América Latina se rejuvenece

El actual escenario latinoamericano, signado por el surgimiento de gobiernos democráticos y progresistas, demanda del movimiento estudiantil continental una mayor cohesión para apoyar las nuevas políticas sociales

Autor:

Jorge L. Rodríguez González

Delegados al XIV CLAE celebrado en Sao Paulo, Brasil, en 2005, se oponen a la guerra y a la política de Bush. Foto: Roberto Suárez Nuevos sueños despiertan a América Latina. Gobiernos democráticos y progresistas emprenden políticas sociales transformadoras de la realidad del continente. Las dictaduras y los años más crudos de la importación del neoliberalismo parecen quedar en el recuerdo de muchos de nuestros pueblos.

Ante esta realidad, el movimiento estudiantil latinoamericano se replantea nuevos mecanismos para profundizar en la búsqueda de la unidad y la integración que les permita apoyar los proyectos progresistas que emprenden naciones como Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

Del 12 al 17 de noviembre, más de 3 000 jóvenes de las 35 organizaciones miembros de la Organización Continental Latinoamericana de Estudiantes (OCLAE), procedentes de 23 países, se darán cita en Quito, Ecuador, para revisar sus políticas y fortalecer su protagonismo en la promoción y la continuidad de las políticas que marcan hoy el nuevo escenario latinoamericano.

Pavel Pizart Mijares, miembro del secretariado nacional de la FEU, y delegado al XV CLAE que se celebrará en Quito, Ecuador, a partir de este lunes hasta el día 17 de noviembre. Foto: Franklin Reyes «Llegaremos en un momento importante de las transformaciones que se están sucediendo en el Ecuador, país que se propone emprender una revolución ciudadana. Creemos que el hecho de realizar el evento en este país pudiera ayudar muchísimo al fortalecimiento de la política de esta hermana nación», afirma Pavel Pizart Mijares, Organizador del Secretariado Nacional de la FEU y miembro de la delegación cubana, quien comentó a JR algunos detalles de este encuentro.

Además de la transformación que enfrenta el Ecuador, y en la que se prevé influya la inyección de juventud del XV Congreso Latinoamericano de Estudiantes (CLAE), Pavel refiere que la selección de esta sede obedeció también a la fortaleza que tiene hoy el movimiento estudiantil ecuatoriano.

—En el XIV CLAE realizado en Sao Paulo en 2005, participaron alrededor de 10 000 jóvenes. Sin embargo para esta ocasión, se espera la participación de 5 000. ¿A qué se debe esta reducción de participantes?

—Obedece a cuestiones económicas y organizativas. Geográficamente, Ecuador está situado en un área cómoda que permite una fácil traslación de latinoamericanos a ese país sin grandes problemas. Sin embargo, no aspiramos a hacer un congreso tan grande por la gran organización que demanda un congreso de este tipo, con un número tan alto de participantes.

«La diferencia con el anterior congreso es que Brasil es el país que más miembros tiene en las organizaciones que integran la OCLAE, por lo que le resulta más fácil a esta nación movilizar brasileños para el congreso.

«Lo mismo va a pasar en Ecuador, donde va a haber más de dos mil estudiantes ecuatorianos. También asistirán un número importante de otras naciones. Por ejemplo, de Colombia y Venezuela se esperan aproximadamente 500 estudiantes por cada país. Otros países se verán menos representados. Eso se debe también al financiamiento. Es un problema económico, y no de voluntades, lo que puede marcar la diferencia.

«No obstante, en la historia de los CLAE, 5 000 es una cifra alta. El CLAE realizado en Cuba tuvo más de 6 000 participantes. Posteriormente se ha continuado la política de mantener una importante movilización para estos encuentros.

«Pero eso no determina, porque las políticas se trazan también a partir de las representaciones de los países. Se promueve la asistencia numerosa, pero lo más importante es que las representaciones de los países sean capaces de multiplicar las políticas que salen del congreso hacia sus movimientos estudiantiles».

—¿Cuáles son las principales temáticas que se abordarán en este CLAE?

—Uno de los temas principales es el fortalecimiento de la OCLAE y su papel integrador dentro del movimiento estudiantil continental y dentro del propio escenario del continente. Hay que promover la unidad del movimiento estudiantil. Nuestra delegación tiene una gran responsabilidad en ese asunto, porque el movimiento estudiantil cubano, encabezado por la FEU y la FEEM, es el mejor organizado, es la vanguardia de la OCLAE debido a su historia y a las esencias que nos mueven.

«La OCLAE es por esencia antiimperialista, integracionista y defensora de las políticas sociales más avanzadas. Por eso apoya el derecho a la autodeterminación de los pueblos y lucha contra las políticas imperiales.

«La educación es otro de los temas clave, más cuando los escenarios educativos y las políticas de gobierno de nuestros países en cuanto a este punto son tan diversos. Promovemos el acceso a la educación y al conocimiento como un derecho universal y no privativo; el derecho a la determinación y el papel activo del estudiantado en las políticas universitarias y su autonomía, y en los procesos políticos que tienen lugar en nuestros países.

«Los Tratados de Libre Comercio (TLC) también están en la agenda del evento, pero con mejores condiciones que antes debido a las reacciones y los rechazos que han generado en los distintos movimientos sociales del continente. Esto también nos ayuda a consolidar la política de defensa de todos esos derechos de los que hablaba.

