Pregunte sin pena

Autor:

A.N: Soy una joven de 22 años que no disfruta las fiestas, y no sabe ni quiere bailar. El problema es que mi pareja es una fiestera de primera. Me molesta que baile con uno de sus amigos, pero como nuestra relación es difícil no digo nada públicamente. Ella cambió completamente por mí y ahora me dijo que no bailará más. Además, se niega a ir a una fiesta sola, porque sin mí no se divierte. Yo no estoy contenta a pesar de su respuesta. Me siento egoísta y temo que la relación se termine por egoísmos como este. Aunque una parte de mí se siente bien, otra cree ser muy injusta. Estoy muy confundida con mi comportamiento. ¿Será normal? ¿Qué hago?

Tus temores no son infundados. Estudios de parejas revelan menor capacidad para manejar conflictos y mayor sufrimiento cuando se pierden los límites personales, y se renuncia a la autonomía en aras del «amor».

Si bien toda pareja tiene una etapa inicial de fusión en la que ambos quieren estar unidos la mayor parte del tiempo y satisfacer al otro, paulatinamente se va necesitando más espacio personal. De modo que se requiere de un equilibrio entre intimidad y autonomía para disfrutar mejor de la vida en pareja.

Si a pesar de la inmensa condescendencia de tu pareja no estás contenta, entonces valdría reflexionar sobre lo que verdaderamente te molesta y actuar en consecuencia. La causa de tu celo debe tener su raíz en ti, aunque es ante ella que emergen estos sentimientos de celos posesivos y remordimientos cuando te complace. Por eso sería conveniente que analizaras este afán de poseerla de ese modo que tú catalogas de egoísta y que a la larga puede revertirse contra ti misma.

Posiblemente lo que más te afecta no es que baile, sino que está haciéndolo con otro que tiene algo que a ti te falta como es la capacidad de disfrutar del baile. Quizá no estás tan segura de su cambio, es decir, de que te prefiera. El amor no garantiza la armonía en la pareja, sea esta homo o heterosexual. Siempre tenemos el reto de buscar el mejor modo de enlazarnos con el ser amado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.