El Estadio Panamericano de La Habana contará con moderna pista sintética

Autor:

Juventud Rebelde

Antes del próximo 26 de julio el circuito dispondrá de una instalación en la que se han empleado los mejores materiales producidos por la firma italiana Mondo que existen actualmente en el mundoEl Estadio Panamericano contará antes del próximo 26 de julio con una moderna y funcional pista sintética, producida por la firma italiana Mondo, gracias al aporte conjunto de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés) y el Gobierno cubano.

Unos siete meses han transcurrido desde que comenzó a desmontarse la vieja pista, colocada en 1991, en ocasión de los Juegos Panamericanos de La Habana.

Era una decisión impostergable y, a pesar de los inconvenientes que acarreaba, fue adoptada casi al comienzo de la preparación del atletismo cubano con vistas a los Juegos Olímpicos de Beijing.

«Nos vimos obligados a establecer las coordinaciones para fijar bases de entrenamiento en Guatemala, Ecuador, Guadalupe y los estados venezolanos de Barinas y Trujillo, como preámbulo a la gira por Europa, iniciada en junio pasado», comentó Jesús Molina, jefe técnico de la Comisión Nacional de Atletismo.

Sin embargo, no todo fue negativo. Según el ex vallista Lázaro Betancourt, la relación trabajo-descanso, por ejemplo, fue superior a la que se habría logrado en Cuba, amén de que resulte necesario mejorar en casa las condiciones de vida, sobre todo para los atletas de mayor nivel.

En realidad no era posible continuar los entrenamientos sobre un material que tenía 16 años de uso continuado, y mostraba en algunos lugares un deterioro absoluto. Basta señalar que, durante el año 2007, 19 atletas sufrieron lesiones de diversa índole.

Ahora, tras muchas jornadas donde la brisa y el salitre no han podido doblegar la voluntad del hombre, la obra está a punto de ser concluida y será un gran regalo para la gran familia del atletismo en Cuba.

Material de primera

Quienes han seguido de cerca el trabajo y han visto otras instalaciones similares, no vacilan en afirmar que en el montaje de la pista se han empleado los mejores materiales que existen actualmente en el mundo.

Los ocho carriles presentan dos hermosas tonalidades de azul y se asemejan a la pista utilizada el pasado año en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro. También tiene similitud a la existente en el estadio olímpico de Atenas.

Incluso, los especialistas italianos que viajaron expresamente para trabajar y asesorar el montaje, han dicho que la octava carrilera posee las mismas características de la pista existente en el hermoso estadio olímpico bautizado en Beijing con el nombre de «Nido de Pájaro».

Resulta curioso que los materiales empleados para estos menesteres presentan diferente consistencia, y la parte cubana solicitó a los fabricantes italianos la colocación de uno destinado en lo fundamental a satisfacer las necesidades del entrenamiento cotidiano, aunque no se descarta el uso para competencias, algo que siempre ha sucedido allí.

La espesura de la zona sintética varía desde los 13 milímetros en el área destinada a carreras, mientras en las pruebas de campo el grosor aumenta hasta 20 milímetros.

Pase de revista

Tanto Jesús Molina como el incansable Roberto Apaceiro, árbitro convertido en constructor, o Alberto Juantorena, bicampeón olímpico en Montreal 1976, coinciden en afirmar que ha sido muy valioso el aporte de distintas empresas del Ministerio de la Construcción y otras entidades afines.

Recuerdan que para el levantamiento de la zona asfaltada, debajo de la pista anterior, fue estrenado un equipo francés de última tecnología y de reciente arribo a Cuba.

Ese equipo fue el encargado de cumplir con los requisitos exigidos por los especialistas de Mondo, como el de mantener la superficie con exactitud milimétrica, sin descuidar los niveles de caída, tanto transversal como lateral.

En un solo haz echaron pie en tierra numerosos braceros del propio estadio, junto a integrantes del Ejército Juvenil del Trabajo y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Todo estaba listo para la fase final cuando a principios de junio arribó a Cuba el material sintético, así como las tanquetas con la goma especial y otros materiales que se utilizan como complemento.

La pista no se conforma mediante derretidos de la materia prima, sino por fracciones pegadas que han requerido utilizar unos 3 000 bloques, cuyo peso garantiza la necesaria adhesión de cada segmento a la base de asfalto.

Ya el Estadio Panamericano posee «zapatos» nuevos. Ahora, aunque tengo los pies sobre la tierra, pienso que quizá llegue también el día en que pueda recibir otros afeites. El reto es grande, pero lo merece esta inmensa mole de concreto e historia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.