«Problemas como el de los biocombustibles, que han sido analizados por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, y a los que nos oponemos como país, pudieran tener alguna oposición durante el evento. Esto se debe a que no todas las ideas son iguales, y a estos eventos acuden estudiantes de izquierda pero también jóvenes formados en la derecha. No obstante es cuando con más fuerza tenemos que defender nuestros criterios. De ahí la importancia que tiene la preparación de la delegación cubana, la cual se ha reforzado con intercambios con dirigentes y representantes de las instituciones que más cerca están de estos temas. Esta preparación consolida nuestros conocimientos y nos permitirá una argumentación mucho más sólida en el evento.

«No obstante las diferencias, si algo caracteriza a la OCLAE y a los que estarán allí, es su definición antiimperialista, aunque sea desde posiciones muy variadas y particulares».

—¿Qué temas particulares o propuestas presentará Cuba en el XV CLAE?

—Cuba lleva temas especiales que son muy nuestros. Entre ellos está mostrar a los delegados presentes en Quito nuestra realidad, la cual es muy maltratada por los medios de comunicación al servicio de las transnacionales y las políticas neoliberales.

«Aunque somos una delegación pequeña, tenemos que multiplicarnos para hacer sentir la realidad de un país que es faro de las transformaciones que están sucediendo en el continente.

«También está el apoyo a la causa de la liberación de los Cinco antiterroristas encarcelados injustamente en Estados Unidos, la acusación a la causa del connotado terrorista Luis Posada Carriles y el reclamo de su inmediata extradición a Venezuela.

«Tenemos presente también la defensa de las políticas sociales que han impulsado los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, y la defensa de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) como un instrumento de integración, como la alternativa de la salvación de los pueblos de nuestro continente, como la alternativa de la paz, la justicia social, la soberanía económica y política de nuestros pueblos.

«Nunca antes habíamos estado en mejores condiciones para llevar a un congreso los ejemplos que se ven hoy en los países que progresan en este sentido. Esa realidad nos ayuda a explicar mejor nuestra posición, nuestra política, la cual ya tiene una expresión en lo que se ve en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y otros.

Jóvenes cubanos portan la bandera de la OCLAE. Foto: Roberto Morejón Guerra «Cuba llevará sus experiencias, no solo por nuestra voluntad, sino por la misma necesidad que tiene la gente de conocer nuestra realidad y nuestros programas para multiplicarlos.

«En el caso de la educación —tema muy sensible para los movimientos estudiantiles— se destaca el método de enseñanza cubano Yo sí puedo que ya se generaliza en muchos países como una alternativa para el acceso al conocimiento y a la cultura. Desde nuestra experiencia y maduración en el proceso educacional, seguiremos guiando al movimiento estudiantil. En algunos lugares donde los gobiernos no han asumido las transformaciones que en el orden social promueve este tipo de experiencia, existen movimientos sociales que sí la han asumido, en alguna que otra ciudad, municipio o localidad de los países del continente».

—¿Qué participación tiene la OCLAE en los proyectos del ALBA?

—La OCLAE debe validarse como la estructura integradora del movimiento estudiantil del ALBA. Nosotros no aspiramos a una estructura estudiantil paralela para los países que integran el ALBA. La OCLAE debe ser la organización que integre a los movimientos estudiantiles miembros del ALBA por el valor histórico y el prestigio que tiene como organización juvenil que ha defendido sus ideales en distintos foros internacionales.

—¿Qué le puede aportar el movimiento estudiantil latinoamericano al nuestro y viceversa?

—Los escenarios de este intercambio son muy ricos y todos ganamos experiencia. A veces te encuentras que en cualquier país los movimientos estudiantiles tienen una política muy acertada del trabajo comunitario, de la intervención social, proyectos culturales muy serios y responsables y con formulas que son validadas por nuestro movimiento estudiantil.

«Las delegaciones también tienen la oportunidad de intercambiar sobre las malas experiencias y debilidades de algunos movimientos.

«Nuestro principal aporte al movimiento estudiantil latinoamericano es nuestro funcionamiento, nuestra manera de organizarnos y la fuerza en la defensa de nuestra política. Perfeccionando esto estaremos contribuyendo a la ola transformadora del continente, en el que los estudiantes tienen que ganar cada vez más protagonismo.

«Sin lugar a dudas traeremos de regreso la energía y la fuerza para seguir revolucionando nuestro papel como presidente de la OCLAE».

—El XV CLAE estará dedicado a los cuarenta años de la muerte del Che. ¿De qué forma estará presente el Che en este encuentro?

—El Che estará con su ideología, con su política, y con su personalidad en cada una de las actividades del evento. Habrá debates, exposiciones, presentaciones de libros y documentales que acerquen a los participantes a la vida del Guerrillero Heroico. Pero lo esencial es que estará en la política que va a marcar el congreso. El Che como latinoamericano y defensor de la unidad, como luchador incansable por la igualdad, la justicia social, la libertad de los pueblos y su autodeterminación. Ese es el Che que irá al congreso. Un Che que estará en el inicio, en el fin y en el postcongreso. Queremos llevarlo bien vivo al CLAE para que su pensamiento, clave en las transformaciones que experimenta América Latina, llegue a cada una de las organizaciones de sus jóvenes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.