Espíritu y fuerza

Vicepresidente Ejecutivo de Venezuela informó a la opinión pública sobre su visita a La Habana para reunirse con el mandatario Hugo Chávez Frías

Autor:

René Tamayo León

CARACAS.— «El comandante Chávez tiene fuerzas superiores a las dificultades que está afrontando» y está consciente de la batalla que libra, afirmó el vicepresidente ejecutivo de Venezuela, Nicolás Maduro, tras una visita al Jefe de Estado en La Habana.

Según informó, en la capital cubana mantuvo, siempre respetando el tratamiento médico del paciente, reuniones con el mandatario, quien rubricó un grupo de medidas en sintonía con el programa de Gobierno 2013-2019.

Entre otras orientaciones, el estadista instruyó al gabinete ministerial, y solicitó a los actores sociales y económicos del país, mantener el ritmo de crecimiento del PIB que se ha reportado en los últimos años.

«Hagan un gran esfuerzo el equipo económico de Gobierno, transmítanle al pueblo de Venezuela que tenemos que hacer un gran esfuerzo para mantener el ritmo de crecimiento económico, que para este año está estimado en seis por ciento, para torcerle el pescuezo a la inflación y a la especulación», fue el mensaje de Chávez, en palabras de Maduro.

El Presidente está en función de recuperar plenamente su salud, señaló el Vicepresidente Ejecutivo durante un encuentro sobre los logros de la Revolución Bolivariana en el área científico-tecnológica.

También expresó que los «venezolanos tenemos que aprender a hacer mucho con poco, más con menos, voltear la cultura rentista petrolera», en referencia a que la base económica del país no solo puede descansar en sus gigantescos recursos energéticos.

«El Comandante está al mando. Su gran preocupación y concentración de esfuerzos es en el tema económico», añadió Maduro.

Correcciones necesarias

En consonancia con las medidas aprobadas por el presidente Chávez en las últimas semanas, se informó —la víspera— sobre una devaluación de la moneda local: el bolívar.

De una cotización de 4,30 Bs. por dólar USD, ahora deberá transarse a 6,30 Bs. con respecto a la moneda estadounidense.

La decisión fue anunciada por el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, vicepresidente a cargo del área macroeconómica, durante una conferencia de prensa en la sede del Banco Central de Venezuela (BCV).

Nelson Merentes, presidente del BCV, informó por su parte el fin del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera Integrado (Sitme), un esquema de suministros de divisa libremente convertible que, en criterio de los expertos, ya cumplió su rol, por lo que carecía de sentido mantenerlo, al impactar negativamente en las cifras de endeudamiento.

Al mismo tiempo, se creó el Órgano Superior para la optimización del Sistema Cambiario, en cumplimiento de las órdenes de Chávez de avanzar en el actual período presidencial (2013-2019) hacia la máxima eficiencia económica.

La semana anterior también se anunciaron modificaciones a la Ley de contribución especial por precios extraordinarios del petróleo, un régimen impositivo a la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) que ahora permitirá aumentar el flujo de caja del BCV y de la entidad rectora del sector hidrocarburos.

Otro nuevo elemento fue la adecuación de las áreas de extracción aurífera y la creación de una empresa adscripta a Pdvsa para la explotación del oro, y así fortalecer el mercado del metal dorado no monetario (el sacado de las minas).

Venezuela es uno de los países mejor dotados de recursos naturales en el mundo.

Según se dice, en su subsuelo puede verificarse toda la Ley periódica y el sistema periódico de los elementos de Mendeleiev.

Las medidas de la Revolución Bolivariana son parte de una estrategia correctiva en el área económica que en criterio de este redactor ya eran necesarias.

Lo eran: a fin de enfrentar varias tensiones como el endeudamiento interno y externo y el déficit presupuestario; para potenciar la expansión de la economía local; y para reducir las importaciones, en especial en el área agropecuaria.

Y, sobre todo, para garantizar el ritmo de crecimiento que se ha propuesto la Revolución (que este año debe alcanzar, según el plan del presupuesto, el seis por ciento) y de los programas sociales encaminados a erradicar la deuda social acumulada durante más de cien años de capitalismo.

Para analistas de la Bolsa, bancos, certificadoras bursátiles internacionales y «economistas neoliberales orgánicos», aún son medidas «tímidas». No es de extrañar. Es lo esperado.

A ellos les gustaría, por ejemplo, que Venezuela tuviera reservas internacionales cercanas o por encima de los cien mil millones de dólares (potencialidad tiene): para los «salvatajes» a banqueros —como hizo EE.UU. en 2008 y años sucesivos, y ahora se exige a los más desvalidos miembros de la Unión Europea— o para proteger a los inversores del «capital golondrina».

Eso es lo que quieren. La Revolución Bolivariana parece decida a no otorgárselo. Su Presidente, y las mayorías que lo apoyan, tienen un criterio racional de la economía.

Y, lamentablemente para los mencionados en el anterior párrafo: no es neoliberal.

Para mí, las recientes medidas económicas tomadas por el Gobierno chavista, y otras más que considero deben realizarse, son las que se deben hacer. Al menos, por ahora. Mientras la vida no demuestre lo contrario.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.