Nicaragua, otro triunfo contra el neoliberalismo

El paraninfo de la Universidad de Uruguay fue escenario de un acto de solidaridad con Cuba durante las jornadas de la Cumbre Iberoamericana. Foto: Jorge Luis González Declaraciones del vicepresidente cubano Carlos Lage en la Mesa Redonda Informativa. Las trascendentes elecciones nicaragüenses y las acciones injerencistas de Washington durante la campaña previa para impedir la victoria del candidato del FSLN fueron algunos de los temas expuestos

Autor:

Marina Menéndez Quintero

De derrota para el gobierno de Estados Unidos y triunfo para Nicaragua y América Latina calificó el vicepresidente cubano, Carlos Lage, la ostensible victoria electoral de Daniel Ortega en los comicios presidenciales de Nicaragua.

Solo un espectacular fraude explicaría que Daniel Ortega no llegara a la presidencia, afirmó el Vicepresidente del Consejo de Estado en alusión a los cómputos obtenidos hasta la tarde de este lunes, cuando se había revisado ya más del 40 por ciento de las juntas receptoras y el conteo adjudicaba al líder sandinista más del 40 por ciento de los sufragios, así como amplia ventaja sobre el resto de los candidatos.

Invitado a la Mesa Redonda Informativa a su regreso de la XVI Cumbre Iberoamericana celebrada en Montevideo, donde representó a nuestro país, Lage tomó unos minutos para comentar la noticia del día: las elecciones nicaragüenses, que consideró trascendentes.

El dirigente cubano recordó las acciones injerencistas de Washington durante la campaña previa para impedir la victoria del candidato del FSLN: desde intentos de deslegitimación del torneo y señalamientos injustos al Consejo Electoral, hasta amenazas de un deterioro de las relaciones con EE.UU. y el corte de las remesas, si ganaba Ortega.

De ahí el fracaso de la Casa Blanca cuando los resultados, sin embargo, confirman el reforzamiento de una tendencia regional ejemplificada antes con las victorias electorales de Hugo Chávez y Evo Morales en Venezuela y Bolivia, respectivamente, así como la llegada de los gobiernos que hoy dirigen los destinos de Brasil, Argentina, Uruguay...

Sobre la evolución de las Cumbres de Jefes de Estado de Iberoamérica, Lage señaló que el discurso predominante en esas citas no está marcado ya por las loas al neoliberalismo que primaban al inicio, en los años 90.

Eso fue lo que se escuchó durante muchos años exceptuando a la voz de Cuba y la de Fidel, apuntó. Pero no solo se han sumado ahora las de Venezuela y Bolivia. De manera general, se reconoce que el mercado no resuelve los problemas de nuestros países, y que las políticas neoliberales han fracasado. Muchos gobernantes además, han tomado conciencia sobre la necesidad de abandonar aquel modelo que con las privatizaciones virtualmente cercenó a los Estados la capacidad de gobernar, explicó.

En cuanto al tema central de la cita de Montevideo, dedicado a la migración, Lage puntualizó que hubo coincidencia en que el fenómeno es consecuencia de las desigualdades y de la pobreza, y se explicitó una condena generalizada a las políticas restrictivas de los países más desarrollados y un rechazo a la represión contra los inmigrantes, así como a la construcción del muro que Estados Unidos va a construir en la frontera de ese país con México, que es como decir con América Latina.

El enfoque predominante, dijo, es que el problema de la migración no se resuelve si no es transformando el actual orden económico internacional totalmente injusto, y que profundiza el subdesarrollo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.