Si vas a andar en Facebook…

La seguridad en la red social más grande del planeta es un elemento desestimado por no pocos de sus nuevos usuarios, quienes luego lamentan no haber dedicado algo de tiempo a ello

Autor:

Yurisander Guevara

Si Facebook fuera un país, sería el más poblado del planeta. Con sus 1 490 millones de usuarios registrados, en la actualidad la red social supera a las poblaciones de China e India, que tienen 1 357 y 1 252 millones de habitantes, respectivamente.

Este gran ecosistema digital, con 11 años de vida, se ha convertido en la red social por excelencia para más de la séptima parte de la población mundial.

Al buzón de esta sección han llegado en las últimas semanas, acaso por el boom de las conexiones wifi, numerosas inquietudes de usuarios que quieren crearse un perfil en Facebook para conectarse con amigos y familiares dentro y fuera de Cuba. ¿Es recomendable tener una cuenta en esa red social? ¿Cómo hago para que sea segura? Son estas algunas de las interrogantes recibidas en Juventud Rebelde.

Hoy les ofrecemos una pequeña guía para tener una cuenta y algunos consejos, pues en la medida en que Facebook ha crecido también se ha hecho algo «peligroso», especialmente para aquellos usuarios que después de registrarse olvidan proteger sus datos.

Así se abre la puerta de Facebook

Para ingresar a Facebook los pasos son bien simples. Primero, es necesario poseer una dirección de correo electrónico única y personal, que además sea real. No es posible utilizar una dirección virtual de correo —usualmente empleadas en redireccionar a otros buzones—, pues se debe verificar la cuenta de Facebook desde el correo.

El cibernauta que desee estar en Facebook, debe abrir la página del sitio (www.facebook.com) o descargar la aplicación para dispositivos móviles.

Una vez abierta, en su misma página de inicio Facebook se solicitan los datos para poder registrarse. Entonces lo más importante será la contraseña que empleemos. No se trata solo de esta red social, sino de Internet de forma general. Cuando nos registramos como usuarios en cualquier lugar, es sumamente importante proteger las cuentas con contraseñas «fuertes».

Una buena opción es crear una clave de más de siete caracteres que contenga símbolos, y evitar utilizar combinaciones numéricas secuenciales (1234) o el año de nacimiento, el cual puede deducirse por una persona conocida.

Haga de su contraseña una fortaleza, a fin de cuentas no son pocos los datos personales que introducimos hoy en Internet.

Cuando llenamos el formulario y la cuenta de Facebook se crea, es vital que el usuario tenga abierto su correo electrónico para que el sitio pueda verificar que efectivamente es una persona y no un robot.

La red social lleva entonces al nuevo usuario a un recorrido al que puede añadir amigos a partir de sus contactos de correo electrónico, una opción cuestionable, ya que si se permite el acceso a los contactos del correo, Facebook obtendrá toda esa información a cambio de conectarte con tus amigos.

El proceso algo más «largo» es el más seguro: localizar a los amigos y familiares a través de la barra de búsqueda que aparece encima de la página o aplicación de Facebook.

Luego, el nuevo usuario también tienes varias opciones: seguir páginas, sumarse a grupos, participar en eventos dentro y fuera de la red social o entretenerse con aplicaciones lúdicas.

Seguridad, una premisa

Las ventajas comunicacionales que ofrece Facebook son numerosas. El cibernauta puede chatear con sus contactos, hacer videollamadas o llamadas, enviar mensajes de voz.

No obstante, creo prudente insistir en el tema de la seguridad, pues es clave para evitar quebraderos de cabeza.

Algo que se debe considerar es que al usar una computadora o un dispositivo móvil compartido con otras personas, es imprescindible cerrar la sesión de Facebook al terminar de utilizarla. De lo contrario, podrías dejar tus datos expuestos.

Para cerrar tu página debes acceder al menú de Facebook, indicado con una flecha hacia abajo en la esquina superior derecha, y elegir la opción «salir».

Si quieres tener una cuenta más impenetrable, agrega una pregunta de seguridad. La medida ayuda a verificar tu identidad en caso de que llegaras a perder el acceso. Muy importante es recordar que una vez que hayas configurado esta opción en tu cuenta, ya no hay forma de actualizarla.

En el citado menú de Facebook, se activa la pregunta de seguridad en la opción Configuración de la cuenta/seguridad.

Otra recomendación importante es nunca hacer clic en enlaces sospechosos. Facebook se llena de noticias sensacionalistas, a veces increíbles, y si picamos la carnada podríamos terminar en cualquier lado extraño, o peor, con un virus en el dispositivo. Aquí se incluyen los enlaces en los que los contactos nos pueden etiquetar, enviados hasta en mensajes privados.

Para que se tenga una idea de lo embarazosa que puede ser la situación, desde el pasado junio apareció en Facebook el llamado «virus porno», que ya ha causado millones de angustias.

Un amigo me etiquetó por ese entonces en una publicación que no era más que un supuesto video pornográfico casero. Extrañado por el comportamiento de esa persona y lo raro del dominio del sitio en cuestión, no hice caso de la publicación. Como tengo configurado el perfil para que nada se publique en mi nombre sin mi autorización, ninguno de mis conocidos lo vio.

Empero, el amigo aclararía unos días después que nunca compartió nada. Y así era. Resulta que este virus, un troyano destinado a robar datos personales, se replica por sí solo si algún incauto hace clic en el enlace del video. Probablemente alguno de sus amigos en Facebook debe haberlo hecho antes.

El virus tiene la capacidad de etiquetar a los contactos del infectado y, como si fuera alguno de ellos, publicar nuevamente el video en otro perfil. Así garantiza una extensión imparable. Si Facebook detecta que tu perfil está afectado por este u otros de los virus que allí circulan, suspenderá tu cuenta.

Por eso es recomendable «impermeabilizar» el muro y el perfil accediendo a las opciones de configuración, leyendo cada una de las funciones y ajustándolas a nuestros intereses.

Finalmente, aunque no menos importante, es válido destacar que jamás accedas a Facebook desde enlaces de terceros. A tu correo podrían llegar supuestas notificaciones o publicaciones hechas desde esa red social, con enlaces para que accedas.

Cada acción relacionada con tu persona generará en Facebook una notificación, mostrada en la barra superior derecha con el símbolo del globo terráqueo.

Así, si crees que tienes algo importante que ver en la red social, accede tecleando directamente tu dirección y abriendo tu perfil con el usuario y la clave en cuestión. La propia red social considera que esa es la única forma de llegar siempre seguro al país virtual más grande del mundo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.