«Torture» abre las heridas de Abu Ghraib

En la galería Toomey Tourell de San Francisco, California, se inaugurará una exposición de imágenes fotográficas tomadas por los guardias torturadores de la prisión

Autor:

Juana Carrasco Martín

El 4 de enero de 2007, en la galería Toomey Tourell de San Francisco, California, se inaugurará la más reciente exposición de Clinton Fein, un controvertido artista de la plástica y escritor nacido en Sudáfrica, y ya se pronostica que «abrirá las heridas de Abu Ghraib». ¿Acaso esas heridas están cerradas para quienes pasaron por la tenebrosa prisión establecida en Iraq por los invasores estadounidenses, para los familiares de esas víctimas, o para la Humanidad que reclama justicia?

Se trata de un grupo de imágenes fotográficas —las mismas tomadas por los guardias torturadores como parte de su aberrado proceder—, ahora manipuladas digitalmente para transformarlas en obras de creación artística y, sobre todo, de denuncia, al punto de que la nota de prensa afirma que son «una impresionante y desafiante exploración de la aproximación de América a la tortura bajo la administración Bush».

El sitio alternativo Raw Story, comenta que con la transformación difusa, apagada y de baja resolución de las imágenes es que se logran «reproducciones vívidas, fuertes y aterradoras».

Las obras se exhibirán bajo el nombre de Torture (Tortura), no podía ser otro, no es admisible el eufemismo de maltrato utilizado por las declaraciones oficiales y la prensa, cuando es la infamante realidad que Estados Unidos llevó no solo a Abu Ghraib. Esas escenas de torturas físicas y psíquicas, ocurrieron por igual o de forma similar en el campo de concentración instalado en la ilegalmente ocupada Base Naval de Guantánamo, en otros penales de Iraq, en la prisión de Bagram (Afganistán) y en las cárceles secretas de la CIA, ubicadas en quién sabe cuáles y cuántos lugares verdaderamente oscuros del planeta...

No es la primera vez que Clinton Fein enciende la controversia, ni tampoco que aborda el tema de Abu Ghraib, que por demás tiene otra muestra pictórica en obras del colombiano Fernando Botero. Fein se enfoca en la coreografía y la sexualización de la tortura, dicen los comentarios, puesto que ha trabajado con las imágenes de prisioneros desnudos, forzados a posiciones inconfortables, obligados a simular actos sexuales degradantes y humillantes. Hurga y expone en el lado oscuro de una guerra aborrecida a la que los ciudadanos norteamericanos fueron llevados con engaños y en la que ya han sido masacrados decenas de miles de iraquíes.

La sacudida que significó Abu Ghraib en la conciencia de muchos, cuando las fotos fueron publicadas en abril de 2004 tiene con Torture, de Clinton Fein, una réplica necesaria porque es imprescindible que la ola de indignación crezca, poderosa y sistemáticamente, para arrasar con quienes pensaron, organizaron y ordenaron la ejecución de la guerra contra Iraq.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.