Padre e hija se encuentran en II Juegos del ALBA

Hugo Ferrer vino al frente del equipo de tenis de mesa de República Dominicana y se encontró con su hija Dayana Ferrer, atleta de la selección cubana

Autor:

Juventud Rebelde

  Aunque fueron contrarios en la competencia, Hugo y Dayana disfrutaron su reencuentro en estos Juegos. Foto: Franklin Reyes, enviado especial BARQUISIMETO, Venezuela.— El entrenador cubano Hugo Ferrer vino a los II Juegos del ALBA al frente del equipo de tenis de mesa de República Dominicana. Y la suerte le sonrió, porque aquí se encontró con su hija Dayana Ferrer, integrante del colectivo de la Mayor de las Antillas.

Así, pude entrevistar a Dayana, quien a sus 24 años archiva muy buenos resultados en el expediente. Sin embargo, preferí conversar con Hugo, un hombre que lleva seis años lejos de la Patria y del hogar, por sus compromisos de trabajo en México y Dominicana.

«Cuando acudo a una competencia y está Dayana es tremendo. Ella le ganó a mi alumna dominicana Lucía Valdés, en Cartagena de Indias, el año pasado; ahora fue Lucía quien se impuso a mi hija. Es muy difícil esa situación. Si Dayana pierde, dicen que el profe está bravo, porque perdió; pero si gana, sucede lo contrario. Si me acerco mucho a ella antes del partido, alegan que le estoy dando instrucciones. Soy un profesional y en estos casos ya usted puede imaginarse».

Pese a todo, Hugo goza de mucho prestigio en República Dominicana, y por ello le han extendido su contrato hasta los Juegos Olímpicos del próximo año en Beijing, China. Emir Santos y Juan Vela, alumnos suyos, ganaron este año la modalidad de dobles durante el Circuito Mundial celebrado en Venezuela.

«Pero nadie sabe cómo se extraña a la familia, a Cuba, sobre todo cuando alguien enferma y la distancia impide la presencia solidaria. Ahora volveré a sufrir cuando Dayana vaya para La Habana y yo tome otro rumbo», confiesa.

Hugo tiene ahora 48 años y empleó diez de ellos como jugador de nuestra selección nacional, entre 1974 y 1984. Fue medallista en múltiples certámenes en Cuba y ganó una medalla de plata y otra de bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de La Habana ’82.

«Añoro regresar a Cuba y trabajar con los míos dondequiera que haga falta. Pienso que está llegando la hora de darle calor a la casa», concluye.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.