Víctor Bejerano, entrega en el terreno

Autor:

Raúl Arce

¡Casi un cuarto de siglo se ha entregado Bejerano a las Series Nacionales! Foto: Juan Moreno Víctor Vicente Bejerano viste los colores de Granma por vigésimocuarta ocasión, igualando a Antonio Muñoz —el jugador de posición con más temporadas—, pero se convierte en el primero con más series a las órdenes de un mismo equipo, anticipó hace unos días el periodista Héctor Miranda, de Prensa Latina.

A Bejerano, que nunca consiguió un título de Serie Nacional, a pesar de sus numerosas participaciones en los play off, lo conocí en el verano de 1985 en Albany, Nueva York, Estados Unidos. Aquella vez integró el equipo Cuba que ganó el campeonato mundial juvenil en emotivo juego ante los norteamericanos, cuando alinearon, entre otros, los criollos Germán Mesa, Oscar Machado, Eduardo Cárdenas y Raúl Ajete, en tanto figuraban como lanzadores figuras de la talla de Pablo Abreu, Bárbaro Amores y Javier Romeu.

Oriundo del municipio de Campechuela, Bejerano ha sido un ejemplo de entrega a la camiseta de su provincia, pues en todos estos años compartió el diamante con ases como Víctor Mesa, Omar Linares, Luis Giraldo Casanova, Antonio Pacheco y Orestes Kindelán, lo que limitó sus posibilidades de militar en selecciones nacionales.

El granmense inició esta campaña con 7 178 veces al bate, 1 166 carreras anotadas, 2 106 hits y 248 jonrones. A los 42 años, Bejerano puede convertirse en rey absoluto del doble en el béisbol cubano, pues, con tres más igualaría al actual puntero, Javier Méndez, quien acumula 381.

El colega Miranda nos recuerda que el participar en 24 campeonatos no convierte a Víctor Bejerano en el jugador más longevo, pues el lanzador capitalino Lázaro de la Torre vistió por última vez la casaca de Metropolitanos con 47 años de edad.

Además, Gervasio Miguel Govín, otro tirador derecho, de la Isla de la Juventud, jugó la lid anterior con 45 almanaques a cuestas, aunque ahora cedió su puesto a los noveles.

Por añadidura, Carlos Yanes —otro abanderado de nuestro deporte, también monticulista e igualmente de la Isla de la Juventud—, trabajó este martes como abridor, también en su torneo número 24.

¿Será esta, como se rumorea, la última incursión de Víctor Bejerano en nuestra pelota grande? En Cuba solemos olvidar el componente de espectáculo que tiene nuestro deporte nacional, pero la posibilidad de que ese caballeroso jugador imponga dentro un año un récord absoluto —25 incursiones en las Series Nacionales— podría propiciar condiciones excepcionales para él, como la de tomar parte solo en sus partidos como home club, como paliativo ante este cuarto de siglo alejado de su hogar y de sus seres queridos.

Por el bien de la pelota cubana, ojalá el inicialista y número 18 de los alazanes granmenses aparezca nuevamente en la temporada del año olímpico 2007-2008.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.