Semana gris para la defensiva en el béisbol cubano - Deporte

Semana gris para la defensiva en el béisbol cubano

Autor:

Juventud Rebelde

Entre martes y jueves se cometieron 74 errores en 24 partidos. La oveja negra fue el equipo de Granma, con 12, siete de ellos en un mismo juego.

Hoy los invito a pensar en uno de los aspectos esenciales del juego de pelota: la defensa. Es que nos pasamos la vida discutiendo sobre la ofensiva y el pitcheo, ignorando la cantidad de victorias que se escapan cotidianamente por errores en el campo.

¿Cuántos peloteros han llegado al equipo Cuba por sus méritos defensivos? Realmente muy pocos, y siempre en contadas posiciones como la receptoría o el campo corto (Juan Castro, Ariel Pestano, Germán Mesa, por solo citar a tres). Otros casos singulares fueron los de Juan Padilla y Javier Méndez, quienes fueron también excelentes bateadores, pero nunca de la magnitud de Antonio Pacheco y Víctor Mesa. En mi opinión, siempre hubo sitio para los cuatro.

La cadena, como dice el refrán, se rompe por el eslabón más débil, y en nuestro béisbol ese es precisamente la defensa. Sin embargo, los equipos de mejores resultados en el recién finalizado Clásico Mundial, Japón y Corea del Sur, tenían una constelación de excelentes fildeadores.

En fin, que el tema me parece importante, pues entre martes y jueves se cometieron 74 errores en 24 partidos. La oveja negra fue el equipo de Granma, con 12, siete de ellos en un mismo juego.

Los granmenses rozaron su propio récord de nueve pifias en un choque, registrado en los libros el 8 de diciembre de 2004, en el estadio tunero Julio Antonio Mella. El colmo fue que aquella vez ganaron el juego (4-3), quizá porque siempre una excepción confirma la regla. Y una añeja sentencia beisbolera dice que después del error viene el hit.

Ahora, en cambio, se impuso la lógica y Granma fue aplastada por Cienfuegos (13-2) en el fatídico desafío del jueves. Los alazanes tienen esa asignatura pendiente, pues son el peor equipo a la defensa en el campeonato (95 errores). Así no pueden ni soñar con estar en la postemporada.

Tampoco Cienfuegos (79) y Las Tunas (79), aunque estos dos conjuntos tienen que poner en orden todas las cosas. Incluso Isla de la Juventud (74) debe amarrarse los pantalones.

El caso Padrón

Algunos aficionados preguntan si fueron un récord los seis indiscutibles y tres dobletes conectados por el pinareño Jorge Padrón, el pasado miércoles, frente a Las Tunas. Pues más o menos.

Me explico: según los datos del estadístico Benigno Daquinta, otros 22 jugadores habían bateado antes seis hits en un juego. El primero en lograrlo fue Andrés Telemaco, de Mineros, el 12 de febrero de 1969, casualmente contra Pinar del Río.

Y anoten esta curiosidad: Gerardo Rionda, de Henequeneros, disparó siete cohetes frente a Orientales, el 4 de mayo de 1974. Pero el choque se fue a extrainning (11 capítulos) y no cuenta para los récords.

Ahora bien, el tope de dobletes en un partido es de cuatro y ello ha ocurrido ocho veces en Series Nacionales. El campanazo lo dio el habanero Juan Carlos Millán, durante un duelo entre Agropecuarios y Las Villas, el 9 de marzo de 1989. Mientras, el último en conseguirlo fue el tunero Danel Castro, frente a Santiago de Cuba, el 20 de diciembre de 2005.

Bueno, estamos al día, pero llévenme suave con las demandas, que el béisbol tiene misterios para desentrañar durante el año entero.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.