Es un secuestro brutal, afirmó el presidente hondureño Manuel Zelaya

El mandatario hondureño contó que su casa fue asaltada por los militares, entre ocho y 10 uniformados, con máscaras, quienes lo sacaron de su residencia apuntándole al pecho y a la cabeza luego de haber realizado disparos contra él y su guardia de seguridad. Es un golpe de Estado, aseguró Especial del Golpe de Estado en Honduras

Autor:

Juventud Rebelde

El presidente de Honduras Manuel Zelaya dijo hace unos minutos desde el aeropuerto internacional de San José Costa Rica, a la televisora internacional Telesur que ha sido un secuestro brutal, y denunció que los golpistas han interrumpido los servicios elétricos y de telefonía local.

Zelaya narró que estaba aun en ropa de dormir en el aeropuerto costarricense, y que ya comenzaban a acompañarlo varios embajadores de países centroamericanos, como el de Nicaragua.

Contó que su casa fue asaltada por los militares, entre ocho y 10 uniformados, con máscaras, quienes lo sacaron de su residencia apuntándole al pecho y a la cabeza luego de haber realizado disparos contra él y su guardia de seguridad.

Los amotinados le dijeron que cumplían una orden, a lo que Zelaya les dijo que estaban cumpliendo una orden ilegal.

"Mi casa fue asaltada", repitió el presidente hondureño.

"Les dije que estaban actuando contra su pueblo, contra la gente, contra la democracia", afirmó el mandatario hondureño. "Esto es un secuestro, una extorsión al sistema democrático", afirmó.

Narró que los militares lo forzaron a abandonar el país, "me apuntaron al pecho, me dijeron que caminara, me subieron a un vehículo, a la fuerza, me llevaron una base aérea, me montaron en un avión y me bajaron en el aeropuerto de San José en Costa Rica", dijo. 

Aclaró que no ha pedido asilo a Costa Rica, aunque ya conversó con el presidente de ese país Oscar Arias, quien le brindó todo el apoyo necesario ante este golpe de Estado. Igualmente, Zelaya dijo que recibió llamadas de apoyo de varios presidentes del continente, como los mandatarios Hugo Chávez, de Venezuela y Daniel Ortega, de Nicaragua.

Este último lo invitó a participar este lunes en una reunión en Managua del Sistema Centroamericano, a la cual Zelaya dijo que asistirá como presidente legítimo de Honduras. Ortega le dijo que apoyará a Zelaya en todo momento y que el resto de los presidentes de la región condenarán el golpe dado en Honduras.

Hizo un llamado a realizar manifestaciones en toddos los lugares, llamó a los obreros, a los trabajdores, a los sindicatos, a los miembros de la empresa privada, a los campesinos, a que no permitan que el golpe de estado interrumpa la voluntad del pueblo, la democracia en su país.

"No debemos interrumpir la voluntad del pueblo, por un grosería de una élite voraz", afirmó el mandatario hondureño.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.