Estados Unidos e Israel, los preferidos

EE.UU. confirmó que recibiría a enviados del régimen de facto hondureño, aunque señaló que ello no significaba que le estuvieran dando apoyo. Los golpistas seleccionaron a Israel para canalizar sus nexos diplomáticos con Argentina

Autor:

Juventud Rebelde

TEGUCIGALPA, agosto 17.— Estados Unidos confirmó que recibiría a enviados del régimen de facto hondureño pero fue enfático al señalar que ello no significaba que le estuvieran dando apoyo.

La «aclaración» fue formulada por el vocero del Departamento de Estado, Ian Kelly, quien detalló que el objetivo de la estancia de la delegación golpista sería «preparar el terreno» con vistas a la anunciada visita a Honduras de una misión de la OEA, dilatada por las intransigencias de los usurpadores, quienes han antepuesto obstáculos a la integración de dicha comisión.

A tenor con las declaraciones del portavoz estadounidense, divulgadas por Notimex, de paso la visita serviría también para que funcionarios del Departamento de Estado se reunieran con la representación de los usurpadores, y «tratar de avanzar hacia una resolución pacífica, hacia la restauración del poder democrático y constitucional», señaló.

Sin embargo, las propias declaraciones del impostado «presidente» Micheletti ponían en evidencia esos «esfuerzos» de EE. UU. cuando, ante el canal Cinco de la televisión hondureña, admitía que desconocía las posiciones del ALBA o UNASUR —bloques que han adelantado que no reconocerán los comicios de noviembre en estas condiciones— porque, enfatizó, más importantes que las relaciones diplomáticas «son las relaciones comerciales».

Micheletti señaló: «no tenemos una razón que nos motive a estar buscando de cualquier forma una relación (con el ALBA o UNASUR), pero «sí con Estados Unidos, que es nuestro mayor importador de productos hechos en Honduras».

Otra aseveración reveladora del cariz del régimen fue su selección del gobierno de Israel para que canalice, en lo adelante, sus nexos diplomáticos con Argentina, que declaró virtualmente congelados luego de que Buenos Aires exigiera el cese de la embajadora hondureña, Carmen E. Ortez, por apoyar al régimen de facto.

Mientras, un comunicado del presidente Manuel Zelaya reiteraba su decisión de acompañar al pueblo en su lucha, y desmentía que haya renunciado al propósito de recuperar el puesto para el cual fue electo, como ha divulgado el poder de facto.

La denominada resistencia se mantuvo en las calles con un plantón de cientos de manifestantes frente a la Corte Suprema de Justicia, a la que exigieron no condenar a tres manifestantes acusados de «hechos vandálicos».

El Frente Nacional contra el Golpe también anunció acciones de concientización en los barrios, reportó PL. «A 52 días del golpe aquí no se rinde nadie hasta que el presidente Zelaya sea restituido en el poder y los golpistas se vayan», patentizó a EFE el líder campesino Rafael Alegría.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.