Cuba unirá esfuerzos y voluntades en la Cumbre de los No Alineados

Asegura Rodolfo Reyes, director de Asuntos Multilaterales de la cancillería cubana, que el Sur necesita la unidad de acción

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Solidaridad y unión deben ser actitudes fortalecidas en el Movimiento No Alineado (MNOAL) luego de su XIV Cumbre, que tendrá lugar en septiembre, en La Habana. Ambas resultan imprescindibles para lograr la revitalización en marcha, y de la que el mandato de Cuba —a quien corresponde ahora la presidencia pro témpore—, puede ser corolario.

La misma injusticia impuesta por la unipolaridad, indica el rol activo que necesitan hoy los países del Tercer Mundo.

Rodolfo Reyes: «Hay confianza en la capacidad de nuestro país para darle, como dijo Fidel, la mayor brillantez a la Cumbre». Foto: Juan Moreno «Hay que evitar que el Movimiento permanezca sin actuar y sin responder cuando uno de nosotros (los países miembros) es sometido a la amenaza y al uso de la fuerza por parte de las grandes potencias occidentales y, en particular, por la superpotencia», estima Rodolfo Reyes, jefe de la Dirección de Asuntos Multilaterales del MINREX, y uno de los tantos funcionarios cubanos inmersos en los preparativos de la cita.´

Junto a esa actuación solidaria considera importante la unidad «que no debe estar fundada en la unanimidad, sino en un consenso real.

«Cuando hay una convicción y una voluntad de actuar todos unidos, es muy difícil detener el accionar del Movimiento No Alineado», asegura.

No es solo el criterio de un experto. Esos propósitos deben quedar recogidos en la Declaración sobre los propósitos, principios y el papel del MNOAL en la coyuntura actual, uno de los textos que se aprobará en el evento, y que se analiza aún como proyecto.

Pudiera decirse que ha quedado atrás el impasse al que entraron los No alineados (NOAL) tras las crisis de identidad sufrida por algunos de sus miembros, con la desaparición del llamado campo socialista.

Surgido en 1961 en pleno fragor de la llamada guerra fría, el Movimiento recibe su nombre porque no estaba alineado a ninguno de los dos bloques que existían en aquel momento: el encabezado por la Unión Soviética, de un lado y el liderado por Estados Unidos del otro, con el peligro de conflagración nuclear que representaba, también equidistantes, la existencia de las alianzas militares que los representaban: el Pacto de Varsovia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Ahora desapareció el mundo bipolar: solo quedó la OTAN y la unipolaridad dictada por Estados Unidos resulta más peligrosa.

«Los principios de la Carta de Naciones Unidas son objeto de una constante actividad de EE.UU. y sus aliados deteriorando, socavando, tratando de destruir su vigencia; queriendo establecer límites a la soberanía y a la capacidad de cada pueblo de determinar su destino; imponiendo normas de obligatorio cumplimiento en cuanto a la organización de sistemas políticos, de sistemas sociales, de sistemas económicos».

Por eso, apunta Reyes, algo al parecer tan elemental como reivindicar la vigencia de los propósitos de la Carta de las Naciones Unidas —la soberanía, el respeto a la integridad territorial, la no intervención en los asuntos internos de otros estados— constituyen elementos claves para poner freno a las apetencias imperiales de Washington.

El encuentro en su oficina del Ministerio del Exterior tiene la brevedad signada por los muchos reclamos que marcan los días previos al evento. Pero Rodolfo Reyes es concluyente.

«Cuba va a construir, va a unir esfuerzos y voluntades. Desde la propia VI Cumbre —también celebrada en La Habana— el Comandante en Jefe dijo que no íbamos a utilizar el MNOAL en función de intereses nacionales: tenemos un claro compromiso, y lo importante de esta cita y la nueva presidencia cubana, es el aporte que podamos hacer a los intereses generales del Tercer Mundo».

Así, nuestro país tratará de lograr en esta cita la aprobación de «una plataforma progresista, que de alguna manera le dé al Movimiento de Países no Alineados la efectividad que merece por el número de sus integrantes (116 miembros plenos), por su composición cualitativa, y por representar más del 75 por ciento de la población mundial», afirma.

COMPRENDERNOS MEJOR

Revitalizar el Movimiento que fundaron Nasser, Tito y Nehru. No acuña los términos cuando le pregunto si puede concluir con el mandato de Cuba un periodo de «reajuste» o «reacomodo» del Movimiento.

«Revitalización, dice. Es un concepto que imprimieron los malasios durante su presidencia del MNOAL, y es cierto: se ha dado nuevo vigor a los elementos centrales de nuestros propios orígenes. Demostramos que lo que algunos dijeron acerca de que ya no hacía falta el MNOAL, resultó al contrario.

