Cambio climático podría descubrir secretos militares de Estados Unidos (+ Fotos) - Internacionales

Cambio climático podría descubrir secretos militares de Estados Unidos (+ Fotos)

Una base secreta construida bajo el hielo de Groenlandia durante la Guerra Fría podría salir a la superficie por el calentamiento global y poner en riesgo a la población por sus peligrosos y contaminantes componentes

Autor:

Juventud Rebelde

En el punto más álgido de la Guerra Fría, hace aproximadamente 60 años, EE.UU. diseñó una red de sitios móviles para el lanzamiento de misiles nucleares bajo las capas de hielo de Groenlandia. La base de Camp Century fue uno de ellos. Hoy el calentamiento global puede hacerla aflorar y poner en riesgo a la población por sus peligrosos y contaminantes componentes.

El objetivo de todos estos emplazamientos era, claro, prepararse para una posible guerra con la Unión Soviética.

En Camp Century, que pertenecía al Proyecto Iceworm, los soldados vivían en el hielo con el solo propósito de prevenir que la base fuera cubierta completamente por la nieve, informa Motherboard.

Mientras el Proyecto Iceworm finalizaba, la base de Camp Century fue cerrada y abandonada en 1967. Los planificadores militares a cargo del proyecto en aquel entonces, asumieron que el material peligroso de la base —incluyendo combustibles y refrigerantes radiactivos— se mantendrían enterrados bajo la espesa capa de hielo de Groenlandia para siempre.

No obstante, las temperaturas están aumentando en estas tierras debido al cambio climático y contaminantes peligrosos amenazan con resurgir del hielo, poniendo en riesgo a los habitantes de Groenlandia y alrededores.

Qué era Camp Century

La base Camp Century constaba de 21 túneles bajo el hielo, con una longitud total de tres kilómetros. Además del primer reactor nuclear móvil del mundo, Alco PM-2A, el lugar albergaba entre 85 y 200 soldados y científicos. Esas personas desplegadas disponían de laboratorios, una biblioteca, una cafetería, un hospital, una iglesia, un pequeño teatro y otras comodidades fuera de lo común, teniendo en cuenta la ubicación.

El campamento incluía un sistema de calefacción y alcantarillado integral, generaba su propia electricidad gracias al reactor nuclear y producía hasta 38.000 litros diarios de agua dulce, mediante la perforación de pozos en el hielo con mangueras de vapor de alta presión.

Además, el Gobierno de EE.UU. ofreció equipar Camp Century con una potente estación de radar, escuadrillas de aviones de combate ocultos en hangares construidos en glaciares, baterías de misiles y unidades de paracaidistas, listas para ocupar con rapidez las bases de la Unión Soviética en Siberia.

Foto: dtic.mil

Pozo en la base Camp Century, Groenlandia, Dinamarca. Foto: dtic.mil

Trinchera principal de comunicaciones. Foto: dtic.mil

Hombre instala armazón en el acampe permanente de Camp Century, Groenlandia. Foto: Gettyimages.ru

De acuerdo con el plan norteamericano, el campamento tenía que funcionar durante 10 años, hasta 1970, tras los cuales los soldados abandonarían el lugar debido al movimiento de los glaciares. Para que las paredes y el techo no se derrumbaran, el personal de la base tenía que eliminar más de 120 toneladas de nieve y hielo de la superficie.

Sin embargo, ya en 1962 la compactación de la nieve en el techo de la base afectó a la central nuclear y, dos años después, la deformación de los túneles puso en peligro el funcionamiento del reactor, circunstancia que provocó el desmantelamiento de la planta nuclear. En 1965, Camp Century fue completamente evacuado.

El proyecto Iceworm (Gusano de hielo, en inglés) de la base Camp Century se dio a conocer en 1997 cuando, a petición de su Parlamento, Dinamarca desclasificó unos documentos. Esos informes revelaron la estrategia táctica y geográfica que Estados Unidos pretendía conseguir en Groenlandia, con vistas a desarrollar sus objetivos de defensa nuclear en el Ártico.

Y hay más

Según un informe publicado por el Pentágono este año, Camp Century no es la única instalación militar de EE.UU. en el exterior amenazada por el cambio climático: más de la mitad de las bases militares de Washington a lo largo y ancho del mundo podrían estar en riesgo.

Con todo, el Proyecto Iceworm es un caso de estudio útil, según Jeff Colgan, profesor asociado de ciencias políticas y estudios internacionales de la Universidad de Brown. Para el especialista, la pregunta de quién debería hacerse responsable del destino de Camp Century se ha convertido en una «patata caliente» política porque no está nada claro a quién le corresponde limpiar la zona.

En un nuevo «paper» publicado en Global Environmental Politics, Colgan evalúa el impacto del cambio climático en las bases militares como un problema político y diplomático, aparte del costado ambiental del fenómeno. Debido a que Camp Century fue el resultado de un tratado entre Dinamarca y EE.UU. —en ese momento Groenlandia era una colonia danesa— el Proyecto Iceworm muestra lo políticamente complejas que pueden ser situaciones como esta.

«No es de una prioridad alta. De hecho, es un hecho poco conocido en Washington», afirmó Colgan. "La única gente realmente preocupada está en Groenlandia", remata.

El Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia (GEUS, por sus siglas en inglés), una institución de investigación independiente en la órbita del Ministerio de Energía de Dinamarca, viene monitoreando las capas de hielo de Groenlandia desde hace años y ahora está observando específicamente la zona de Camp Century.

En el verano de 2017, el vicedirector general de GEUS, Flemming Christiansen, reveló que había una estación climática en la zona y que los científicos usaron un radar para determinar qué se hallaba escondido bajo el hielo. La información climática de Camp Century está disponible al público en Internet, aunque tomará algún tiempo hasta que se puedan detectar tendencias a largo plazo.

Los responsables políticos, mientras tanto, tendrán que determinar exactamente qué medidas tomar respecto a la amenaza del cambio climático sobre las instalaciones militares.

(Con información de RT)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.