Reforma y Revolución

Autor:

Juventud Rebelde

Este domingo 2 de diciembre, el pueblo venezolano irá a las urnas otra vez para defender el proceso democrático y participativo contemplado en su Constitución, mientras los sectores ligados a los centros de poder imperiales intentan nuevamente subvertir el orden interno en el país

¿Cuál es la razón para que hoy la oposición haya desatado esa histérica campaña —más histérica de lo que ha sido frecuentemente—, ante los cambios revolucionarios que están ocurriendo en el país? ¿Cuál es la razón por la que no solamente desde los poderosos medios de comunicación internos, sino también a escala mundial, se haya desplegado una campaña de enormes dimensiones, que haya colocado el tema Venezuela día tras día, a cada instante, ante la opinión pública internacional?

Ya no se trata, como en el pasado, cuando Venezuela era noticia por sus grandes riquezas petrolíferas, ni porque conquistaba frecuentemente los concursos Mis Universo o Mis Mundo por la belleza de sus mujeres, sino por otras razones que concitan tanto el interés de los pueblos del mundo, como también la preocupación, la angustia creciente de las oligarquías, lo mismo de América Latina como las imperiales, estas últimas en especial.

¿A Qué Obedece Este Conflicto?

El 27 de febrero de 1989 fue una de las expresiones más dramáticas y sangrientas de la crisis del sistema político, económico y social de Venezuela, que no fue ajena de la oleada neoliberal que recorrió todo el mundo, con particular fuerza América Latina. El proceso de concentración de la riqueza, de literal expropiación de la inmensa mayoría de los venezolanos tuvo como punto de partida el problema de la distribución del ingreso petrolero, del cual Venezuela depende para bien o para mal. Para bien, porque gracias a él es posible mejorar las condiciones de vida de la población. Para mal, porque estamos sometidos a los vaivenes de los precios petroleros en el mundo, que no siempre dependen de la decisión y de la voluntad de los países petroleros, sino de circunstancias muchas veces ajenas a sus propias decisiones. Lo que está ocurriendo hoy es un ejemplo, los altos precios del petróleo no dependen de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) aumente o disminuya la producción. Puede aumentar la producción y aún los precios seguirán en niveles elevados por las condiciones de inestabilidad existentes en el mundo, como son los conflictos en Iraq, Afganistán, las amenazas contra Irán, la grave circulación en los mercados de futuro, que han agarrado también a los mecanismos de los precios del petróleo, entre otros factores.

¿Cómo se expresó en Venezuela?

El mayor interés de los países propietarios del petróleo es el ingreso que pueden obtener por concepto de su explotación. Y en el caso específico, ese ingreso está generado por las regalías que se cobran por el acceso al recurso petrolero, por los impuestos que cualquier Estado soberano cobra hoy en el mundo, y por las ganancias que genera la inversión empresarial, en aquellos casos en que los países cuenten también con empresas petroleras.

El neoliberalismo se introdujo en el sector petrolero venezolano, de tal manera que se vieron abatidas las contribuciones por concepto de regalías, fueron reducidos o eliminados los impuestos y privatizada la empresa nacional petrolera de Venezuela.

Se firmaron contratos que representaron una verdadera traición a la Patria, porque esas regalías de 1/6, que implicaban el 16, 6 por ciento, se redujeron al uno por ciento. En algunos contratos, incluso, al cero por ciento. El impuesto sobre la renta se redujo de 67,7 por ciento a 34 por ciento. Y se desarrolló una estrategia tendente a asfixiar PDVSA para obligarla a la privatización.

El triunfo de Hugo Chávez, provocó un corte radical con esa estrategia neoliberal de traición a los mejores intereses de Venezuela, que como consecuencia de la fuerte caída de los ingresos planteaba la expansión de la producción, política que representaba el desgaste de la OPEP. Al aumentar Venezuela su producción, otros países hicieron lo mismo, provocando que se inundara el mercado de petróleo. Cayeron los precios, en el caso de Venezuela la cesta petrolera llegó a los siete dólares el barril, teniendo esta un alto componente de productos derivados que le agregan valor, lo cual quiere decir que estábamos vendiendo petróleo a cinco dólares o menos, en algunos casos por debajo del costo de producción. Estas medidas generaron serios trastornos en el seno de la OPEP, que se vio debilitaba y amenazada su propia existencia.

Hugo Chávez puso fin a esa política. Desde los inicios de su campaña en 1998, el Presidente planteó la necesidad de recuperar el espíritu nacional y de que se tomara un conjunto de medidas orientadas a recuperar el control de la nación sobre sus recursos petroleros. Tales planteamientos provocaron enorme frustración y disgustos entre los centros imperiales que veían en Venezuela la posibilidad de resolver al precio mínimo, casi regalado, sus abastecimientos de petróleo.

Ahí está el origen fundamental del problema, aunque hay otros factores importantes de orden político. En la medida en que un país demuestra que es capaz de mantener una posición soberana, de actuar de acuerdo con el mandato de su pueblo y no a favor de los designios de los centros de poder, en la misma medida desata la furia imperial.

Desde entonces, contra Venezuela se inició toda una rebelión imperial con todos los poderosos medios a su alcance. Desplegaron toda una estrategia que incluye la búsqueda de la desestabilización en el plano interno y el aislamiento en el plano internacional.

