Un alto en la búsqueda de la paz para Colombia

Recesan hasta enero las conversaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP en La Habana

Autores:

Yailé Balloqui Bonzón
Marina Menéndez Quintero

Con un montón de propuestas ciudadanas sobre la mesa, cerró el segundo ciclo de las conversaciones que llevan a cabo en La Habana representantes del Gobierno colombiano y de las FARC-EP en búsqueda de la paz, y la convicción de ambas partes de avanzar, aunque el camino por delante no será un lecho de rosas.

En sus segundas declaraciones a la prensa desde que se instaló el proceso aquí el 19 de noviembre, el jefe de la delegación gubernamental, Humberto de la Calle, anunció que al reiniciarse las pláticas en enero continuarán la discusión del primer punto de la agenda, Política Agraria, acerca del cual se han recibido casi tres mil propuestas, en tanto se espera la llegada de las opiniones emanadas del recién concluido foro sobre ese tópico celebrado en Bogotá.

También la mesa ha recibido a invitados que expresaron «interesantes opiniones», informó De la Calle.

Al recordar los restantes cinco puntos que quedan por abordar, el representante del Gobierno afirmó que «el reto es grande».

La participación ciudadana se ha hecho presente, además, mediante la página web instalada para recibir criterios de la población, así como los nueve foros que sesionaron en Colombia impulsados por las Comisiones de paz del Congreso, recordó el también ex Vicepresidente.

Se trata, explicó, de un compendio de centenares de propuestas recopiladas en diez volúmenes, que se están estudiando y analizando por cada una de las delegaciones.

En conferencia de prensa realizada después, los representantes de la guerrilla consideraron que con esas proposiciones tienen ante así una gran cantidad de trabajo que les permitirá apropiarse y defender en la mesa las posiciones de las mayorías. La participación popular, estimaron, debe desbordar los marcos estrechos e incrementarse.

Por su parte, De la Calle también apuntó que la tarea «que nos ha encomendado el señor Presidente es y seguirá siendo la de trabajar en forma digna, seria, realista y eficaz para alcanzar el fin del conflicto».

Al respecto, el delegado gubernamental había aseverado que lo que se busca en la mesa es «acordar lo que tenemos que hacer para que, dentro de un marco de garantías tanto para el Estado como para la guerrilla, las FARC dejen de ser un grupo armado al margen de la ley y se conviertan en una organización política legal.

Para ello, afirmó que la guerrilla «no tiene que abandonar su ideología y el Gobierno no tiene que cambiar su modelo de sociedad».

En un comunicado dado a conocer a la prensa, las FARC-EP, por su parte, destacaron que el propósito de fondo de las conversaciones es la búsqueda de la justicia social, y consideraron que ahí está la base para la reconciliación y la reconstrucción de Colombia.

«No radica entonces la esencia del asunto en que las FARC se conviertan o no en una organización política legal», dijo el mensaje. El fundamento, dijo el mensaje, es «levantar nuestra voz para que sea la voluntad del pueblo la que se exprese y que el Gobierno emprenda los cambios que se requieren…»

El texto afirma que para que exista «una visión conjunta del asunto» se requiere «de cambios» en el modelo de sociedad y el sistema político.

Interrogado por los periodistas sobre los diferentes enfoques, Iván Márquez, de las FARC-EP, afirmó que es lógica la existencia de posiciones encontradas en la mesa. «El Gobierno tiene una visión, una idea de aproximación a la paz, y las FARC piensa que es necesario abordar la problemática nacional», dijo, y reiteró la convicción de que la paz no puede llegar sin que se toquen los graves problemas que son causa fundamental de la existencia del conflicto.

Ante la ausencia de un cese el fuego bilateral y la aproximación del 20 de enero, cuando debe concluir el alto a las acciones ofensivas decretado por la guerrilla, sus representantes afirmaron que podrían acudir a un tratado de regularización de la guerra ajustado a las condiciones específicas de Colombia, pues les preocupa el impacto que tiene la guerra en la sociedad civil.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.