Cuadrando números redondos

El isleño Luis Felipe Rivera llegó a las mil carreras anotadas; el tunero Yosvany Alarcón, a los cien jonrones; el avileño Yorbis Borroto, a los 200 dobletes, y el también Leñador Andrés Quiala, a los 50 triples. Los más recientes: Alexander Ayala (cien vuelacercas) y Danel Castro (mil empujadas)

Autor:

Norland Rosendo

No todos los días un pelotero llega a una de esas cifras que los estadísticos llaman redondas. Quizá porque tienen uno o más ceros al final. Cosas de los «numerólogos». A veces pasan las semanas y hasta los meses y no «cae» nadie en esas bolsas que, generalmente, les garantizan a los protagonistas una mención en la prensa.

El lunes pasado fue un día atípico: dos jugadores «cuadraron» cifras. De eso escribimos ayer. Y en lo que va de temporada seis atletas han logrado rebasar ciertas «varillas». Como los Juegos Olímpicos se tragaron la cobertura de los inicios de la Serie Nacional, recordemos los nombres: el isleño Luis Felipe Rivera llegó a las mil carreras anotadas; el tunero Yosvany Alarcón, a los cien jonrones; el avileño Yorbis Borroto, a los 200 dobletes, y el también Leñador Andrés Quiala, a los 50 triples. Los más recientes: Alexander Ayala (cien vuelacercas) y Danel Castro (mil empujadas).

Hoy en mi cuenta de correo electrónico amaneció la solicitud de que indagara por los próximos «arribantes». Sospecho que hubo alguna confabulación, porque a media mañana se coló otro mensaje similar en mi bandeja de entrada, y después otro. Y entonces, como corresponde en estos casos, llamé al inquieto «numerólogo» de JR, Benigno Daquinta. Y aquí está la lista.

El artemiseño Rafael Orta anda a la caza de los mil inatrapables: solo le faltan siete. Como buen Pirata, Luis Felipe quiere un atraco grande este año, pues además de las mil anotadas pudiera entrar en dos listas más; con cinco tuyebes llega a 300 y con dos triples, completa el medio centenar.

Tres vuelacercas necesita el capitalino Yoandry Urgellés para hacer su debut entre los que han dado cien batacazos. A esa misma cantidad está aspirando el santiaguero Pedro Poll, pero para eso le hace falta «botar» cinco pelotas y todavía no le ha podido poner música a ninguna en el actual torneo.

Con cuatro estafas, Andrés Quiala inscribirá su nombre entre los ladrones con cien bases robadas en nuestros clásicos nacionales. Entre los lanzadores, los más próximos a cifras redondas son el avileño Vladimir García y el pinareño Yosvany Torres. Ambos están en competencia por el centenar de victorias; al primero le faltan cinco y al segundo, siete.

Como ya se sabe, cada juego que salve el Barbero de Guanajay, José Ángel García, es un récord; con los seis de esta temporada, suma 206. Y para el final dejé el «plato fuerte». La mayor expectativa, que puede ser satisfecha de un momento a otro: Michel Enríquez y Ariel Borrero encabezan el escalafón de los máximos bateadores de tubeyes en los torneos cubanos con 412 cada uno. Borrero ya se retiró; pero Michel sigue en juego.

De la jornada de este martes en la Serie Nacional, nada nuevo bajo el sol (todos los juegos fueron de día). Matanzas sigue en racha ganadora, Camagüey noqueó al equipo de mejor promedio de carreras limpias, Cienfuegos se quitó el escobazo de encima, los tuneros no creyeron por segundo día en los Tigres, Santiago de Cuba se fumó otro tabaco, y la Isla y Guantánamo también se impusieron en sus respectivas subseries.

Y para el cierre, una pequeña aclaración. Más bien un «desagravio» con el granmense Carlos Benítez, que sí pudo ser héroe, pero nunca villano en el segundo juego frente a los Cocodrilos, pues el batazo que decidió la victoria fue jit de Yasiel Santoya y no error del camarero oriental.

Según explicó ayer a este redactor Carlos del Pino, de la Comisión Nacional de Béisbol, el desaguisado ocurrió porque inicialmente los anotadores de Matanzas habían reportado la pifia, pero después rectificaron. Ya la nota estaba redactada en nuestro periódico y nadie nos alertó. Cosas que pasan…

Resultados del martes

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.