Hasta Alemania nos gana en pelota

El equipo cubano que participa en el torneo de Haarlem, en Holanda, ha sido derrotado en sus tres primeras presentaciones

Autor:

Norland Rosendo

Cuatro derrotas seguidas frente a los colegiales estadounidenses parecían insuperables. Nada podía ser peor. Hubo un ligero hálito esperanzador con el éxito en el partido del adiós del tradicional tope amistoso, pero comenzaron a llegar más noticias lúgubres del otro lado del Atlántico.

El equipo cubano que participa en el torneo de Haarlem, en Holanda, cuyos atletas también se beneficiaron del prolongado sistema de entrenamiento-juego que constituyó la Serie Especial, ha sido derrotado en sus tres primeras presentaciones; el primer fracaso fue ante Alemania (4-5). Escribirlo duele.

Después resultaron doblegados por los elencos de Japón (1-7) e Italia (3-7), y hasta este lunes los dirigidos por Víctor Figueroa eran el único conjunto de los seis que intervienen en ese certamen que tenían sin estrenar el casillero de las victorias. Quedan, para salir del slump, Holanda y Taipéi de China, y si los que no tienen tradición nos ganan…

En el duelo de ayer, el lanzador italiano Alessandro Maestri les colgó seis escones a los cubanos con cinco ponches sin boletos y se acreditó el éxito, mientras Dachel Duquesne, bateado por los jóvenes norteños en el tope aquí en La Habana, sacó solo dos outs, le pisaron par de veces la goma, le sonaron tres cohetes y cometió un wild pich, suficiente para cargar con el revés.

Todavía el elenco criollo no ha logrado ligar una decena de incogibles en un partido, pese a los movimientos de fichas de Figueroa, quien solo ha dejado en sus respectivos turnos al cuarto y quinto turnos, Lázaro Cedeño (de 11 veces al bate-2 hits) y Yasiel Santoya (12-2), respectivamente, y de la parte baja, al séptimo, el paracortos Jorge Alomá (10-3).

Salvo el zurdo Leandro Martínez, quien llegó al sexto inning ante los teutones, los otros dos abridores, Yosvani Torres y Dachel, no pudieron completar siquiera el medio juego.

El año pasado en el torneo de Rotterdam, que organiza el mismo país europeo, el equipo insular empezó bien y terminó como un tulipán deshojado en el último lugar; ahora, queda esperar lo contrario. ¿Podrán?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.