Están desesperados

Esa estrategia que vienen planteando los grandes imperios y las oligarquías, tendentes a desestabilizar en lo interno y aislarnos en el plano internacional, demuestra su desespero, que tiene expresión táctica en cada momento. ¿Cuál es la que han utilizado ahora frente a la Reforma Constitucional? Desestabilizar al pueblo sobre la base de una intensa campaña de mentiras, como por ejemplo:

Que Venezuela avanza con esta Reforma hacia una dictadura. El fundamento de la oposición parte de la posibilidad establecida en la Reforma de que el Presidente pueda ser reelegido continuamente.

Dicen que eso es perpetuar a un individuo en el poder. Pero ocultan dos detalles: ¿Y si en la elección el pueblo quiere elegir a otro Presidente qué pasa?

Otra variante puede ser que salga reelecto Hugo Chávez. En Venezuela existe, como un hecho único en el mundo, la figura del poder revocatorio, la cual incorporó el propio Presidente en la Constitución de 1999. ¿En qué país del mundo hay esa posibilidad? En algunos existe la figura del revocatorio, pero no para los presidentes ni los primeros ministros. Pero además, en Europa, en 17 países tienen exactamente el mismo artículo en su Constitución.

Otro argumento de la oposición es la abolición de la propiedad privada. Hasta ahora la única forma de propiedad que contenía la Constitución, incluyendo la del 99, era la propiedad privada. La propuesta de Reforma mantiene la propiedad privada e introduce otras cuatro formas de propiedad (mixta, pública, comunal, socialista).

Esas propuestas fueron aprobadas por la Asamblea Nacional y ahora van a Referendo.

Ahora han comenzado a decir que avanzamos hacia un régimen comunista y que le vamos a quitar la Patria Potestad a los padres. Más irrespeto hacia la inteligencia, hacia el sentido común de los venezolanos.

Voltean la realidad, la ponen patas arriba. Mienten descaradamente. Por supuesto que eso no los llevará a ningún lugar, sino al fracaso.

¿Qué va a ocurrir este 2 de diciembre?

En estos momentos se están combinando factores de perturbación, utilizando a estudiantes de clases acomodadas, principalmente de universidades privadas, y también de algunas universidades públicas donde la vieja izquierda se convirtió ahora en rancia derecha, como ocurre, desagraciadamente, en nuestra muy querida Universidad Central de Venezuela. Utilizan a estos, que no son un gran número tampoco —en Venezuela hay en estos momentos más de 15 millones de estudiantes—, y ellos no pasarán de los tres mil a cinco mil estudiantes, pero hacen mucho ruido porque cuentan con el amparo de la televisión, de la prensa, de la radio y el acompañamiento de grandes corporaciones como es el caso de CNN, por ejemplo, y de otros poderes mediáticos del mundo.

El pasado martes 27 de noviembre estaba un número de estudiantes en la Universidad Católica de Caracas reunidos. Globovisión publicó la noticia de que los estudiantes estaban cercados por las fuerzas represivas de Chávez. Por casualidad estaba en el lugar el viceministro del Interior, Tarek El-Aissami, y tuvo que aclarar que no había ni un policía siquiera. Pero ya para entonces la televisión española estaba dando que los estudiantes democráticos estaban cercados en la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas. Es decir, están además coordinados para la mentira, no solamente dentro del país, sino en el mundo. En Chile repetían la noticia y por CNN por supuesto, convertido en factor multiplicador de la mentira que se expele desde Venezuela.

Están buscando desesperadamente un muerto, como ocurrió en abril de 2002, provocado por francotiradores colocados por ellos mismos, para acusar al gobierno de utilizar la represión y de derramamiento de sangre. En Valencia, el pasado lunes 26 de noviembre, iba un grupo de trabajadores a una fábrica de petrocasas y había un grupo de opositores obstruyendo la vía. Le dispararon al vehículo que pretendía pasar, hirieron en una pierna a un muchacho de 19 años. No querían dejarlo pasar ni siquiera para el hospital. Y como ellos lo intentaron, los agredieron, le dieron dos tiros más al muchacho y lo mataron. Pero no solamente lo mataron, lo escupieron, lo patearon y agredieron al resto que viajaba con él. Es la típica expresión del odio fascista, nazista del que está dolorosamente impresa la historia.

Una vez vencidas estas fases de impedir el Referendo o postergarlo, ambas fracasadas, ahora la táctica de los enemigos del pueblo venezolano es combinar una política de llamar a la gente a votar por el NO, y al mismo tiempo provocar la mayor abstención posible. El objetivo es que después del Referendo, cuando triunfe el SÍ, decir que la votación del NO, más la abstención, es mayoría, y en consecuencia el pueblo está en contra de la Reforma Constitucional. Porque ya lo han dicho, que a partir del 2 de diciembre, ganaran o perdieran, continuarían en su intento por derrocar al gobierno legítimo y constitucional de Venezuela y, sobre todo, al proceso bolivariano.

Así y todo, nos espera una nueva victoria este domingo 2 de diciembre. Una vez más se impondrá la verdad.

* Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Cuba

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.