Sergio & Serguéi: Cine cubano entre las estrellas (+ Videos)

Sergio & Serguéi ha sido una de las películas más esperadas del 39no. Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. De ella nos habla su director, Ernesto Daranas

Autores:

Alejandro A. Madorrán Durán
Libia Miranda Camellón

El destacado realizador Ernesto Daranas Serrano (Los dioses rotos, Conducta) continúa conmocionando la gran pantalla cubana: a su probada calidad como director y a su inteligente mirada sobre la naturaleza humana, ha sumado una alta dosis de espectáculo audiovisual en su nuevo largometraje Sergio & Serguéi, el cual se exhibe en este 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana.

Como en Conducta, Daranas contó con la complicidad de RTV Comercial (UNO, Sonando en Cuba, LCB: La otra guerra) para materializar Sergio & Serguéi, un proyecto de elevadas ambiciones que traslada al espectador hasta la estación espacial Mir, donde se encuentra varado, en 1991, el cosmonauta soviético Serguéi Asimov (Héctor Noa), quien fortuitamente entabla una relación de amistad, a través de las ondas de radio, con Sergio, un radioaficionado cubano (Tomás Cao). Como contexto la antigua Unión Soviética (URSS) se desintegra y en la Isla comienza el difícil período especial.

La representación de la nave en la que «flota» Serguéi y la surrealista levitación del aborrecible antagonista encarnado por Mario Guerra, entre otras imágenes sorprendentes, demandaron un fuerte trabajo de posproducción asumido por el equipo de profesionales de la productora española Mediapro, la cual redondeó el trabajo de preparación iniciado en La Habana, según explica el director. «En la película se debieron resolver algunos problemas tecnológicos inéditos para nuestro cine.

«Realmente no hubo tantos recursos como la pantalla aparenta. Lo que sí nos preparamos bastante para saber cómo utilizar al máximo cada elemento técnico. Hicimos mucho con pocos recursos, buscando siempre un buen resultado final, en el cual influyó el esmero con el que se trabajó la fotografía (a las órdenes del joven Alejandro Menéndez) y la dirección de arte (a cargo de Maykel Martínez y Laia Colet), elementos imprescindibles para conformar el espectáculo», valoró.

En ese esfuerzo técnico-artístico también colaboró la productora que dirige el actor norteamericano Ron Perlman (Beauty and the Beast, En nombre de la rosa, Hellboy...), quien además prestigió el elenco con su interpretación como Peter, un periodista estadounidense conocido por sus investigaciones sobre la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE. UU.), quien mantiene comunicación con Sergio también a través del éter.

En el reparto destacan asimismo Yuliet Cruz, Ana Gloria Budúen, Armando Miguel Gómez, Camila Arteche e Idalmis García. La pequeña hija del protagonista es encarnada por la encantadora Ailín de la Caridad Rodríguez, cuyo personaje narra y marca el tono de la historia.

Sobre esa decisión Daranas explica: «Me pareció muy interesante el descubrir que para los jóvenes, como mi hija que nació en 1990, el recuerdo de esa etapa tiene un velo de nostalgia, porque durante esos años transcurrió su infancia. La idea me atraía porque era una forma de acercarme a la juventud y también para que nosotros, los de más edad, nos distanciemos y regresemos al período especial, fijándonos en sucesos que, a lo mejor, nos pudieran ser útiles comprender en el presente».

—¿De dónde surge la idea de la historia?

—El argumento lo tengo claro desde hace muchos años. En los 80 me enteré de un grupo de radioaficionados cubanos que había contactado con la estación espacial Mir, y posteriormente conocí sobre el astronauta Serguéi Krikaliov, quien se encontraba en esa nave en el momento en que la Unión Soviética se convertía en Rusia. Este hombre quedó casi olvidado en el espacio porque se desmoronaba el programa espacial del extinto país. Entonces se me ocurrió unir esos dos elementos y pensar en qué pasaría si pusiera en contacto a ambos radioaficionados en el momento en que el primero se encuentra en aprietos.

