Un Noticiero Cultural, ¡al fin!

El 7 de abril de 2014 salió al aire la primera emisión del Noticiero Cultural de la Televisión Cubana. Desde entonces, tres veces a la semana, los televidentes tienen a su disposición un panorama informativo de la actualidad del arte y la literatura, en Cuba y el resto del mundo

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Era una aspiración, una necesidad, un sueño. Y hace hoy un año que se hizo realidad. El 7 de abril de 2014, víspera del Congreso de la Uneac, salió al aire la primera emisión del Noticiero Cultural (NC) de la Televisión Cubana. Desde entonces, tres veces a la semana, los televidentes tienen a su disposición un panorama informativo de la actualidad del arte y la literatura, en Cuba y el resto del mundo.

El NC es un empeño del ICRT y el Ministerio de Cultura, con la estrecha colaboración de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Nació para promover las mejores expresiones de la creación cubana y universal, en un ejercicio periodístico que respetara y creara jerarquías, necesarias para comprender las dinámicas culturales.

«El volumen y la importancia de la información cultural ameritaba hacía tiempo un noticiero especializado», afirma Luis Morlote Rivas, director general del espacio. «Era una demanda, durante años, de los escritores y artistas cubanos. Los periodistas de la redacción cultural del Sistema Informativo habían hecho varias propuestas. El Noticiero finalmente surgió por la suma de muchas voluntades.

«Han sido significativos los aportes de la Uneac, de la AHS y de un grupo importante de instituciones de la Cultura. Tampoco hubiese sido posible sin el apoyo decisivo del Sistema Informativo de la TVC, de su redacción cultural y de sus corresponsalías territoriales… Debatimos mucho, razonamos sobre lo que queríamos, y diseñamos una propuesta con la ayuda de profesionales muy calificados. Eso permitió que tuviéramos una propuesta integral, en la cual no solo ha sido importante la calidad de la información, sino también el modo en que se dice, el diseño, el cuidado de la imagen... Trabajamos para un pueblo culto que merece propuestas de calidad. Esa ha sido la intención del colectivo, aun cuando nos queda mucho por hacer».

Algo que llamó la atención desde el principio fue la novedad de la propuesta audiovisual, la frescura y modernidad de la puesta en pantalla. «Siempre quisimos hacer un noticiero que no se pareciera a ninguna otra propuesta informativa de la TVC», enfatiza Odalys Torres Fernández, directora de emisión. «Hemos bebido de algunas tendencias contemporáneas de la presentación de noticias, las hemos fusionado con estilos más nuestros, más autóctonos. Cuidamos mucho la concepción escenográfica, el vestuario, de manera que resulten coherentes con el diseño de infografía, con la visualidad general.

«Nuestros presentadores, nuestros críticos e invitados apuestan por una espontaneidad que no está reñida con la seriedad de lo que se dice. Un noticiero es también un espectáculo; además de informar, debe entretener, promover propuestas atractivas. Tenemos asimismo un compromiso con el buen gusto, con el buen decir. Y por eso resulta esencial la calidad de nuestros guiones, que tributan a una estructura muy dinámica».

La unidad del colectivo es fundamental, es vital el trabajo en equipo, considera el productor Fidel Hernández. «Esto tiene que ser un mecanismo de relojería, todos son imprescindibles: los periodistas, los asistentes, los editores, el personal técnico y artístico. No podemos tener estancos ni parcelas. El resultado final es de todos».

Al grupo de trabajo en La Habana hay que sumar a los corresponsales de todo el país. La jefa de redacción, Conchy Pérez Fernández, está convencida de que sin ellos no sería posible este programa. «El espectro cultural cubano es muy amplio. En todas partes hay creadores de altura, por tanto debemos hacernos eco del quehacer de todas las provincias. Debemos alcanzar un mejor equilibrio, algunos territorios están más representados que otros, pero es evidente que todos nuestros corresponsables se sienten comprometidos».

Esa visión abarcadora va más allá del ámbito meramente informativo. Por el set del NC han pasado artistas e intelectuales de todo el país. La periodista Magda Resik ha sido la responsable del espacio de entrevistas. «He tenido el privilegio de conversar con destacados creadores de toda la Isla, nombres imprescindibles. Y, al mismo tiempo, conocer a jóvenes artistas, gente que está haciendo un arte emergente, cuestionador. Siempre hemos apostado por una variedad que va más allá de lo generacional, que contiene al discurso integrador de la cultura cubana.

El NC siempre ha manifestado una vocación crítica con los sucesos de la vida artística y literaria de Cuba. La sección Contrapunteo se ha encargado de analizar creaciones puntuales y procesos culturales más vastos. Han concurrido críticos y periodistas de varias promociones. «No se puede pretender que haya una sola voz. Por eso apostamos por diversificar los criterios, de manera que se pueda establecer un debate», apunta el periodista Yuris Nórido, uno de los más asiduos. «La crítica, señala, tiene una función orientadora, y por ello es determinante ofrecerles herramientas al público, para que se acerque a las obras de una manera más activa y participativa».

Un año puede parecer poco tiempo, pero al NC le ha bastado para trazar un camino, para fijar objetivos a mediano y largo plazos. En intercambios con creadores en todo el país, es notable la satisfacción con el espacio y los deseos de que sea cada vez más representativo de las vanguardias artísticas y literarias, de que establezca puentes más sólidos con la población. Muchos creen que tres días a la semana son ya pocos, la aspiración es que alcanzara la frecuencia de lunes a viernes. El espacio es joven, los desafíos muchos, pero reconocemos, sobre todo, a un colectivo comprometido con lo mejor de la cultura.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.