El rostro del atletismo venezolano

Esta temporada ha sido de altos quilates para la morocha, pues, de igual forma, se proclamó campeona de la Liga de Diamante, y en 2016

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Olga Rypakova, la triplista kazaja titular olímpica y varias veces medallista del orbe, llegó al Campeonato Mundial de Londres, en agosto pasado, con una idea que rayaba con la convicción. Las plazas uno y dos de su prueba tenían casi las dueñas definidas, sin siquiera haberse dado el primer brinco reglamentario. El dominio de la especialidad se vaticinaba que quedara en Latinoamérica, o lo que era igual a un esperado duelo entre la multipremiada colombiana Caterine Ibargüen y la jovencita y talentosa venezolana Yulimar Rojas.

Ambas se enfrentaron en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Allí la colombiana se regaló un salto espectacular para lograr el cetro, 15.17 metros, y vencer a Rojas por 19 centímetros. En cambio Londres haría un trueque de lo escrito hacía un año en la Ciudad Maravillosa, con una Yulimar, mucho más madura, si en un año se puede madurar mucho. En la justa del orbe, la venezolana se sacó del bolsillo un registro de 14,91 metros, superior en dos centímetros al tope de la colombiana y además, un salto bañado en oro.

Esa presea áurea de la alumna aventajada del otrora estelar saltador cubano Iván Pedroso fue la primera de ese color para su país en la historia de los Campeonatos Mundiales de la disciplina. Y la segunda medalla de por vida, pues un día antes la garrochista Robeilys Peinado conquistó un bronce.

Ese resultado que la condujo a lo más alto del podio universal fue un factor de mucho peso para que a la muchacha criada en un rancho en Puerto La Cruz, Anzoátegui, y nacida en Caracas hace casi 22 años, le fuera conferida la condición de Mejor Atleta femenina del 2017 en América, distinción resultante de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ANOC), que escoge cada año a los atletas femenino y masculino más sobresalientes de cada continente.

«El premio me tomó por sorpresa. Ha sido una de las cosas más gratas que me han podido ocurrir en este 2017. Cuando se trabaja con mucho sacrificio y humildad se pueden conseguir galardones importantes. Siempre quise ser un ejemplo a seguir y esto me motiva a ser mejor cada día, que los jóvenes entiendan y vean que los sueños se hacen realidad, solo se debe trabajar por ello con fe, mente y siempre con el corazón», declaró la triplista.

Esta temporada ha sido de altos quilates para la morocha, pues, de igual forma, se proclamó campeona de la Liga de Diamante, y en 2016, además del citado segundo puesto bajo los cinco aros, fue reina del certamen mundial bajo techo celebrado en Portland, Estados Unidos. A modo de curiosidad, la contienda no ha terminado para la discípula de Pedroso y en noviembre tendrá otro acto de sus seguidas disputas con Ibargüen, durante los Juegos Bolivarianos en Colombia.

Autora de la mejor marca de este 2017, con 14,96 metros, Rojas  recibirá el galardón el 2 de noviembre en una ceremonia en Praga, República Checa, junto al resto de los laureados.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.