Mijaín demuestra su clase

Ya está en la final olímpica, como hace cuatro años. Pablo Shorey cayó en cuartos de final y Hanser Meoque no pasó del primer combate

Autor:

Redacción Deportiva

El campeón mundial y olímpico cubano Mijaín López aseguró este lunes su pase a la final tras una convincente victoria frente a su archirrival turco Riza Kayaalp, en la división de los 120 kilogramos de la lucha grecorromana en los Juegos de Londres 2012, jornada en la que Pablo Shorey cayó en cuartos de final.

Mijaín, titular de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, superó 2-0 en el debut al egipcio Abdelrahman Eltrabily y por la misma vía en cuartos de final a Guran Pherselidze, de Georgia.

Ya en semifinales, se enfrentó a su más encarnizado rival, el turco Kayaalp, a quien venció sin reservas 2-0, por lo que tomó revancha de su derrota en la final del último campeonato del orbe.

«Me quité un peso de encima», dijo López después de ganarle 3-0 al bturco Riza Kayaalp en las semifinales. «No tengo papá en esta lucha», agregó.

En septiembre del año pasado, Kayaalp venció a López en la final del campeonato mundial para arrebatarle el título al nativo de Pinar del Río.

«Las estrategias me funcionaron tal y como lo esperaba. Esa pelea (de semifinales) se la dedico a todo el pueblo cubano», dijo el luchador de 30 años. Mijaín enfrentará en la final al estonio Heiki Nabi.

Mientras, Shorey, que había iniciado arriba con victoria en el primer periodo, bajó su rendimiento en el segundo de su pelea de cuartos de final para que el polaco Damian Janikowski consiguiera la superioridad y con ello el pase a la semifinal del torneo.

En esa instancia Janikowski perdió ante el egipcio Karam Mohamed Gaber Ebrahim, ganador 3-1 del combate frente al francés Melonin Noumonvi. Así, el cubano no pudo avanzar más en la lucha por las medallas.

En tanto, el cubano Hanser Meoque perdió 3-0 en su primera salida ante el surcoreano Jung Jihyun, en un combate en el que el asiático demostró una enorme superioridad en la categoría de los 60 kilos.

Jung fue mucho más rápido y potente en cada una de sus movidas, haciendo lucir débil a su oponente.

«No luché como quería, el peso no me ayudó mucho que digamos tampoco», dijo a la prensa Meoque tras su pelea.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.