Una clase de terror y otra de amor

Convertidas en albergues de evacuados, muchas escuelas camagüeyanas fueron presa de la furia del ciclón Imágenes de los estragos del huracán Ike en territorio cubano Vea la cobertura completa sobre Ike

Autor:

Juventud Rebelde

Los árboles sempiternos personajes de los patios escolares, pagaron un precio altísimo frente a Ike. Foto: Rodolfo Blanco/AIN CAMAGÜEY.— El Instituto Politécnico Industrial Manuel Cañetes Ramos, al igual que los demás centros educacionales de Camagüey, cerró sus puertas a solo unos días de comenzado el presente curso escolar. Ike no permitió que las clases continuaran. Y es que ante el avance del huracán, dicho plantel albergó a más de 200 personas en los sólidos edificios docentes.

Desde el pasado domingo las familias protegidas allí se preparaban para la indeseada llegada: unas se acomodaron en sillas y otras incluso durmieron así.

La dirección de la escuela no abandonó ni por un segundo el Instituto. Notó con antelación el peligro que representaba la cercanía de gigantes árboles al ala izquierda de estos locales. Cuando el aire empezó a batir con fuerza, se les indicó a los refugiados que se trasladaran al lado contrario.

Si hubo alguna risa, se cuajó de inmediato cuando los primeros árboles en caer fueron justamente los situados en el ala derecha. «Se vivieron momentos de miedo. Vi hombres y mujeres llorar y proteger a sus hijos con sus propios cuerpos. Para colmo, en ese justo momento una embarazada empezó a pujar», cuenta Jorge Borrietos, subdirector técnico de la escuela.

«Para más desdicha, minutos después Ike derribó el resto de los árboles. Aquello se puso feo de verdad: las paredes temblaron, el piso saltó y nosotros casi tuvimos que partear a la muchacha. Así pasamos el ciclón. Y aunque todo salió bien, aprendimos lo que significa el temor a morir y lo que es el instinto de salvación de las personas».

La Cañetes Ramos —con matrícula superior a 1 500 estudiantes— se recupera, pero no le será fácil, pues talleres, aulas, paredes, cubiertas y parte del mobiliario se afectaron. «Estamos trabajando desde el martes, despejando las áreas, pero incluso hoy queda un sinnúmero de troncos sobre los techos», expresó la directora Gladis Trujillo, quien a pesar de que Ike le llevó su casa ha permanecido a tiempo completo en la recuperación de su centro.

Varios estudiantes se suman a las labores de recuperación, pero queda aún mucho por hacer, como afirmó el joven Javier Velázquez, estudiante de cuarto año de Refrigeración. «Hay mucho trabajo y habrá que esforzarse para que el próximo lunes podamos comenzar».

A la salida este de la ciudad de Camagüey, en la Carretera Central, a unos diez kilómetros, otro inmueble docente resistió al Ike: la Escuela Especial para Sordos e Hipoacúsicos Jesús Suárez Gayol. Este colectivo ya recupera cubiertas y aulas, y adopta medidas para poder reanudar las clases.

«Las tejas han sido utilizadas de manera que se puedan poner a funcionar la mayor cantidad posible de aulas, alternativa que nos permite comenzar con un mínimo de recursos. Así mantendremos activos a los estudiantes y profesores. Sabemos que no es fácil, pero lo estamos intentando», valoró Cristina Valenciana, administradora del centro.

Mientras Ike soplaba, un episodio dejó preocupados a los profesores de la escuela: muchos pensaron que las ráfagas habían pasado, y por eso se trasladaron a la cocina, que estaba devastada. De pronto se reanudaron los fuertes vientos y lanzaron a Yorlie contra el fogón, hiriéndolo en la cabeza. No fue una herida grave, pero hubo sangre. La experiencia quedó como advertencia de que no debemos ser imprudentes.

Ahora Camagüey lucha por reanudar el curso escolar el próximo lunes 15 y esto solo se logrará con el apoyo de miles de personas y de instituciones que prestarán sus locales en las comunidades más afectadas para que los Profesores Generales Integrales puedan impartir clases. Ya se suman algunas unidades de producción y se cuenta con el apoyo de los campesinos.

Iniciativas

Al cierre de esta información, Reymi López, director provincial de Educación, afirmó a este diario que de las escuelas del territorio 761 iniciarán las clases el próximo lunes, y que de estas 250 tendrán que realizar ajustes internos y organizativos. Noventa y nueve centros educacionales no podrán hacerlo, pues presentan serias dificultades en techos y residencias estudiantiles, y otras están sujetas a que se les libere como centros de evacuación.

Para las ESBEC se organizan en las comunidades grupos docentes de modo que de inmediato se puedan impartir las asignaturas de Matemática, Español e Historia de Cuba.

Desde una segunda planta

Aledaño al río Jatibonico se encuentran varias edificaciones deportivas muy queridas por el pueblo agramontino. Les duele a muchos lugareños comprobar cómo el Auditórium Iván Hidalgo Funes ya no tiene tabloncillo, y la cubierta de la Sala Polivalente Rafael Fortún Chacón quedó despojada. Así lo narra su director, Valerio Ramón.

Inicialmente solo se escuchaba el sonido del choque de las tejas con sus ganchos, pero después todas volaron como hojas frente a un ventilador. Fue tanto el impulso que solo hemos recuperado algunas a casi cien metros de distancia, bajo los puentes y hasta en las aguas del río Jatibonico.

Quienes pudieron ver el hecho desde una segunda planta lo describen como si hubieran sido afiladas cuchillas que iban podando lo que encontraban en su camino.

La furia de los vientos arrastró asimismo la cubierta de la Facultad de Cultura Física. La enrolló como tela y la lanzó techo abajo. Igualmente la fuerza del agua empujó varios metros la resistente cubierta sintética de la pista de atletismo. Sin embargo, el lunes se reanudarán las actividades en el gimnasio deportivo y locales aledaños a la Sala Polivalente, según las palabras del director provincial de Deporte, Armando Ferrer López.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.