Londres 2012, olimpiadas virtuales

Un despliegue de alta tecnología, pero sobre todo la amplia utilización de Internet y las redes sociales, caracterizan los Juegos Olímpicos a punto de comenzar

Autor:

Amaury E. del Valle

La cifra parece casi increíble, pero los estudios de audiencia indican que el 20 por ciento de la población mundial seguirá los venideros Juegos Olímpicos en directo a través de Internet, y su transmisión ocupará casi el 60 por ciento del tráfico.

La investigación, realizada por la compañía de marketing MEC Access, evidencia que, incluso más que sus predecesores en Beijing, los Juegos de Londres ocasionarán una verdadera apoteosis en el mundo virtual y especialmente en las redes sociales.

Si bien la cobertura televisiva que dará la BBC de Londres, que tiene la exclusiva de las transmisiones, será única en el planeta, también sentará pautas en el ciberespacio, pues a través del sitio London 2012 Olympics retransmitirán por la red alrededor de 4 500 horas de juegos, lo que equivale a unas 240 horas diarias de programación de todas las disciplinas.

Si el canal en Facebook de las Olimpiadas es ya uno de los favoritos, posiblemente la justa atlética sirva en cambio para darle un impulso mayor a otra gran red social: YouTube.

El canal de videos más grande de la red transmitirá en exclusiva online los Juegos Olímpicos de Londres 2012, lo cual supondrá que los internautas conectados a través de él podrán visualizar unas 3 600 horas de transmisión en directo y que se podrán ver, por primera vez en la historia, todos los eventos y pruebas, sin excepción, que se disputen durante el mayor evento deportivo mundial.

Para ello YouTube estrenará varias novedades, entre estas el hecho de que los videos podrán ser visionados desde conexiones móviles, apostando por lo que ya es un hecho real, que mucha gente sigue desde sus celulares lo que pasa en el mundo, y en especial en las redes sociales.

Se espera que YouTube rompa más récords que los mismos deportistas, pues en sus videos se podrán ver todos los deportes, las finales y la entrega de las 302 medallas doradas.

Robots fotógrafos

Londres será definitivamente la Olimpiada «móvil», ya que el auge de los teléfonos inteligentes con conexión a Internet está en pleno crecimiento, y este es uno de los acontecimientos mundiales más vistos.

Aplicaciones de todo tipo y para todos los sistemas, tonos, fondos de pantalla y juegos, entre otras iniciativas, forman parte de la estrategia para seducir en el aire a quienes decidan seguir cada deporte desde su «cel».

Londres servirá además para estrenar todo tipo de artilugios tecnológicos, como las cámaras robóticas de alta tecnología, que serán usadas por fotógrafos y camarógrafos del mundo entero, en aras de captar la mejor instantánea del evento.

Una de las cadenas de noticias pionera en el tema, Reuters, ya dejó entrever que desplegará sus «Robo-Cams» en los lugares más inusuales, como en el techo de estadios o pabellones interiores, con lo cual se proponen conseguir fotos increíbles.

Y no solo veremos gráficos en dos planos, pues la agencia de fotografía Getty Images planea tomar fotografías en 3D y en 360°, para lo cual implementará sus últimos adelantos tecnológicos, como cámaras aéreas para retratos desde perspectivas atrevidas, o sistemas automáticos para unificar varias imágenes en un solo montaje, u otros para darles profundidad a los planos.

A su vez, medios de prensa de todo el mundo ya se han instalado en el gigantesco Centro de Prensa, nombrado iCity, situado al noroeste del Estadio Olímpico, y que será utilizado por más de 20 000 periodistas.

Inaugurado hace casi un mes, está dotado de todo tipo de facilidades, y por supuesto de una alta conectividad. Esto será aprovechado tras el apagado de la antorcha olímpica, ya que acogerá a cientos de empresas tecnológicas, pues se planea convertirlo en una especie de «Silicon Valley» londinense.

Zapatos de humo y ropa sin sudor

Como ya es costumbre, las Olimpiadas también serán el agosto de la industria tecnológica dedicada al deporte, donde sobresalen marcas y empresas que invierten no solo por negocios, sino por la publicidad que genera la megacompetencia.

Por ejemplo, Omega, una de las marcas de relojes suizos más prestigiosas y usadas en este tipo de competencias, presentará durante Londres 2012 su Quantum Timer, un sistema que permitirá dar resultados en microsegundos en pistas y piscinas, con lo que será cien veces más exacta la medición, y por ende posiblemente se rompan muchas más marcas mundiales de tiempo en las diversas disciplinas, que dependen en su mayoría de la exactitud del cronómetro.

Adidas ya anunció que vestirá a muchos deportistas con ropa sustentable, elaborada con materiales reciclables o biodegradables, cumpliendo así con una de las metas de estos Juegos, que es convertirlos en los más ecológicos que se hayan celebrado.

Esta compañía también reveló que estrenará en las pistas un nuevo diseño de calzado, hasta un 25 por ciento más ligero que el empleado en Beijing, gracias al uso de materiales nanotecnológicos.

Incluso en México otra marca de ropa, Atlética, filtró a la prensa que colocará filtros UV en los trajes de corredores, nanotecnología para ventilar y eliminar bacterias, e implementará una tecnología llamada Asex, la cual ayuda a la evaporación casi instantánea del sudor y por ende agota menos a los atletas.

Colapso olímpico enredado

Mientras que las celebraciones competitivas son un disfrute mundial, muchos ya han alertado que el apogeo de usuarios conectados a través de diferentes vías podría hacer colapsar las redes mundiales de comunicación y la misma Internet.

Un informe de la consultora Blue Coat indica que un único usuario viendo un video puede consumir hasta el 30 por ciento de una conexión de red de 1,5 megabit por segundo (Mbps), y que si tres lo hicieran la red se podría saturar.

Las previsiones indican que las redes corporativas serán las que más sufran los efectos de la alta ciberaudiencia, lo cual sería visible en forma de aplicaciones lentas o que no respondan, quejas sobre el rendimiento por parte de los usuarios finales, e incluso caída de servidores y por ende de servicios.

Si en los Juegos de Beijing 2008 el canal de YouTube reportó 21 millones de visitas, se estima que la cantidad de personas que ingresarán para ver los videos de los deportes ahora llegará a los 704 millones, lo cual, sumado a que el tamaño estándar de los videos aumentó, pudiera causar que el tráfico en la red colapse.

El desarrollo de aplicaciones móviles para distribuir videos significará una problemática más, porque en este caso se podrían ver afectadas no solo las redes nacionales para celulares, sino las mismas comunicaciones internacionales.

No obstante, y siempre que los administradores de redes y los encargados de servidores tomen las precauciones necesarias, las Olimpiadas no tienen por qué provocar el caos virtual, sino por el contrario, ser el motivo de disfrute universal que las hizo tan apreciadas desde la antigüedad.

Además de las cuantiosas horas de transmisión televisiva que podrán disfrutar los cubanos, hubiera sido interesante también que se pudieran deleitar con propuestas variadas en el mundo virtual nacional.

Se trata no solo de estar a la par con los nuevos tiempos, sino de potenciar las bondades de las nuevas tecnologías, saberlas utilizar sabiamente y no esperar a que desde el lejano Londres lleguen ideas para el mundo virtual, que bien pudieran nacer en el tórrido calor veraniego cubano.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.