que se apreció una diversificación mayor. Considero que ahora la calidad de los libros es superior, tanto por los materiales que se han utilizado, como por la impresión y el diseño.

«Un punto que realmente marca la diferencia es que por el aniversario 35 de la Casa Editora Abril, hemos retomado el Premio Abril de Literatura. Durante la Feria daremos los resultados de la convocatoria de 2014, a partir de los textos en narrativa que compitieron, en las modalidades de literatura dirigida a la niñez y literatura para adolescentes o jóvenes. Esta distinción se otorga a autores cubanos sin límite de edad. Las obras ganadoras se incorporarán al catálogo de publicaciones de nuestro sello editorial».

—Entonces, ¿satisfechos con el resultado?

—Considero que hemos dado un salto cualitativo en esta 24 Feria Internacional del Libro. La mayoría de los volúmenes están diseñados como verdaderos productos artísticos, no solo los infantojuveniles, que de alguna manera es obligatorio que tengan imágenes, sino también aquellos que hemos concebido para los adultos; de esa forma el lector siente mayor atracción por las obras.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.