Raúl Pérez Torres: El imperialismo cava su propia tumba

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Raúl Pérez Torres. Foto: Juan Moreno Imbuido todavía de la satisfacción que le provoca la derrota de la derecha en Ecuador, el escritor ecuatoriano Raúl Pérez Torres presentó los debates del panel dedicado a Cuba y Fidel en la rearticulación del pensamiento de izquierda, con una afirmación: está cambiando el mapa político de América Latina.

—De algún modo se está haciendo aquí un ejercicio de reflexión sobre la figura de Fidel y su aporte a la humanidad...

—He escrito mucho en Ecuador acerca de lo que ha significado Fidel para mí y para muchos de nosotros; es la persona insuperable en estos últimos cien años, el hombre del siglo, no solo por su moral, su ética y su sentido de justicia, que va abriendo cada vez perspectivas mayores y mejores, sino porque será un hombre eterno. Su nombre está escrito en la Historia.

—También se ha afirmado que estamos viendo la emergencia del sentimiento antiimperialista en los movimientos populares de la región. ¿Qué opina?

—Bush ha sido tan torpe y tan mediocre que se ha convertido en su propio y principal enemigo. Se ha estado haciendo daño, y le ha estado haciendo daño al imperialismo. Ha sido cada vez más desgastante y más torpe su movimiento de las fichas políticas en el mundo. Y ese desprestigio ha hecho también que el mundo tenga una categoría específica alrededor de lo que significa el imperialismo y el pensamiento fascista de su principal «orientador».

Ahora ha pasado de igual manera en Ecuador. Había dos representantes: uno de la oligarquía, el hombre más rico de Ecuador, torpe, mediocre, que también se convirtió en su principal enemigo, porque empezó a repartir al pueblo sus dádivas de una manera grotesca. Y otro que está dentro de un pensamiento revolucionario, de izquierda, brillante economista, que tiene un aparato donde están las expresiones de los diversos sectores sociales y políticos del Ecuador. Creo que todos tenemos que arrimar el hombro ahora por Rafael Correa y su programa de gobierno. Me parece que ahora hay mejores condiciones para la Patria.

—¿Cómo se concretó ese resultado apabullante en contra de la derecha en Ecuador?

—No solo es el discurso abierto, democrático de Rafael Correa, y su inteligencia, su forma de expresarse en los temas sociales y económicos, y su trayectoria digna y nueva. También ha pesado toda la mediocridad del magnate Álvaro Noboa. No podía articular un pensamiento coherente y nunca aceptó un diálogo con el contrincante; aplicó una visión populista en el peor sentido de la palabra, y quiso comprar con su dinero la presidencia. Pero el pueblo no se vende.

—¿Cómo valora usted la influencia que puede tener en ello el pensamiento y la obra de Fidel?

—Él ha sido siempre un defensor sobre lo que significa nuestra América, bajo el postulado político de José Martí. Y lo que se está definiendo en nuestros países hoy, tiene que ver con los que siempre han sido excluidos. Siempre seguimos la palabra de Fidel, su ideario y el de la Revolución Cubana. Él ha sido un conductor del pensamiento progresista del mundo, y en América Latina este es el momento preciso: si tenemos a Evo Morales, a Hugo Chávez, a Kirchner, a Lula, y ahora a Rafael Correa en el Ecuador, es porque se está rearticulando el pensamiento de la izquierda.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.