Jaque al cáncer de mama

Este espacio ha decidido sumarse a la campaña internacional de sensibilización sobre esta enfermedad recordando algunas investigaciones acerca del tema, mitos y consejos para su prevención

Autor:

Patricia Cáceres

Este 19 de octubre es el Día Mundial Contra el Cáncer de Mama, una enfermedad que anualmente afecta a más de un millón de mujeres en el mundo y cobra más de 500 000 vidas,  según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cerca del 20 por ciento de los casos se presenta en menores de 40 años, que aún no se han realizado mamografías y pocas veces practican el autoexamen.

Detrás de la ciencia ha decidido sumarse a la campaña internacional de sensibilización sobre esta enfermedad regalándoles a sus lectores —hombres y mujeres por igual— algunas de las investigaciones científicas más recientes acerca del tema, así como una breve guía para su prevención.

Una esponja para células cancerígenas

Como sugiere su nombre, el cáncer de mama se debe al desarrollo de células cancerosas en los tejidos mamarios. En el 70 por ciento de los casos se desconoce la causa, un 20 por ciento de los pacientes suele tener historia familiar, y el otro diez por ciento tiene su origen en mutaciones genéticas.

El tratamiento incluye el control local de la enfermedad, ya sea con cirugía preservadora o radical y radioterapia, y el control sistémico con quimioterapia o anticuerpos monoclonales, por solo mencionar algunos ejemplos.

Pero un equipo de investigadores de la estadounidense Universidad de Michigan ha creado un nuevo y eficaz dispositivo que detecta la reaparición del cáncer de mama e incluso puede frenar su propagación.

La doctora y profesora asociada de cirugía en el Centro Integral del Cáncer de la Universidad de Michigan, Jacqueline Jeruss, aseguró que «el cáncer de mama es una enfermedad que puede reaparecer durante un largo período en la vida de un paciente, y a menudo es muy difícil de detectar su reaparición, hasta que se establece en otro órgano».

El artefacto —explicaron los expertos— actúa como una «esponja» que atrae a las células responsables del cáncer en el torrente sanguíneo, antes de que estas puedan dañar al organismo con tumores malignos en otras partes del cuerpo.

Al parecer está elaborado con un material ampliamente usado en suturas quirúrgicas, que se disuelve fácilmente a través del tiempo. De esta forma, los médicos podrían controlar la recurrencia del cáncer en sus pacientes, sin una exploración invasiva.

La idea del dispositivo nació a partir del conocimiento de que las células cancerosas no se propagan de forma aleatoria, sino que son atraídas a áreas específicas dentro del cuerpo, indicó la doctora Jeruss.

Las células cancerosas serían entonces atraídas por las células inmunes dentro del dispositivo, donde echarían raíces en pequeños poros diseñados para su depósito. De este modo, el implante alejará el cáncer de zonas vitales del cuerpo.

Los científicos también se sorprendieron al comprobar que las células cancerosas parecieron dejar de crecer cuando llegaron al dispositivo.

«Vimos las células individuales en el implante, no una masa de células, como verías en un tumor, y no vimos ninguna evidencia de daño al tejido circundante», precisó la especialista.

El grupo de expertos está evaluando tecnologías que permitan hacerle seguimiento al artefacto, una vez que esté dentro del cuerpo humano. Es posible que aún pasen varios años para su uso, pero podría ser útil también para controlar otros tipos de cáncer como el de páncreas y próstata.

Las bondades del aceite de oliva

Seguir una dieta mediterránea rica en aceite de oliva extra virgen (cuatro cucharadas soperas al día) puede reducir hasta en dos terceras partes el riesgo de sufrir cáncer de mama.

Al menos así lo asegura un estudio de la Universidad de Navarra y el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) de España, que publicó la revista JAMA Internal Medicine.

