Trump abre las puertas del infierno

Donald Trump ha vuelto a ponerse de espaldas al mundo al reconocer a Jerusalén como capital de Israel y decidir mudar su embajada en Tel Aviv a esa ciudad

Autor:

Juventud Rebelde

Washington, diciembre 6.— El presidente de Estados Unidos Donald Trump ha vuelto a ponerse de espaldas al mundo y, al decir de la organización palestina Hamas «abrió las puertas del infierno» al reconocer a Jerusalén como capital de Israel y decidir mudar su embajada en Tel Aviv a esa ciudad, violando el status quo establecido por Naciones Unidas.

Palestina, los pueblos árabes y las grandes naciones musulmanas, el Papa, Europa, China, la ONU, países latinoamericanos y caribeños como Cuba, entre muchos otros, han alertado de las graves consecuencias para una región tan tensionada y envuelta en conflictos bélicos como el Medio Oriente.

«Hago un fuerte llamamiento para que todos respeten el status quo de la ciudad, de conformidad con las resoluciones pertinentes de la ONU», declaró el papa Francisco y en similares términos se expresó el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, quien rechazó cualquier medida unilateral que ponga en peligro las perspectivas de paz para palestinos e israelíes, reportó Prensa Latina.

Al realizar el anuncio desde la Casa Blanca, el mandatario republicano cambió el rumbo seguido por todos sus predecesores y aseguró que se trata de un nuevo acercamiento al conflicto entre Israel y Palestina. También orientó al Departamento de Estado mover la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén y para ello comenzar la construcción de un edificio.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) repudió la decisión de Trump sobre Al-Quds (nombre en árabe para Jerusalén. «Desafortunadamente, el presidente Trump acaba de destruir cualquier posibilidad de dos Estados», ha denunciado este miércoles el secretario general de la OLP, Saeb Erekat.

El líder de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha declarado en un discurso televisado que «Jerusalén es la eterna capital del Estado de Palestina», y ha asegurado que EE. UU. ya no puede ser un mediador en las negociaciones de paz con Israel después de las declaraciones de Trump, reportó el diario El País.

Hamas, por su parte, ha calificado la decisión de «agresión flagrante contra el pueblo palestino». El movimiento islamista, que domina la Franja de Gaza desde hace una década, ha instado a árabes y musulmanes a «perjudicar los intereses de Estados Unidos en la región», dijo El País.

Miles de personas ya habían salido a las calles de Cisjordania y la Franja de Gaza horas antes de que el Presidente norteamericano compareciese en la Casa Blanca y anunciase lo que ya todos daban por hecho. 

Los palestinos consideran la parte oriental de Al-Quds como la capital de su futuro Estado. La comunidad internacional niega la soberanía israelí en la zona este de la urbe tras su ocupación por parte de Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967 y su posterior anexión en 1980.

Jerusalén es lugar sagrado y de peregrinación para el Islam, el cristianismo y el judaísmo.

Por supuesto, Trump recibió el beneplácito y el agradecimiento del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, quien calificó la decisión como «justa y valiente» y la destacó como «hito histórico».

La Unión Europea (UE) expresó su «grave preocupación» por la decisión de Trump, en especial por la repercusión que puede tener en el proceso de paz en Oriente Medio. También se pronunciaron, entre otros, el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy; el presidente francés, Emmanuel Macron, quien intentó sin éxito frenar a Trump durante una conversación telefónica; y la canciller alemana Angela Merkel declaró que su Gobierno no apoya la decisión de Trump. Asimismo se pronunciaron  el primer ministro italiano Paolo Gentiloni y la primera ministra británica Theresa May, quien consideró «poco útil» la decisión de la Casa Blanca.

Egipto, Catar, Líbano e Irán estuvieron entre los primeros en rechazar y mostrar «gran preocupación» por las posibles consecuencias y el presidente de Turquía, Recep Tayip Erdogan, llamó a una reunión en Estambul de los líderes de países musulmanes y de la Organización para la Cooperación Islámica para el 13 de diciembre a fin de coordinar posiciones frente a la que muchos califican como postura «irresponsable» de Trump, capaz de «encender el fuego y provocar un gran desastre».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.