Entre los prejuicios y la edad

Autor:

Mariela Rodríguez Méndez

D.T.: Estoy iniciando una relación con una joven de 31 años. Al parecer nos gustamos, pero se impone el prejuicio de la edad. Ella es mayor que yo y no se siente plena en la relación. La madre piensa que esa unión no tiene futuro. La edad para mí no es lo más importante, pero me gustaría escuchar su opinión. Tengo 23 años.

Establecer una relación de pareja es un reto independientemente de la edad, etnia, clase social, etc. Estos últimos factores traen asociados elementos distintivos que exigen tolerancia, capacidad de adaptación a los cambios, de enfrentamiento a conflictos, entre otros recursos, más allá del deseo y el amor.

Sin embargo, en tu caso prestaría especial atención al hecho de que no se sienta plena y el valor que le dé a los criterios de su madre. Sin su convicción, su deseo y vivencias de placer será muy difícil continuar.

Un joven de 20 años generalmente está inmerso en la búsqueda de su futuro. Podría no contar aún con un proyecto de vida o no haber encontrado los medios de realizarlo. Las áreas de su vida están sujetas a cambios.

Alguien que vive sus 30 si no ha construido los cimientos de su existencia sentirá cada vez más urgencia por lograrlo. Si es una mujer, también estará frente a su reloj biológico y la decisión de tener o no hijos sabiendo que mientras más pasa el tiempo, mayores son los riesgos a asumir. Si ya tiene su vida organizada, sus compromisos cotidianos tejen redes más tupidas en sus días y los cambios tienen otro ritmo.

Estás son algunas de las diferencias que la edad condiciona; no las únicas. A ellas se agregan los prejuicios sociales y otras divergencias intrínsecas a cualquier pareja. Tampoco son necesariamente antagónicas, aunque ambos deben advertir su existencia.

Mariela Rodríguez Méndez, máster en Psicología Clínica, consejera en ITS y VIH/sida, psicoanalista

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.