Buscando la miel de nuestros hijos

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

La arrancada en firme del Banco del Sur en el marco de la II Cumbre de países de América del Sur y África (ASA) obtuvo muy buenos votos de los mandatarios y altos funcionarios africanos reunidos en la isla venezolana de Margarita, que fueron invitados por el mandatario bolivariano Hugo Chávez a conformar una estructura financiera intercontinental llamada BANCASA (Banco de ASA), que pondría en jaque a las políticas neocolonialistas del Norte.

África vio en el esfuerzo coordinado de Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Uruguay, —que arrancará con un fondo de 20 000 millones de dólares destinado a propiciar créditos para financiar programas de desarrollo en sectores punteros de sus economías—, una nueva oportunidad para incrementar las relaciones comerciales en el Sur, y un referente para el desarrollo de ideas similares en su continente.

Así, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) pasarán cada día más a ser una vieja pesadilla en la larga historia de saqueo de nuestras regiones. Nuevas estructuras financieras en el Sur, desde el Sur, y para el Sur, pondrán fin a los humillantes y politizados créditos que brindan esas obsoletas estructuras, culpables del hueco financiero y económico que particularmente sufren estos países del Tercer Mundo.

Por otra parte, la cita concretó muchos acuerdos bilaterales entre Venezuela y algunos estados africanos. Uno de ellos es la creación de empresas de capital mixto que se ocupen de la exploración, prospección geológica, producción e instalación de pequeñas plantas para el procesamiento del mineral de hierro y su transformación en acero, según trascendió. La corporación minera involucrará a Mauritania, Mali, Níger, Sierra Leona, Sudáfrica, Angola y Tanzania, algunos de los cuales carecen de la tecnología para transformar sus materias primas e impedir que Europa y Estados Unidos continúen saqueando sus riquezas.

También Caracas concretó ocho convenios energéticos con varios países africanos, entre los que se destacan los firmados con Sudán, uno de los gigantes del sector del otro lado del Atlántico; o con la empresa nacional sudafricana Petrosa para trabajar conjuntamente en la oriental Faja Petrolífera del Orinoco. La alianza con Pretoria valora además la posibilidad de expandir la capacidad de almacenamiento en la más meridional de las naciones africanas, pues es un punto clave en la ruta de los envíos venezolanos hacia China.

Aunque todavía es una idea, la invitación venezolana para crear un organismo bancario birregional será uno de los temas a discutir en la III Cumbre ASA, que tendrá lugar en Libia, en una fecha aun por precisar entre septiembre y octubre de 2011, y está la esperanza de que los acuerdos bilaterales se conviertan pronto en un gran tejido sudamericano-africano.

El camino comenzado en la capital nigeriana de Abuja —sede de la primera cita ASA— en 2006, encontró en Margarita la suficiente convicción política para que ambas regiones sigan en busca del sueño de su gente… Como dijera Chávez, citando un proverbio senegalés, «el que quiere miel tiene el coraje de afrontar las abejas. Queremos la dulce miel para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos», y aseguró el estadista: «Coraje es lo que nos sobra: juntos avanzaremos a pesar de las abejas».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.