Sin y con fusión

El Centro Cultural El Bosque de Villa Clara realizó el Primer Festival de Música Retro. Siete bandas y cuatro solistas defendiendo temas antológicos de décadas pasadas

Autor:

JAPE

Nunca pensé que la vida me diera la oportunidad de escuchar los temas de Kool and the Gang, Earth Wind and Fire, KC and the Sunshine Band, incluso el nostálgico y clásico número de Foreigner, I Want to Know What Love is, y digo más: Fórmula V, Los Brincos, Los Mustang, José José…

¡No me he vuelto loco, ni me patina el coco! Este sueño se hizo realidad hace unos días gracias a la sucursal de Artex de Villa Clara, al Centro Cultural El Bosque y a la feliz idea de realizar el Primer Festival de Música Retro. Siete bandas y cuatro solistas defendiendo temas antológicos de décadas pasadas. Más de 500 personas de todas las edades (entre 15 y 120 años) pudieron disfrutar de un inolvidable espectáculo. Y lo más notorio y feliz: ¡cero reguetón!

En honor a la verdad no tengo nada en contra del reguetón, pero tampoco nada a favor, mucho menos del llamado trap. Lo más seguro es que mi «reguetonfobia» se deba a que siempre lo mismo, a toda hora y a todo volumen, puede llegar a crearte una sensación de persecución, de encierro, de ahogo…

En fiestas, discotecas, centros nocturnos, y por supuesto en todos los barrios, es reguetón y reguetón; no intercalan un temita suave, una salsita rica, un merenguito sabroso, un vals a contrapelo. ¡No! ¡Es el Palón divino, por todos lados! Es que hasta te contagias y te vuelves vulgar, sin apenas percibirlo.

De igual forma, hoy es un día para pasarla bien, ya sea a golpe de reguetón, o mejor aún, a golpe de fusión. Sí, la mezcla de ritmos la tolero mejor, aunque a decir verdad la fusión me crea cierta confusión, por tantos subgéneros que se han creado. No obstante, insisto en que lo importante es pasarla bien e ir conjugando la realidad musical con nuestra realidad de fin de año.

Por ejemplo, ese tema de Becky G feat Bad Bunny que anuncia: «A mí me gustan más grandes, que no me quepa en la boca». Además de los besos, pudiera ser la pierna de puerco asada que tiene lista para el festín.

En el caso de Maluma, que invita a la fiesta en grupo: «y si con otro pasas el rato, vamos a ser feliz, vamos a ser feliz, felices los cuatro», estaría bien si fuera con la gigantesca pierna asada del estribillo anterior pero…  y si no pudo conseguir una considerable pieza de cerdo (teniendo en cuenta los precios) y solo cuenta con el pollo que le dieron por la libreta, la cosa se pone complicada, porque es sabido que con la media libra de pollo que toca para dos, no podrán ser felices los cuatro.

Estas son solo dos variantes, pueden existir muchas más. Lo verdaderamente cierto es que quedan pocas horas para recibir el 2018, y ojalá todos estemos rodeados de excelentes amigos y buena música como en Santa Clara, y entonces decir a coro al estilo de la pandilla de Kool: «¡Celebrate good times, come on!», o a la manera de la flamante Rafaela Carrá: «¡Fiesta, qué fantástica, fantástica esta fiesta!».

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.