«Se trata de comprendernos nosotros mismos, de consolidar nuestra identidad y demostrar que no tenían razón quienes decían que teníamos que abandonar nuestra plataforma, sino quienes defendimos la integridad de un Movimiento que mantiene los principios que determinaron su origen. Porque este fue un Movimiento, desde su nacimiento, muy progresista, de lucha contra el colonialismo, de defensa de la libre determinación, por la paz, la no injerencia de las grandes potencias en los asuntos internos de nuestros estados y por la cooperación.

«Cuba junto a Sudáfrica, Malasia, la India, Paquistán, Argelia y Egipto, entre otros países, siempre reivindicó la validez y la importancia de mantener el Movimiento», recuerda.

Ahora, junto al esfuerzo desde la presidencia de los NOAL por definir conceptos, métodos de trabajo y acciones concretas, Cuba emprenderá otros dirigidos a reactivar la cooperación, que no solo debe exigirse al Norte sino practicarse entre nosotros.

«Indudablemente la cooperación Norte-Sur es lo fundamental: hay una deuda histórica de los países industrializados, quienes se siguen beneficiando y continúan lucrando con las injusticias y la situación desventajosa que tiene el actual orden económico internacional para el Sur. Pero, indudablemente, nosotros también tenemos capacidades.

«La solidaridad debe partir de compartir lo que se tiene y no de entregar lo que sobre.

«A partir de esa base, ya el Comandante en Jefe había apuntado la voluntad cubana de vigorizar la cooperación en materia de alfabetización, donde tenemos experiencias con el éxito del programa Yo sí puedo. También, en la creación de capacidad técnica para la formación del personal de Salud que necesita el Tercer Mundo, y a lo cual ayuda la presencia de nuestros médicos internacionalistas en la mayoría de los países de Asia, África y América Latina... Y también está la disposición de compartir nuestras experiencias en cuanto al uso racional de recursos, fundamentalmente de energía eléctrica. Cuando los precios del petróleo están altos y existe la posibilidad de que esos recursos de energía no renovable se agoten en un plazo cercano, es muy importante que seamos capaces de establecer programas de ahorro, un ahorro que puede ser invertido después en programas sociales, en la atención a las necesidades vitales de los pueblos.»

AMPLIA RECEPTIVIDAD

Basta estar al tanto de las noticias para observar la laboriosidad de nuestra Cancillería —partiendo de nuestro Ministro del Exterior y sus viajes a distintas naciones— en la convocatoria a esta Cumbre.

En opinión del jefe de Asuntos Multilaterales en el MINREX, esos esfuerzos han encontrado una receptividad elevada.

«El liderazgo y el prestigio de nuestro país y del propio Comandante en Jefe generan un alto nivel de simpatía, mucha confianza, y esperanza de los países en desarrollo en la capacidad de Cuba.

«Desde el primer momento hemos tenido una notable confirmación de participantes al más alto nivel: aquellos países que no vengan representados por sus jefes de Estado o Gobierno enviarán a vicepresidentes y otros altos dignatarios.

«Incluso después de la Proclama del Comandante en Jefe, los mensajes confirman la alta participación. Hay confianza en la capacidad de nuestro país para darle, como dijo Fidel, la mayor brillantez a la Cumbre.

«Así lo haremos, y no solo gracias al trabajo de nuestro Ministerio: son muchos los que van a garantizar el buen desarrollo de la Cumbre en cuanto a la preparación logística y el alistamiento de las instalaciones necesarias, los centros hoteleros, la reanimación de muchas vías y de lugares públicos donde habrá actividades, además de la propia hospitalidad de nuestro pueblo... Sí, será un éxito.»

CUMBRES DEL MNOAL CELEBRADAS HASTA HOY

I Cumbre: 1ro al 6 de septiembre de 1961, Belgrado, Yugoslavia. II Cumbre: 5 al 10 de octubre de 1964, El Cairo, Egipto III Cumbre: 8 al 10 de septiembre de 1970, Lusaka, Zambia. IV Cumbre: 5 al 9 de septiembre de 1973, Argel, Argelia. V Cumbre: 16 al 19 de agosto de 1976, Colombo, Sri Lanka. VI Cumbre: 3 al 9 de septiembre de 1979, La Habana, Cuba. VII Cumbre: 7 al 11 de marzo de 1983, Nueva Delhi, India. VIII Cumbre: 1ro al 6 de septiembre de 1986, Harare, Zimbabwe. IX Cumbre: 4 al 7 de septiembre de 1989, Belgrado, Yugoslavia. X Cumbre: 1ro al 6 de septiembre de 1992, Jakarta, Indonesia. XI Cumbre: 14 al 20 de octubre de 1995, Cartagena de Indias, Colombia. XII Cumbre: 29 de agosto al 3 de septiembre de 1998, Durban, Sudáfrica. XIII Cumbre: 20 al 25 de febrero del 2003, Kuala Lumpur, Malasia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.