Se trata del primer trabajo científico que demuestra con un ensayo aleatorizado el valor preventivo de la dieta mediterránea contra el cáncer de mama, ya que hasta ahora los estudios se basaban solo en la observación, afirmaron.

La investigación se ha realizado en una muestra de 4 282 mujeres, a las que se les dio seguimiento durante 4,8 años.

Las participantes, procedentes de toda España, siguieron tres tipos de dieta: mediterránea rica en aceite de oliva extra virgen, mediterránea complementada con frutos secos y dieta baja en grasas, ha explicado Jordi Salas-Salvadó, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad Rovira i Virgili, coautor del estudio.

La asignación de las participantes a cada grupo se hizo al azar, por lo que en todos había unos factores de riesgo similares (antecedentes familiares de cáncer, consumo de tabaco y alcohol).

Las participantes se sometieron a un estricto control para comprobar que seguían las recomendaciones de consumo y también se les realizaron pruebas al azar para medir ácidos grasos en plasma y marcadores en orina. Del total de la muestra, solo hubo 35 casos diagnosticados con la enfermedad.

Según los autores del trabajo, la asignación de las participantes al patrón de dieta mediterránea rico en aceite de oliva virgen (suponía al menos el 15 por ciento de la energía ingerida) explica en gran parte la protección conseguida.

Los resultados —advirtieron— podían haber sido más significativos si se hubiera hecho la comparación con un patrón de dieta como el que se sigue en países occidentales no mediterráneos.

No es cuestión de edad

El cáncer de mama puede aparecer a cualquier edad, incluso en las mujeres jóvenes y aparentemente saludables. Por ello suele detectarse muy tarde, cuando la enfermedad ya está avanzada.

Cristina García, oncóloga del Instituto Luis Razetti y del Centro Integral de Oncología de Venezuela, señaló que el diagnóstico en menores de 40 años es más difícil, debido a que el tejido mamario es más denso y las mamografías son poco sensibles para detectar anormalidades.

Las jóvenes, y las mujeres en sentido general, deben considerar algunos factores de riesgo, como si la madre o hermana padeció tumores de mama u ovario, si ha sido expuesta a radiaciones en tórax, si tiene mutaciones genéticas específicas BRCA1 o BRCA2, si ingiere alcohol, si es sedentaria u obesa o si sus mamas son densas.

Otros elementos que se deben considerar son haber menstruado antes de los 12 años de edad, nunca haber tenido hijos, menopausia después de los 55, uso de terapia de reemplazo hormonal por cinco años y más, y consumo de alimentos grasosos.

A partir de los 20 años se recomienda la autoexploración de las mamas, para así poder identificar alguna irregularidad en caso de presentarse.

El autoexamen debe realizarse, preferentemente, siete días después de la menstruación. Otras dos acciones importantes son asistir al menos una vez al año a cita con el ginecólogo, para que este le practique el examen clínico y la mamografía. Esta última debe hacerse desde que se cumplen los 40 años.

Si se detectan nódulos o engrosamiento en la mama o en la axila, irregularidades en el tamaño o forma, secreción por el pezón o cambios en la piel, es hora de acudir a un mastólogo o cirujano oncólogo para lograr un diagnóstico temprano.

 

Ocho mitos, no realidades

Mito 1: Tener los pechos pequeños hace ser menos propensa al cáncer de mama.

Mito 2: Los ajustadores con aro dificultan la circulación sanguínea y linfática, y esto puede provocar cáncer.

Mito 3: El uso de anticonceptivos favorece la aparición de cáncer de mama.

Mito 4: Comer pollo aumen-ta el riesgo de tener cáncer de mama.

Mito 5: Si no tengo antecedentes familiares, no tendré cáncer.

Mito 6: La biopsia acelera el cáncer.

Mito 7: Existen suplementos de hierbas medicinales que curan el cáncer.

Mito 8: El uso de antitranspirantes es nocivo y contribuye a la aparición de cáncer de mama.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer (INC) de Argentina

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.