Satisfecho Lula al término de su visita a Cuba

Lo despidió Raúl Castro. El mandatario brasileño lleva en cartera propuesta en el área de salud para profundizar la solidaridad de Brasil, Cuba y otros países latinoamericanos con Haití

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Alegre «por haber efectuado esta visita a Cuba» se manifestó el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien dio a conocer el propósito de su país de ser el primer aliado de la Isla en materia de inversiones y para su desarrollo.

Poco antes de concluir su estancia y acompañado por el Presidente cubano, quien acudió al aeropuerto internacional José Martí a despedirlo, Lula enumeró entre las satisfacciones los encuentros con Raúl —a quien llamó «compañero y amigo»— y con Fidel —«hablando de economía como si fuera un joven, pensando en el futuro de Cuba, de América Latina y el Caribe y, como no podía dejar de ser, en el futuro del mundo», dijo del Comandante en Jefe—, así como los importantes acuerdos suscritos por ambas naciones y entre los que citó los relativos a Petrobras, a las obras de construcción en el puerto del Mariel y a la producción de soya. «Acuerdos importantes, dijo, para contribuir al desarrollo de Cuba».

También apuntó la importancia de su visita para profundizar la solidaridad de Brasil y Cuba, así como de otros países latinoamericanos, con Haití, e informó que lleva en cartera una propuesta dirigida a colaborar en la reconstrucción de la estructura de salud en la devastada nación caribeña.

Ponderó en tal sentido la trayectoria cubana en el plano de la solidaridad, lo cual, afirmó, es muy importante para los brasileños porque, entre todos los pueblos del mundo,  «sabemos que los cubanos posiblemente sean los mayores especialistas en solidaridad; los más preparados y, por tanto, queremos construir juntos lo que sea posible, para devolver la esperanza al pueblo de Haití».

El Presidente brasileño también patentizó el deseo de su país de coadyuvar al desarrollo de Cuba, en cuyo potencial «creemos», afirmó, y valoró que su país reúne hoy para ello, mejores condiciones que hace diez años.

Por tanto, aseguró que Brasil estará presente en la discusión de los proyectos más importantes para la Isla.

Igualmente, Lula ratificó su rechazó al bloqueo de Estados Unidos, que no tiene razón de ser, ni explicación política o económica, y expresó su convicción de que el presidente Obama debería tomar la decisión de levantarlo.

Con el mayor respeto por el jefe de la Casa Blanca —aclaró—, Lula dijo que el mandatario estadounidense no tiene que hacer más de lo que hizo el pueblo norteamericano cuando tuvo la audacia de elegirlo. Esa audacia es lo que permite que él sea también audaz y resuelva el problema del bloqueo a Cuba, alegó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.