Hombres prácticos - Opinión

Hombres prácticos

Autor:

Juventud Rebelde

Muricio Macri, el dueño del Boca Juniors, se anotó un gol en Buenos Aires. Foto: Reuters ¿Cómo debería ser un gobierno eficiente? Un buen administrador debe ser un técnico eficiente, sin «ideologismos» de ninguna especie, sostenía Mariano Grondona en un programa de TV.

«Yo desarmo este teléfono y no encuentro la bandera argentina en ninguna parte», decía Neustadt1, abogando por la entrega al capital extranjero de las empresas nacionales, lo que finalmente se concretó en los 90.

Según este enfoque —inculcado por todos los medios durante la última dictadura—, la ideología es un invento de la izquierda. La derecha no tiene ideología. No se necesita. Por eso el gobierno llamó en 2001 a un equipo de «notables» para arreglar la crisis. Los supertécnicos llegaron nada menos que... ¡de Estados Unidos! Claro, si la técnica es aséptica.

Relata Eduardo Galeano en un hermoso texto titulado Pájaros prohibidos, que el maestro uruguayo Didaskó Pérez fue preso y torturado por tener ideas ideológicas...

Todo esto viene a cuento a partir de la exitosa campaña de Mauricio Macri2 —«hombre práctico, ajeno a la política»— a la alcaldía de Buenos Aires, montada sobre estos supuestos que, por lo visto, sobreviven en la mente de mucha gente, la misma gente que vota el rating en TV y a los que se van de Gran Hermano, un engendro globalizado.

Decía Jorge Luis Borges que la democracia es una exageración de la estadística. A esta altura, es posible pensar que la palabra democracia ha sido vaciada de contenido. Quedó solo el formato, en manos de los encuestadores, sin nada del lado de adentro, como el gremio tranviario automotor, que no tiene tranvías; los carritos de la costanera, sin ruedas; o Aerolíneas Argentinas, que son españolas.

Creo que la única forma de devolverle contenido a la democracia es la cultura. «Ser culto para ser libre», dijo José Martí.

No estaría mal seguir el ejemplo de Venezuela en esto de crear canales culturales, como Encuentro, en Argentina; o la BBC, en Gran Bretaña; TV Notario, en Canadá; Francia con la Cinquiéme, y muchos otros en el mundo, en lugar de renovar concesiones a la banalización como reemplazo de la belleza, el pensamiento y la información.

De no ser así, es de temer una nueva década del 90 en Argentina, con un Macri a la cabeza. El terreno está preparado.

1 Grondona y Neustadt son comunicadores argentinos preferidos por el menemismo.

2 El derechista Mauricio Macri fue elegido el pasado 24 de junio como jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.