Judoca Yurisleidis Lupetey privada de luchar por una medalla debido a injusta decisión arbitral

Autor:

Juventud Rebelde

No pudo participar por falacia del español Juan Carlos Barco, jefe de arbitraje de la Federación Internacional de Judo, tema que fue tratado en la este lunes en la Mesa Redonda Olímpica

Las lágrimas de pavor vertidas por Yurisleidis Lupetey, privada de luchar por una medalla por la falacia del español Juan Carlos Barco, jefe de arbitraje de la Federación Internacional de Judo, devinieron primer tema tratado este lunes en la Mesa Redonda Olímpica, donde también se analizaron pormenores de la gran fiesta que desde Beijing atrae la atención del planeta.

Otras venturas y desventuras en las primeras cuatro jornadas competitivas, así como el arduo programa por cumplimentar fueron objeto de atención con destaque para China, país que lidera el medallero con soberbias demostraciones en clavados y halterofilia.

Particularmente los cubanos sellaron su quinta victoria seguida en boxeo, mientras Estados Unidos ha perdido a tres púgiles y Rusia a uno, y las voleibolistas sentaron cátedra ante las estadounidenses, mientras las dos duplas del voli playero también salieron airosas este lunes.

Sarbelio Fuentes, veterano entrenador de boxeo, se mostró confiado en que «llegarán las medallas porque nuestros muchachos están bien preparados física y psicológicamente para lograrlo.»

Sin embargo, a pesar del alto nivel y el fogueo los clavadistas José Antonio Guerra y Erick Fornaris estuvieron por debajo de lo esperado y anclaron séptimos en la prueba de trampolín sincronizado.

El pase de revista a lo acontecido elogió los ocho récords mundiales que ha tenido la natación en su despegue, con algunos primados espectaculares como el conseguido en dramático final por el relevo estadounidense masculino de 4x100 metros libres.

Mientras el levantamiento de pesas ha deparado a los cubanos aceptables desempeños, aún hay esperanza de escalar al podio con Yohandris Hernández.

La pujanza del fútbol latinoamericano se hace sentir en la cita olímpica con Argentina, empeñada en repetir el triunfo de hace cuatro años en Atenas, mientras Brasil anhela lograr su primer título en JJ.OO.

Despojada la judoca Yurisleidis Lupetey

En medio del dolor y la vergüenza deportiva que una atleta cubana siente cuando es derrotada por la injusticia, la judoca Yurisleidis Lupetey conversó sobre la polémica decisión arbitral que la sacó del camino a discutir su segunda medalla olímpica en los 57 kilogramos.

Lupetey abrió su participación con éxito por wazari ante la haitiana Ange Mercie Jean Battiste y luego sobrevino la polémica derrota ante la tunecina Nesria Jelassi.

«Esto de hoy es una más de las tantas injusticias que me han tocado vivir en mi carrera deportiva, pues en el campeonato mundial del 2003 también pasó lo mismo cuando estaba discutiendo con la alemana. Después me dieron un premio al Juego Limpio, por haber “aceptado” que me quitaran el combate, pero ya me lo habían quitado», rememoró la campeona mundial del 2001.

«La tunecina no me sorprendió con su contraataque porque cuando yo voy a hacer la acción, ella me tiene la mano puesta atrás, por eso es que yo le hago uchi-mata. Después que cayó ella siguió halando, pero la que primera cayó sobre el tatami fue ella», precisó la holguinera.

Mientras, el jefe del colectivo técnico, Ronaldo Veitía, valoró así el despojo: «Luego de su victoria por wazari ante la haitiana, Lupetey iba muy bien en el organigrama. La acción comienza con un uchi-mata de ella, pero al caer la tunecina lo borran y se lo ponen en contra. Al estar inseguros los árbitros van al retrovideo y se aprecia que era para la cubana», relató.

«Vamos a presentar una protesta formal en la que llamaremos al respeto, a la conducta ética que hay que tener para evitar que un trabajo de cuatro años y el prestigio ganado por el judo femenino cubano, se ofendan de esa manera», concluyó Veitía.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.