El tercero, ¿no vale?

Este sábado, Brasil y Holanda moverán el balón en el Estadio Nacional de Brasilia. Los brasileños intentarán reponerse de la humillante goleada de 7-1 que evaporó todas sus aspiraciones

Autor:

José Luis López

Tradicionalmente se ha dicho que el partido por la discusión del tercer lugar en una Copa del Mundo de Fútbol es irrelevante, porque no le interesa ni a los jugadores que lo disputan, ni a sus hinchas. Es cierto que cuando se pierde el enfrentamiento en la fase semifinal y ya no se puede aspirar al título, la congoja se multiplica y nadie quiere ir de nuevo a una cancha. Pero el calendario competitivo lo exige y hay que cumplirlo.

Hoy, Brasil y Holanda moverán el balón en el Estadio Nacional de Brasilia, en uno de esos cotejos. Los brasileños intentarán reponerse del ya conocido como «Mineirazo», aludiendo al estadio donde Alemania les propinó la humillante goleada de 7-1 que evaporó todas sus aspiraciones.

El pasado martes, Brasil salió abucheado de Belo Horizonte. Y el colectivo timoneado por Luiz Felipe Scolari no quiere que eso se repita. «La vida sigue, y tenemos que apuntar a nuestra próxima meta, que es ganar el partido por el tercer lugar. Tenemos que jugarlo, es nuestra meta principal», les expresó el técnico a sus alumnos.

Por demás, los brasileños tienen una espinita clavada, que en pos de sacársela, podría solventar un interés extra. Recuérdese que los holandeses eliminaron a la canarinha en los cuartos de final de Sudáfrica, hace cuatro años. Y eso, tampoco se olvida.

En el último entrenamiento de la verdeamarelha, Scolari sacó de la alineación a Fred, Hulk, Fernandinho y Bernard, titulares en la goleada germana. ¿Moverá entonces el banquillo?

A los holandeses, sin embargo, no les interesa para nada este enfrentamiento. El técnico de la selección, Louis van Gaal, aseguró que el estado anímico del equipo no es el adecuado para el partido por el tercer lugar, pues el interés del grupo era alzar la Copa.

«Todos estamos decepcionados, el sueño era ganar este mundial. Antes del torneo dije que éramos el equipo más difícil de vencer y por eso es una vergüenza que no hayamos llegado a la final», sostuvo.

Mientras, su crack Arjen Robben, al ser interrogado sobre la sensación de jugar por el tercer puesto, expresó: «Pueden quedárselo. Solo vale una cosa y es ser campeón mundial».

Sin esa aparente motivación por jugar, ¿reemplazará Van Gaal a sus estrellas: Robben, Van Persie y Sneijder? Esperemos que no. Porque de hacerlo malintencionadamente, muchos apagarán el televisor. ¿Cierto o falso?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.