Una relación natural

Sobre los lazos que unen a las juventudes de Vietnam y Cuba y los principales retos que hoy enfrenta la organización vietnamita, habló con JR el Primer Secretario de la Juventud Ho Chi Minh

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Ante mi interrogante, esboza una cálida sonrisa y me responde: «Tenemos una relación natural». Se refería el primer secretario de la Unión de la Juventud Comunista Ho Chi Minh de Vietnam, Nguyen Dac Vinh, a los vínculos históricos que existen entre su organización y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de Cuba.

Casi una hora de intercambio, en que la barrera del idioma se tornó complicada pero no imposibilitó que Dac Vinh le mostrara a los lectores de JR los vínculos positivos que existen, desde hace décadas, entre los Gobiernos de Cuba y Vietnam y sus organizaciones juveniles.

La UJC y la Juventud Ho Chi Minh tienen muchos puntos en común, muchas aproximaciones, apunta. Y estas se manifiestan principalmente en el funcionamiento, la estructura y la manera de llegar a los jóvenes. Pero la similitud más importante tiene que ver, precisamente, con la ideología que profesamos, explica.

Somos organizaciones muy unidas y, por nuestra parte, valoramos ampliamente la solidaridad que siempre brindan Cuba y su juventud en todo el mundo.

El alto dirigente juvenil vietnamita viajó a Cuba al frente de una delegación de la organización más importante para la juventud de Vietnam. Además de cumplimentar una visita oficial, participó en las sesiones del XIX Asamblea General de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (FMJD) que se celebró en esta capital en días pasados.

El dirigente juvenil (al centro) recorrió las instalaciones del diario Juventud Rebelde. Foto: Roberto Ruiz

Le pido que nos explique cómo funciona su organización y cuáles son sus principales retos.

Detalla que, en cuanto a estructura, la Juventud Ho Chi Minh consta de cuatro niveles, desde el central hasta la base, y tiene una militancia de 6 600 millones de jóvenes.

Nos comenta con orgullo que lo mejor de la juventud vietnamita, que ronda los 25 millones de jóvenes, milita en sus filas. Es un proceso muy riguroso para el crecimiento, al que pueden aspirar los adolescentes desde los 15 años y permanecer en la organización hasta los 30.

La mayor organización juvenil vietnamita fue creada el 26 de marzo de 1931 con el fin de atraer a la generación joven a actividades sociales beneficiosas y sanas, mediante las cuales de educa a la juventud en las ideas revolucionarias, los conocimientos legales y la conciencia de observar las leyes.

Es por eso que hoy uno de sus objetivos principales es educar a la generación más nueva basados en la ideología del Partido Comunista de Vietnam, que tiene como principal premisa mantener la soberanía del país.

Comentó que hoy se están haciendo reformas nacionales, sobre todo en la esfera económica.  Una premisa para su organización, es lograr que las nuevas generaciones mantengan un papel activo en el desarrollo social y económico de Vietnam.

Para alcanzar este objetivo, dijo, el principal desafío es conectar a los jóvenes del sector privado con el estatal, algo que hasta el momento se ha tornado un poco difícil, argumenta.

Uno de los movimientos más activos y grandes en Vietnam es el de los jóvenes voluntarios, que cada verano reúne entre siete y ocho millones de muchachos, militantes o no, quienes salen a las calles con la tarea de cooperar en todos los sectores de la economía y la sociedad para su desarrollo.

Durante los últimos 15 años las campañas de voluntariados atrajeron la participación de decenas de millones de jóvenes que contribuyeron de manera activa al desarrollo socioeconómico y a la causa de la defensa y la seguridad nacional.

Esta modalidad ha dejado muchos logros importantes y una buena impresión en las generaciones más avanzadas. Según detalla Nguyen Dac Vinh, los muchachos cooperan en el sector campesino, el industrial… van a las áreas rurales y hacen trabajo social, protegen el medio ambiente. Una labor muy destacable que cada vez incrementa sus resultados positivos y crea nuevos espacios.

Nguyen Dac Vinh afirmó que la juventud vietnamita reconoce la solidaridad que Cuba brinda al mundo. Foto: Roberto Ruiz

Son estos muchachos una novedosa fuerza motriz que con dedicación y madurez contribuyen a la construcción y desarrollo del país, argumentó.

En pleno siglo XXI y viviendo una era en la que informatización y la globalización juegan un papel preponderante, la sociedad a nivel global tiene un acceso infinito a la información. Y no están los jóvenes exentos de esta realidad, ante la cual, otro de los retos de la Juventud Ho Chi Minh es, precisamente, educar a esas generaciones para que sepan discernir entre la información que aporta como ser humano y la que se considera chatarra.

Desde Vietnam hasta La Habana

Un amplio programa de actividades desarrolló en La Habana la delegación vietnamita, que incluyó además del líder juvenil a los vicepresidentes de la organización Pham Phuong Chi y Mai Huu Tin, entre otros directivos.

Antes de llegar a la Isla, habían cumplido agendas de trabajo en Francia, Austria y Eslovaquia.

En La Habana asistieron a las sesiones de la XIX Asamblea General de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (FMJD) y, sobre este particular, el dirigente destacó el apoyo de Vietnam a la FMJD y su participación activa dentro de la organización, así como su trabajo encaminado a fortalecerla dentro de la región asiática. Por esa razón, precisó, vinieron con las expectativas de incrementar el apoyo y fortalecimiento de ese ente juvenil mundial.

Vietnam ha sido sede de varios eventos de este tipo, comenta. En 2013, recuerda, fueron anfitriones del Consejo General para Asia y los jóvenes de esa nación han estado activos en todos los Festivales Mundiales de la Juventud y los Estudiantes.

Destacable durante su estancia en La Habana fue un encuentro que sostuvo la delegación con la periodista Marta Rojas, primera corresponsal de la Isla que trabajó en la nación asiática.

Encuentros con directivos de la organización juvenil cubana y con dirigentes del Partido Comunista de Cuba (PCC) estuvieron en la agenda de los vietnamitas, que rindieron merecido tributo a Ho Chi Minh con la colocación de una ofrenda floral ante su monumento en el capitalino parque que lleva su nombre.

Visitas a una escuela primaria, a la sede de nuestro diario y a las instalaciones del Centro de Ingeniería Molecular, entre otras instituciones, colmaron la agenda de la delegación que, además, se encontró con jóvenes de su nación que cursan carreras en la Universidad de La Habana.

Estas actividades fueron ampliamente reseñadas por la prensa vietnamita con artículos y fotos que reflejaron los encuentros.

La excelente amistad de más de cinco décadas entre Cuba y Vietnam ha sido ratificada durante este 2015, año en el que se han reforzado esos vínculos. En septiembre pasado visitó la Isla el presidente de esa nación asiática, Truong Tan Sang, quien fue recibido por su homólogo Raúl Castro y por otros dirigentes cubanos, y se firmaron varios acuerdos de cooperación económica.

Un grupo de periodistas vietnamitas también visitó nuestro país hace apenas dos semanas y entre sus actividades estuvo un encuentro con directivos y colegas de JR.

Los fuertes vínculos de los pueblos vietnamita y cubano pueden mostrarse, en los tiempos que corren, como evidencia de una amistad inquebrantable.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.