Dos semanas de protestas contra el zarpazo

Especial del golpe de Estado en Honduras

Autor:

Juventud Rebelde

Se advierten fracturas en el ejército. El régimen de facto intenta ganar tiempo y desalentar la resistencia, advierte diputada hondureña

TEGUCIGALPA, julio 11.— Las marchas de la población hondureña contra el golpe militar del pasado 28 de junio sumaron el sábado 14 jornadas consecutivas, a pesar de la violenta represión de las fuerzas del ejército, reportó PL.

Desde que los primeros informes de la asonada incitaron a miles de personas a salir a las calles en demanda de la restitución de la democracia y del presidente Manuel Zelaya en su puesto, las demostraciones han continuado, y este sábado, a pesar de los ataques de la policía y el ejército en la capital y otras ciudades del país, los manifestantes —entre los que se encontraba la primera dama Xiomara Castro de Zelaya— se concentraron frente al aeropuerto internacional Toncontín, para rendir homenaje a Isis Obed Murillo, de 19 años, asesinado el domingo último por el ejército.

Rebeca Murillo afirmó que la muerte de su hermano, Isis Obed, llenó de indignación y coraje a la familia para continuar la lucha por la restitución del orden constitucional en el país, y repudió el hecho de que las autoridades de facto se niegan a entregarles los resultados de la autopsia practicada al cadáver de su hermano.

Durante el recorrido, los participantes corearon consignas contra los golpistas. El líder del sindicato de maestros, Luis Sosa, destacó que en diversos puntos del país también se realizan marchas similares. Numerosos manifestantes bloquearon la carretera entre Tegucigalpa y San Pedro Sula, la segunda ciudad en importancia de esta nación.

Las protestas son coordinadas por el Frente Nacional contra el golpe de Estado, en el cual se suman las organizaciones sindicales, campesinas, estudiantiles, juveniles, femeninas, ambientalistas, de derechos humanos y otras.

Bajo una fina llovizna, con esporádicos aguaceros, los miles de manifestantes en la capital detuvieron el tráfico, y desde la altura se observó una larga fila de vehículos de transporte pesado, que se mantuvo paralizada por seis horas.

Por su parte, la primera dama Xiomara Castro de Zelaya denunció la represión de los golpistas en una entrevista con Telesur, y afirmó que las protestas que sacuden al país demuestran que la mecha sigue encendida.

Castro de Zelaya precisó que su esposo partió este sábado de Santo Domingo, República Dominicana, hacia Washington, para efectuar varias reuniones, y denunció las presiones del gobierno de facto contra su persona, así como la violación de la casa de una diputada opuesta a la asonada.

El pueblo hondureño está siendo reprimido, pero igual sigue en las calles, recalcó.

Entretanto, el viceministro argentino de Defensa, Alfredo Forti, advirtió sobre la existencia de lo que consideró expresiones de fractura dentro del ejército de Honduras, parte de cuya oficialidad pudiera abandonar su actual posición.

«Del rango de coroneles han estado transmitiendo mensajes al exterior» en los que dicen estar en el límite de su capacidad de aguantar la presión, señaló Forti en declaraciones que publicó este sábado el diario Clarín.

Según él, en sus comunicaciones los oficiales alertan que «va a llegar un momento cuando tendrán que separarse de la actual posición porque, de lo contrario, podría haber un baño de sangre». «Son expresiones de fracturas dentro de la institución armada», estimó, aunque dijo desconocer si estas señales se producen porque hay militares constitucionalistas o «porque ven que es una situación perdida y tratan de buscar una salida».

La diputada hondureña Silvia Ayala expresó que las conversaciones sobre la crisis en Honduras —bajo mediación del presidente de Costa Rica y con el apoyo de EE.UU.— están paralizadas ante el rechazo del gobierno de facto a abordar el tema de la restitución constitucional.

Ayala, del Partido Unificación Democrática (único del Congreso que repudió el golpe) explicó que los representantes de los golpistas aceptaron participar en el diálogo en un intento de aliviar el absoluto aislamiento internacional.

Añadió que, buscando ese balón de oxígeno, el régimen trata también de ganar tiempo y desalentar la resistencia pacífica de los hondureños, aduciendo que las negociaciones continuarán las próximas semanas y meses.

No tiene sentido volver a sentarnos si no es para hablar de la restitución del presidente constitucional, de cuándo llega Zelaya (a Honduras) y de cómo van a salir ellos (los golpistas), aseguró.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.