El juego sucio de la oposición en Venezuela - Opinión

El juego sucio de la oposición en Venezuela

Autor:

Marina Menéndez Quintero
CARACAS.— Los tempranos pero reiterados llamados de la dividida oposición venezolana a movilizaciones que buscarían estremecer al país, han recibido respuesta. «Esta Revolución no es “desestabilizable” a estas alturas y está dispuesta a defenderse», les advirtió el presidente Hugo Chávez el lunes, durante una alocución en Guárico que también fue un llamado a sus seguidores a estar alertas.

Los deseos incendiarios de quienes adversan a la Revolución, resultan ostensibles. Con exhortaciones a manifestarse este sábado vuelven a la carga, luego de una tibia marcha convocada hace dos semanas por varias de sus «caras» visibles, pues hace tiempo dejaron de ser un todo y no tienen líder.

La estrategia de ese abanico variopinto de partidos enemigos de la Revolución es la de siempre y demuestra que no tienen programa. Por eso todo les sirve para hacer una campaña que por ahora apunta a la desestabilización y, si pudiera, no vacilaría en repetir la inconstitucional y frustrada aventura de abril de 2002 para «sacar» a Chávez.

El ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, suscribió memorandos de acuerdo con representantes de las cementeras Holcim (Suiza) y Lafarge (Francia). Foto: Otmaro Rodríguez El derrotero está claro: las elecciones para gobernadores, alcaldes y legisladores regionales pautadas para noviembre.

A pesar de que la actualidad es dinámica y vasta, el caballo de batalla sigue siendo el de ayer: las 26 leyes aprobadas a tenor de la Habilitante y —perdónese la cacofonía— las inhabilitaciones, que prohibieron apuntarse como candidatos a quienes se les ha comprobado hechos de corrupción.

Carentes de brújula, pues su único destino es la reversión del proceso en marcha, a las figuras más prominentes de los viejos partidos y a otras caras y voces nuevas y ansiosas por «subir», solo les queda denostar de cuanto el gobierno haga.

Entre los últimos se encuentra Leopoldo López, joven alcalde de Chacao en la llamada Gran Caracas y frustrado pretendiente a la Alcaldía mayor quien, en acto bochornoso que sacaba los asuntos domésticos de casa, no se ha conformado con buscar adeptos aquí y pretendió que el parlamento del MERCOSUR llorara con él la inhabilitación.

Aunque no lo parezca por el porte elegante, se asegura que López malversó fondos de la ciudadanía. No obstante, su «caso» podría convertirse en un polvorín en manos de quienes solo destruyen, pues nada tienen que ofrecer.

En la desesperación por «hacer ruido», recientes aumentos en los precios de algunos renglones que dependen de importaciones como el pan blanco, las pastas, carnes, margarina y aceites también fueron manipulados, aunque la medida solo busque paliar cualquier asomo de desabastecimiento y asegure la oferta al consumidor mientras, indetenible, el programa MERCAL sigue llevando comida subvencionada y barata a los barrios.

Realidad tan rica y generosa es agredida por la guerra a mentiras de quienes quieren hacerse fuertes en los poderes de base, para desmontar desde allí la obra que crece.

Este propio lunes, la Revolución dio otro paso hacia el desarrollo del país con la nacionalización de la industria cementera, una medida fundamental para el previsto impulso a la edificación de viviendas.

En la propia jornada, campesinos del estado de Guárico recibieron los certificados que acreditan la condonación de sus deudas con el Banco de Venezuela, medida que beneficiará a un total de 18 000 trabajadores rurales y debe seguir potenciando la agricultura para que, como es el propósito, la nación, también en el plano alimentario, alcance pronto la soberanía.

... Con tantas carreras anotadas, los soliviantadores apuestan al incendio para detener el juego. La Revolución, por el contrario, tiene a todos sus hombres en el terreno.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.