Día de elecciones hoy en Irlanda del Norte

Estos comicios responden al Acuerdo de Saint Andrews, de octubre pasado, cuando protestantes y católicos asintieron al plan de votación de los gobiernos británico e irlandés

Autor:

Luis Luque Álvarez

El palacio de Stormont es sede de la Asamblea norirlandesa. La esperanza era más flaca que los deseos de paz de algunos fanáticos. Pero hoy, cuando se abran los colegios electorales en Irlanda del Norte, se habrá robustecido.

Los comicios legislativos de este miércoles en la aún provincia británica, emanan del Acuerdo de Saint Andrews, de octubre pasado, cuando los principales actores políticos —el protestante Partido Democrático Unionista (DUP) y su rival, el católico Sinn Fein— asintieron al plan de los gobiernos británico e irlandés para efectuar elecciones. El 26 de marzo, ya formado el gobierno, se le devolverá a la región la autonomía suspendida en 2002.

Si el proceso fracasa, Londres dispone de un «plan B», en el que la República de Irlanda tendrá mayor implicación en los destinos de Irlanda del Norte, lo que pone los pelos de punta al DUP y otros partidarios de mantener la unión con Gran Bretaña. Las opciones son, por tanto, «sí o sí».

Y sí: hoy se eligen los 108 diputados de la Asamblea de poderes compartidos entre la comunidad católico-republicana y la protestante-unionista. Para la población norirlandesa, han pasado demasiados años y es tiempo de que el gobierno local funcione, pues los anteriores diputados continuaron percibiendo sus sueldos a pesar de la suspensión, algo que ahora no pasará. «El que no trabaja, no come», dice la sentencia popular, e imagino que los nuevos legisladores querrán seguir tomando su sopa...

Varias formaciones compiten. De las más conocidas es el Partido Unionista del Ulster, de tendencia moderada entre el sector pro-británico, y que encabezaba el gobierno local en 2002, cuando saltó el caso de espionaje fabricado por la inteligencia del Reino Unido para acusar al Sinn Fein.

En el ala católica destaca el Partido Socialdemócrata y Laborista, siempre favorable a lograr la emancipación por vías pacíficas. Con un notable avance en los sondeos de preferencia, propone efectuar un referéndum por una Irlanda unificada y convencer a los unionistas de las ventajas de ese eventual estatus.

Sin embargo, quienes en verdad le darán agua al dominó —aventuran las encuestas—, serán el DUP y el Sinn Fein.

Fue precisamente el rechazo del líder del DUP, Ian Paisley, a formar gobierno con «esos terroristas», lo que llevó a la parálisis desde los comicios de 2003. Luego que sus rivales accedieron a reconocer a la Policía y a los tribunales norirlandeses, el anciano reverendo se quedó sin pretextos para flotar en el limbo y aceptó ir a las urnas, en las que presumiblemente su partido quedará en primer lugar y tendrá derecho a nombrarlo primer ministro, en tanto su vice vendrá de sus adversarios políticos, como estipulan los Acuerdos de Viernes Santo, de 1998.

Por supuesto, la cohabitación no se avizora placentera. Mientras el DUP anuncia recortes de impuestos a las corporaciones, el Sinn Fein explica que el crecimiento del sector privado no debe darse a expensas del sector público y arremete contra las privatizaciones; mientras los primeros se oponen a que Londres devuelva la gestión de la Policía y la justicia a la provincia, los segundos validan esa transferencia, prevista para 2008; y mientras Paisley reclama que se mantenga el «derecho» de ciertos grupos protestantes a realizar sus marchas provocadoras por barrios católicos y a recibir fondos del gobierno, el líder de los republicanos, Gerry Adams, llama a quitar los símbolos sectarios de las instituciones públicas, y a asegurar que los ataques de este tipo sean debidamente enfrentados y erradicados.

Gústense o no, tendrán que sentarse juntos. Trabajar juntos. De lo contrario, se suspenderían nuevamente las instituciones, algo indeseado por los electores, que en verdad no tienen realmente grandes esperanzas de un entendimiento post-electoral.

Pero ya están listas las urnas. Veamos qué arrojan al atardecer.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.