Sale el sol, Londres calienta

Para fortuna de anfitriones y visitantes, el sol se animó a asomarse a ratos sobre Londres. La noticia del día fue el arribo de la antorcha olímpica a esta ciudad

Autor:

Raiko Martín

Londres.— Para fortuna de anfitriones y visitantes, el sol se animó a asomarse a ratos sobre esta ciudad, aunque nadie sabe a ciencia cierta si el protagonismo de la lluvia y el frío —apenas una ligera brisa veraniega para los moradores— será por fin un vago recuerdo de la fiesta deportiva más importante del planeta.

La nueva edición de los Juegos Olímpicos está en el horizonte. Se espera que hasta aquí lleguen durante los próximos días miles de amantes del deporte, junto a no pocos que —como este redactor— tendrán el privilegio de reflejar de alguna manera sus emocionantes jornadas.

Al compás del incipiente calor del reaparecido astro rey aceleró su paso la enorme «maquinaria» humana diseñada para llevar hacia buen puerto esta descomunal empresa. Así, este viernes era un verdadero hervidero humano el imponente Parque Olímpico, ubicado en la zona este de la capital británica.

Mientras los obreros ultimaban algunos detalles estéticos en varias de las instalaciones y sus alrededores, cientos de londinenses que formarán parte de la ceremonia inaugural se disponían a ensayar por enésima vez su rutina dentro del bello Estadio Olímpico erigido para la ocasión.

No muy lejos, los edificios que servirán de cuartel general a los reporteros de todo el mundo comenzaban a tener vida propia, sobre todo por la amabilidad de los voluntarios siempre prestos a solucionar cualquier contratiempo.

Aún faltan algunos días para que se descorran las cortinas. Y en medio de la espera, los comentarios en el recinto giraban en torno a la ausencia del tenista español Rafael Nadal, cuya lesión dejó al emblemático baloncestista Pau Gasol como abanderado de la delegación ibérica.

Pero, sin duda, la noticia del día fue el arribo del fuego olímpico a la ciudad. La antorcha, que ha recorrido miles de kilómetros desde su llegada al Reino Unido el pasado mayo, estuvo a punto de sufrir un lamentable percance cuando un joven superó el cordón policial e intentó apagarla durante su recorrido por la localidad de Gravesen, en el área metropolitana londinense.

Por fortuna, el dispositivo de seguridad que acompaña a los portadores logró evitarlo. Así, comenzó el último tramo de su periplo, que culminará exactamente dentro de una semana. Ojalá que, como el sol, su calor nos ampare.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.