Ocultamiento: esencia de la política de EE.UU. contra los cinco antiterroristas cubanos

Mientras se mantiene la necesidad de que se conozca la verdad, el Presidente de EE.UU. tendrá que decidir de qué lado está en la lucha contra el terrorismo

Autor:

Nyliam Vázquez García

«Continuar o no con el cinismo inmoral de sus predecesores» es el dilema de la administración Obama en relación con el caso de los Cinco, expresó el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, quien instó a Washington a enfrentar el reto con «sabiduría y sentido común».

Durante el acto de denuncia por los 13 años de injusto encarcelamiento de Gerardo, René, Antonio, Fernando y Ramón, convocado por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, el Comité Internacional de Solidaridad con los Cinco y la Sociedad Cultural José Martí, el titular de la Asamblea Nacional del Poder Popular apuntó que «el caso de los Cinco es prueba irrefutable de la complicidad de Washington con los terroristas», y profundizó en «uno de los aspectos más reveladores y por eso más silenciados, del sórdido proceso» a que fueron sometidos los antiterroristas cubanos.

Se trata de que, además de las severas y exageradas condenas impuestas en el juicio en Miami a los Cinco, Washington insistió en aplicarles la «incapacitación», que consiste en tomar medidas para que, una vez cumplan sus términos en prisión, los Cinco no estén en condiciones ni de acercarse adonde el Gobierno de EE.UU. sabe se esconden los terroristas, tal como recogen los documentos legales, en otra demostración de su complicidad con ellos. Peor aún, esas disposiciones fueron ordenadas después de que W. Bush lanzara su archifamosa «guerra contra el terrorismo».

En ese sentido, Alarcón se refirió a René González, quien, después de haber «cumplido hasta el último minuto de su injusta condena» sale de la cárcel el próximo 7 de octubre, pero le quedan los tres años de «libertad supervisada». Mantener a René en EE.UU., como explicó Alarcón, también constituye un riesgo cierto para nuestro compañero, y una injusta sanción adicional para él y su familia.

«Si se obliga a René a estar allá un solo día después del 7 de octubre, el presidente Obama tendrá que elegir de qué lado colocarse en la lucha contra el terrorismo», expresó Alarcón.

Recordó el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular que, además, Washington sigue teniendo pendiente explicar su actitud de ocultamiento durante este caso, manipulación de las pruebas contra Gerardo y la negativa a concederle el hábeas corpus, así como el revelado pago a periodistas de Miami para que sembraran el odio, la tiranía mediática —cuyo «propósito es apagar la solidaridad que ellos merecen»— y otras tantas irregularidades cometidas en estos 13 años contra nuestros compatriotas.

«La esencia de la actitud oficial norteamericana es el ocultamiento. Si poco o nada conocen los ciudadanos de ese país sobre este tema, no podrán hacer esas preguntas elementales. Cuando conozcan la verdad, ellos serán capaces de persuadir al presidente Obama de que haga lo que tiene que hacer: poner en libertad a los Cinco, a todos y cada uno de ellos, sin condiciones», apuntó Alarcón, quien insistió en la importancia de romper el muro de silencio.

«Que horaden ese muro la canción, el poema, el amor», concluyó.

La velada político-cultural incluyó textos de los Cinco musicalizados, a cargo del proyecto Libertad que viene, del grupo creativo MILART, que lleva varios años dando a conocer poemas y canciones a favor de los héroes.

Participaron en la jornada autoridades cubanas, familiares de los Cinco y de las víctimas del terrorismo; dirigentes de las organizaciones de masas, representantes del cuerpo diplomático, becarios extranjeros en Cuba, así como una representación del pueblo de la capital.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.