—¿Cómo entra en la trama el personaje que interpreta Ron Perlman?

—En Cuba nos sabemos muchos cuentos que tienen como protagonistas a un cubano, un ruso y un americano, y se me ocurrió jugar con eso. También me atrajo el hecho de que las relaciones entre los radioaficionados no estén limitadas por barreras idiomáticas, políticas o culturales, porque lo que los une es una gran solidaridad ante los problemas, como pudiera ser, por ejemplo, un desastre natural. Incluso en la actualidad, con todos los avances tecnológicos que existen, preservan ese mismo espíritu de camaradería.

—¿Cómo fue dirigir a tres actores que no comparten un mismo escenario en la película?

—Muy difícil y complejo. Héctor Noa, Tomás Cao y Ron Perlman tuvieron que ensayar mucho las secuencias entre ellos, porque durante el rodaje no iban a coincidir en el set. Gracias a ese trabajo previo, durante la filmación se mostraron muy bien preparados sobre acción y reacción en cada una de las secuencias en que sus personajes se comunican a través de la radio.

Ernesto Daranas, director de Sergio & Serguéi.

—En Sergio & Serguéi se caricaturiza el actuar de los antagonistas, quienes tratan de lastrar la comunicación. ¿Cuál fue su intención con este enfoque?

—Los personajes que están en tono de farsa son los que a veces nos tomamos demasiado en serio, y a mí me interesaba justamente pasar una raya sobre las cosas que respeto y las que no. Por ejemplo, admiro lo que representa y los valores que defienden personajes como Sergio, Peter y Serguéi. Pero a otros no los valoro de la misma manera. Por eso decidí en esta película abordarlos trazando esa clara división entre ellos. Me interesaba explotar el ridículo para referirme a lo que tanto daño nos ha hecho, lo cual no significa que se subestime a esas personas oportunistas que conviven en diversos espacios de nuestra sociedad, sino que es necesario entender que sus acciones no deben paralizarnos porque es absurdo y nos destruye. Debemos empezar a verlos como se merecen.

—Es poco usual ver a jóvenes ponerse al mando de la dirección de fotografía en un largometraje cubano. En Sergio & Serguéi vemos a Alejandro Menéndez, recién egresado de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual (Famca)…

—Siempre he trabajado con jóvenes. Mis alumnos han sido parte de mis películas. También he sentido la tristeza de ver a numerosos de ellos irse de Cuba sin haber filmado un largometraje. Cuando rodaba Conducta trabajé con un grupo de la Famca, en el que estaba Alejandro. Él descuella entre los más talentosos, y no vacilé en ningún momento, a pesar de la complejidad del filme, en que fuera el director de fotografía de Sergio & Serguéi. También él posee algo que yo no: un gran dominio de las nuevas tecnologías; realmente su colaboración en ese sentido fue fundamental, además de, como ya expresé, su gran talento artístico.

—¿Entre las premisas de la fotografía estaba retratar a La Habana de una manera diferente?

—No, es La Habana que yo muestro siempre en mis películas, que es como yo la veo. He vivido durante 56 años en esta ciudad que amo. Tal vez la observe de una manera diferente a otras personas, porque reparo en todo lo que sé sobre ella y trato siempre de que eso prevalezca. Mi forma de encuadrarla no es realista, sino romántica, nostálgica.

—Comenzaste escribiendo y dirigiendo para la radio y la televisión, hasta que más tarde llegas a la realización en cine. ¿Cómo ha sido ese cambio?

—Muy natural. De hecho, no he sentido muchas veces ni las barreras ni las diferencias, aunque claro que cada uno tiene sus peculiaridades. También he tenido la suerte de contar con muy buenos compañeros, e incluso, muchas veces he llevado al mismo equipo de un medio a otro; el éxito del trabajo colectivo resulta fundamental.

En lo adelante, Sergio & Serguéi tiene muchos caminos por recorrer. Sus productores adelantan que ya está confirmado su futuro arribo a las salas y festivales de España, China e Italia, mientras que su estreno nacional se prevé para el próximo año.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.