Rusia y China vetarán en la ONU intervención militar en Siria

Rusia calificó también de «contraproducente» la expulsión de los embajadores de Damasco de la mayoría de los países europeos, a la que se se sumaron este miércoles Turquía y Japón

Autor:

Juventud Rebelde

MOSCÚ, mayo 30.— Rusia y China vetarán cualquier iniciativa sobre una intervención militar extranjera en Siria que sea llevada al Consejo de Seguridad de la ONU, aseguraron este miércoles el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Guennadi Gatílov y el ministro de Asuntos Exteriores chino, Liu Weimin en sus respectivos países, luego que Francia dijera que no descarta una eventual agresión a la nación árabe.

«Siempre hemos dicho que estamos categóricamente en contra de cualquier injerencia en el conflicto sirio, porque esto solo agravaría la situación y tendría consecuencias imprevisibles tanto para Siria como para toda la región», declaró Gatílov a la agencia Interfax.

El diplomático ruso respondió así al presidente francés, Francois Hollande, quien no excluyó una intervención armada en Siria, siempre y cuando esté coordinada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

El viceministro de la cancillería rusa aseguró que posiblemente «sea necesario analizar una vez más cómo colaboran los observadores de la ONU y pensar en un mecanismo adicional» para implementar el plan del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, que incluye, entre otros puntos, un alto al fuego y el diálogo político.

Según EFE, Alemania no comparte la postura de Rusia y China y la jefa de Estado, la canciller Angela Merkel, dijo que apremiará al presidente ruso, Vladímir Putin, para que se sume a las presiones internacionales sobre Siria, aunque desde la perspectiva de la búsqueda de una solución política y no de la intervención militar.

Merkel sigue apostando «por una solución política», indicó este miércoles el portavoz gubernamental alemán, Steffen Seibert, y en esa dirección tratará de influir sobre Moscú en la reunión que mantendrá el próximo viernes con Putin, en Berlín.

Rusia calificó también de «contraproducente» la expulsión de los embajadores de Damasco de la mayoría de los países europeos (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Holanda, Bélgica, España) y Estados Unidos. Según DPA, Turquía y Japón se sumaron este miércoles a esta medida de presión internacional.

Por su parte, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU celebrará el viernes una sesión especial en Ginebra para tratar la matanza en Houleh, en la que murieron más de un centenar de civiles, según fuentes diplomáticas citadas por EFE.

La iniciativa, según las fuentes, «es un calco de anteriores sesiones extraordinarias» del Consejo para tratar la situación en Siria y contará con un borrador de resolución elaborado por los representantes de Qatar, Turquía y la Unión Europea (UE), hostiles al Gobierno de Damasco.

El representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar al-Jaafari dijo que el Gobierno y pueblo sirios sienten un fuerte estado de choque por el atroz crimen perpetrado el pasado viernes.

Al-Jaafari subrayó que este crimen fue atroz, horroroso e injustificado, y sus autores han de ser llevados ante la justicia en Siria. Agregó que en estos momentos hay un comité que investiga sobre el crimen y todo el mundo conocerá la identidad de los perpetradores de la masacre, citó la agencia estatal SANA.

En tanto, EE.UU. impuso sanciones al Banco Islámico Internacional de Siria (SIIB, por sus siglas en inglés) por ayudar a otros bancos a evadir las sanciones. El Departamento del Tesoro acusó a la institución de actuar para el Banco Comercial de Siria y ofrecer servicios a su subsidiaria, el Banco Comercial Sirio Libanés, ambos bajo sanciones de Washington desde agosto de 2011, reportó Xinhua.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.