Los asteroides se «reproducen»

Investigadores afirman que cuando los asteroides giran suficientemente rápido llegan a dividirse en dos cuerpos que comienzan a orbitar el uno al otro

Autor:

Juventud Rebelde

MADRID, agosto 25.—Los asteroides —también conocidos como planetas menores—son grandes masas rocosas que giran alrededor del Sol pero, a pesar de la creencia general, no mantienen su forma a lo largo de los años. Durante su vida, cambian constantemente y en ocasiones originan otros asteroides más pequeños que se «independizan» y comienzan su nueva vida orbitando alrededor del Sol. Así lo asegura un estudio internacional publicado esta semana en la revista «Nature», informó el Mundo.es

Según esta investigación, liderada por Petr Pravec, del Instituto Astronómico de la República Checa, y en la que participan otras 16 instituciones de distintos países, cuando los asteroides giran suficientemente rápido llegan a dividirse en dos cuerpos que comienzan a orbitar el uno al otro. Estos asteroides binarios son bastante frecuentes en el Sistema Solar y en nuestro planeta hay evidencias de impactos de estos cuerpos.

Los astrónomos explican que muchos de estos asteroides binarios no permanecen el uno junto al otro. Escapan, de manera que se originan dos asteroides independientes que orbitan alrededor del Sol.

La mayor parte de los asteroides y cometas conocidos giran alrededor del Sol en una zona denominada cinturón de asteroides, que se encuentra entre Marte y Júpiter.

35 parejas de asteroides

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron 35 parejas de asteroides, cuerpos separados que orbitan alrededor del Sol y que se han ido acercando el uno al otro a lo largo de millones de años (normalmente a una distancia de algunos kilómetros). Midieron la luminosidad de cada pareja de asteroides, que compararon con su tamaño, y determinaron la velocidad a la que giran usando una técnica denominada fotometría.

«Tuvimos claro que calcular las órbitas de las parejas de asteroides no era suficiente para averiguar su origen», explica Pravec. «Fue necesario estudiar las características de los cuerpos. Utilizamos técnicas fotométricas que nos permitieron determinar su velocidad de rotación y estudiar sus tamaños».

La conclusión fue que en todas las parejas de asteroides del estudio había una relación entre los miembros más grandes y los más pequeños. El tamaño del menor era inferior al 60% que el de su compañero. Estas mediciones respaldan la teoría formulada en 2007 por Daniel Scheeres, coautor del estudio, que defendía que los miembros de un asteroide binario sólo pueden separarse si el más pequeño tiene un tamaño inferior al 60% del grande.

Aunque la primera pareja de asteroides fue descubierta en 2008, el proceso por el que se originan seguía siendo un misterio antes de este estudio.

«Cuando se forma el asteroide binario, su órbita es caótica al principio», afirma Scheeres. «El más pequeño roba energía al grande, provocando que éste rote más despacio y que la órbita de los dos cuerpos se expanda».

La luz del Sol juega un papel clave

Sin embargo, la parte más sorprendente de esta investigación es el descubrimiento de que la luz del Sol juega un papel clave en el 'nacimiento' de asteroides. Según los científicos, cuando los asteroides son golpeados por la luz solar, reaccionan como los molinillos de viento y, por lo tanto, pueden cambiar su rotación durante millones de años.

«Cuanto más sabemos más ellos, más emocionantes resultan. No son sólo grandes masas de tierra si no que tienen la capacidad de evolucionar», afirma el investigador Seth Jacobson.

El interés por estudiar el origen de los asteroides va en aumento. La sonda japonesa Hayabusa acaba de regresar a la Tierra tras aterrizar dos veces en el asteroide Itokawa en 2005. Los científicos esperan que las muestras allí recogidas servirán para conocer mejor el origen y la evolución del Sistema Solar.

Asimismo, el presidente de EEUU, Barack Obama, anunció que uno de los objetivos de la carrera espacial era enviar una misión tripulada a un asteroide cercano a la Tierra en las dos próximas décadas, un proyecto que serviría para preparar la llegada del hombre a Marte.

«Los asteroides son importantes para comprender la vida en la Tierra», asegura Praved. Y es que en algunos asteroides se han hallado aminoácidos, lo que ha llevado a los científicos a especular con la posibilidad de que la vida en la Tierra se ha podido originar gracias a asteroides que impactaron en nuestro planeta.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.