Luces de ayer y hoy

El juego entre veteranos fue una fiesta de nostalgia, aderezada por buenos fildeos. Al final se impusieron los Occidentales dirigidos por Pedro Chávez con pizarra de 17-12. Vea cronología de jonrones en juegos de estrellas

Autor:

Raiko Martín

BAYAMO.— La afición granmense respondió a tono con el fervor que sienten por sus Alazanes del momento. Aunque un intenso sol «castigaba» esta ciudad en la tarde sabatina, no quedó espacio en el graderío del estadio Mártires de Barbados, que hoy acogerá el  Juego de las Estrellas correspondiente a la actual temporada. Y esa devoción fue recompensada por las luminarias de ayer y hoy, protagonistas primero de las esperadas pruebas de habilidades, y luego del ya habitual enfrentamiento entre los veteranos de nuestras campañas beisboleras.

La estrella más sobresaliente de la jornada fue el paracortos matancero Dainer Moreira, doble vencedor en las pruebas de velocidad. Repitió el ahora yumurino su triunfo en la versión anterior de la carrera de home a primera, y aunque estuvo algo lejos del récord en poder del vueltabajero Omar Linares (3.28 segundos) desde 1994, su tiempo de 3.59 fue inalcanzable para el granmense Roel Santos (3.63), el santiaguero Luis Yander La O (3.82) y el tunero Yosvani Alarcón, este último retirado por molestias en una de sus piernas.

El matancero Dainer Moreira fue otra vez la estrella más veloz.

Sin recuperar totalmente el aliento después del esfuerzo, Moreira compartió con la prensa algunas impresiones. «Me gusta participar en estas pruebas. La velocidad es una de mis virtudes, siempre trato de sacarle provecho y estoy contento por haber ganado», dijo antes de revelar sus secretos: intensidad en los primeros pasos, luego alargarlos y levantar la cabeza en el momento justo.

Poco después, el también miembro de la selección nacional demostró nuevamente sus actitudes al imponerse en la vuelta al cuadro con crono de 14.31 segundos. Esta vez sí tomó todas las precauciones para conseguir la doble corona, oportunidad que se le escapó hace un año en territorio pinero, cuando fue descalificado por no pisar una de las bases. En esta modalidad quedaron por detrás el anfitrión Guillermo Avilés (14.93) y el santiaguero Alexei Bell (15.02).

En cuestiones de precisión, emergieron nuevas luminarias, pues el receptor capitalino Frank Camilo Morejón le arrebató la supremacía al villaclareño Yulexis La Rosa en el tiro a segunda base. Asimismo, el disparo más certero desde los jardines hacia home fue ejecutado por el holguinero Maikel Cáceres.

En uno de los momentos más esperados de la tarde se conocieron los nombres de los retadores del ídolo local Alfredo Despaigne en el emocionante derby de jonrones. Quedaron descartados el granmense Lázaro Cedeño y el pinareño Yosvani Peraza —de regreso después de varios meses parados— y pasaron a la final de hoy el inicialista de Industriales Alexander Malleta, quien despachó tres pelotas, una más que el indómito Bell.

Fuera de concurso, Despaigne regaló a su público diez swines como un anticipo de lo que  pudieran apreciar esta tarde, porque confesó que lo mejor se vería en el momento de la competencia. En el derby correspondiente a la 52 Serie Nacional, el slugging granmense perdió el premio después de la tercera ronda de desempate y en la siguiente también fue finalista. ¿Será la tercera la vencida? Sus seguidores así lo esperan.

Y ya que hablamos de jonrones, demos un vistazo a los batazos más espectaculares en Juegos de las Estrellas, gracias a los inagotables archivos de nuestro estadístico Benigno Daquinta.

Antes del juego de esta tarde se habían pegado 37 vuelacercas en estas confrontaciones, y son el avileño Yoelvis Fiss (4), el ya villaclareño Víctor Mesa (2) y el tunero Danel Castro (2), los únicos que han podido llevar la pelota más allá de los límites en más de una ocasión. En la tabla adjunta a este trabajo podrán apreciar la cronología de todos los bambinazos.

Como dato curioso, vale destacar que hasta ahora nadie ha podido conectar en Juegos de las Estrellas un jonrón con bases llenas, así que estaremos también pendientes aquí de esa posibilidad, porque hay varios que pueden ser pioneros en la materia.

Veteranos en forma

Algunos dijeron hace mucho tiempo adiós y otros se mantienen más frescos en la memoria. Pero absolutamente todos merecieron la reverencia y el agradecimiento por seguir, año tras año, regalándonos su magia sobre el terreno. Las estrellas de antaño, en representación de Oriente y Occidente, volvieron a topar, y más allá del marcador, lo que nos queda es la satisfacción de verles en los ojos la misma ilusión con la que defendieron nuestro principal pasatiempo durante sus años mozos.

«Siempre vengo motivado y me encanta la posibilidad de vivir estos momentos en los que puedo volver a saludar a viejos amigos, a antiguos rivales, a los que hace mucho tiempo no veía», comentaba antes del partido Lázaro Vargas, el ahora mánager de Industriales.

Momento especial fue la oportunidad de ver nuevamente en el box al ex estelar lanzador santiaguero Norge Luis Vera, agradecido por la oportunidad.

Al final se impusieron los Occidentales dirigidos por Pedro Chávez con pizarra de 17-12. Además de un banquete de batazos, el juego entre veteranos fue una fiesta de nostalgia, aderezada por buenos fildeos —como el del pinero Alexander Ramos— y conexiones sorprendentes como el grand slam del santiaguero Evenecer Godinez. Pero sobre todo, por un sentido de pertenencia que debe seguir cultivándose, porque en la gloriosa historia también descansa el futuro del béisbol cubano.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.