Cuba avanza hacia semifinales

La ruta hacia la capital italiana fue sumamente escabrosa y llena de sufrimientos. Con similares sueños, los búlgaros plantaron sus mejores armas sobre la cancha del Fórum Nelson Mandela, y dieron el primer zarpazo con un favorable 25-22, pero...

Autor:

Raiko Martín

Cuando todas las vías parecían tapiadas, el equipo cubano echó mano a la perseverancia para vencer este miércoles en cinco sets a Bulgaria, y así labrarse el camino hacia Roma, donde se disputarán las semifinales del Campeonato Mundial masculino de voleibol.

La ruta hacia la capital italiana fue sumamente escabrosa y llena de sufrimientos. Con similares sueños, los búlgaros plantaron sus mejores armas sobre la cancha del Fórum Nelson Mandela, y dieron el primer zarpazo con un favorable 25-22.

La segunda manga tuvo visos surrealistas. Contrario a lo sucedido en sus anteriores duelos, los discípulos de Orlando Samuels mostraron su mejor cara, y así lograron una ventaja de 21-12 que parecía lapidaria. Pero ante la mirada atónita del técnico cubano se desencadenó el carnaval de los errores con Yoandi Leal de portaestandarte, que casi pone al equipo al borde del abismo. Si no cayó fue por el increíble fallo de Yosifov en un remate a malla descubierta, y de un ace de Cepeda que sentenció el 25-23 a favor de los cubanos.

En lo adelante las cosas no variaron mucho, y se hizo insostenible la presencia de Leal sobre la cancha. Al inicio de la tercera manga, él y León apenas sumaban 10 puntos de conjunto, y mientras el bloqueo búlgaro campeaba por su respeto —totalizaron 16 en el partido—, el nuestro solo era una sombra de lo visto en las anteriores salidas.

Por fortuna, tampoco los balcánicos estaban en su mejor noche, a pesar de exhibir un defensa de campo destacable. Les costó mucho adelantarse con un 28-26 en el tercer parcial, pues las entradas de Bell y el jovencito Fernando Hernández, más el ligero despertar de León, dieron un poco de oxígeno a la formación cubana.

El punto de inflexión del partido llegó en las postrimerías del cuarto set, cuando los jugadores cubanos se negaron a firmar la capitulación. En medio de la angustia, se unieron en lo físico y lo anímico, y esos pocos minutos de fuerza mental salvaron el sueño. Después de varios puntos para set en ambos lados de la net, uno de los nueve bloqueos cubanos en el partido sentenció el demoledor 30-28. Y la historia cambió.

El mazazo sentó tan mal en la tropa del italiano Silvano Prandi, que el tie break casi fue un monólogo cubano. Con un mejor recibo, agresivos servicios, y más precisión, se selló este memorable triunfo con un 15-11.

Aunque cerró con dos puntos menos que León, fue otra vez el capitán Robertlandy Simón (20 unidades, tres bloqueos y dos aces) la gran referencia de los cubanos. Del otro lado Nikolov (28) y Kasiynski (20) fueron los caballos de batalla que no alcanzaron para abrazar la gloria.

Ahora el reto será vencer en la semifinal del sábado a Serbia, que ya nos derrotó en el inicio de la segunda vuelta. El desquite vale una medalla, y aunque no se jugará en Florencia, se necesitará un «renacimiento» de auxiliares y opuestos, un recibo mucho mejor al exhibido frente a los búlgaros, y reducir la escandalosa cifra de ¡41 errores! cometidos en esta última presentación.

Ya estamos junto a la Fontana di Trevi. Solo falta beber de su fortuna.

El resto

También en la jornada la selección anfitriona aseguró un espacio en la disputa de las medallas luego de vencer por 3-0 a Francia en el grupo O.

Para acceder a la disputa del título, los italianos tendrán que batir a los monarcas defensores de Brasil, que en la jornada conservaron sus opciones al someter también en tres parciales a la representación de Alemania.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.