Discurso íntegro del secretario general de la CTC en la Plaza de la Revolución

Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido y secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba tuvo a su cargo las palabras de apertura del desfile por el Día Internacional de los trabajadores

Autor:

Juventud Rebelde

General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejo de Estado y de Ministros.

Compañeros del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Compañeros Miembros del Consejo de Estado.

Compañeros Invitados.

Compatriotas:

Hace exactamente una década, desde este mismo escenario, Fidel nos convocó a elevar a planos infinitos el concepto de nuestra más hermosa conquista: la Revolución.

Es sentido del momento histórico, dijo entonces, y en unos minutos esta histórica Plaza y todas las plazas de las más importantes ciudades del país vibrarán ante la pujante fuerza de millones de trabajadores y sus familiares que reafirmarán su decisión irrenunciable de defenderla y construir el socialismo, como la más enérgica y firme respuesta a los que desde los centros de poder en los Estados Unidos y la Unión Europea, secundados por grupúsculos mercenarios internos, intentan desacreditarnos con falaces calumnias, fruto de su odio ancestral.

Hace apenas unos días más de 8 millones 200 mil cubanos, con nuestra asistencia masiva a las urnas y el voto consciente elegimos a los delegados del Poder Popular, fuimos protagonistas de una ejemplar lección de genuina democracia participativa y contundente preludio de lo que sería esta multitudinaria celebración y de lo que son capaces los trabajadores y el pueblo unidos como un haz indestructible en torno al Partido, a Fidel y Raúl.

Trabajadoras y trabajadores:

Vivimos una época compleja, de peligros y riesgos que amenazan al planeta y a la humanidad. Calamidades climáticas cada vez más frecuentes y devastadoras, junto a la crisis global e integral del capitalismo, caracterizan el escenario mundial. Son fenómenos de cuyos impactos no estamos exentos, a los que se suman los efectos del bloqueo genocida impuesto por los Estados Unidos, las consecuencias del período especial y nuestras propias insuficiencias.

Tal panorama nos obliga a enfrentar realidades muy complejas, como señalara el compañero Raúl en el Congreso de la UJC. Y si hace diez años el Comandante en Jefe nos alineó en el concepto de que Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado y emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos, estamos también en el deber de alinearnos en lo expresado por nuestro Presidente, y cito:

“Estamos convencidos de que hay que romper dogmas y asumimos con firmeza y confianza la actualización, ya en marcha, de nuestro modelo económico, con el propósito de sentar las bases de la irreversibilidad y el desarrollo del socialismo cubano, que sabemos constituye la garantía de la independencia y soberanía nacional”. FIN DE LA CITA.

La batalla económica, lo sabemos los trabajadores, es como nunca antes tarea vital para preservar nuestro sistema social, y librarla con éxito implica que cada cual se disponga a cumplir la parte que le corresponde, y esté consciente de que el reordenamiento institucional y laboral ya en marcha nos involucra a todos.

Si queremos avanzar y elevar el nivel de vida de la población y mantener, e incluso, mejorar racionalmente lo alcanzado en terrenos como la salud, la educación, la seguridad y asistencia social, tendremos que compartir carencias y los esfuerzos por vencerlas.

Debemos analizar a fondo el discurso de Raúl en el Congreso de la Juventud, no para insistir en los problemas que tenemos, sino para comprender esas realidades, identificar las que nos atañen y proponer las soluciones en y para cada colectivo laboral.

Desde esta histórica tribuna convocamos a los trabajadores y al pueblo a apoyar la actualización de nuestro modelo económico, que requerirá de extraordinarios esfuerzos y sacrificios, conscientes que solo dignificando el trabajo como fuente creadora de las riquezas materiales y espirituales y formador de conciencia, garantizaremos el crecimiento económico y social del país.

Cubanas y cubanos:

Aprovechamos la ocasión para enviar nuestra felicitación y reconocimiento a todos los compatriotas que en los más disímiles confines del mundo cumplen hermosas misiones internacionalistas que multiplican el prestigio de la Revolución.

Llamamos a las organizaciones sindicales y sociales, y a todos los hombres honestos del mundo a impulsar el movimiento internacional para exigir el fin del injusto e inhumano bloqueo económico, comercial y financiero que por casi 50 años los Estados Unidos le han impuesto al pueblo de Cuba, y al mismo tiempo demandar la libertad de nuestros 5 Héroes presos arbitrariamente en cárceles norteamericanas.

Ratificamos nuestra solidaridad a los trabajadores del mundo y el agradecimiento por las muestras de apoyo de que somos objeto, en particular a los más de mil dirigentes sindicales y sociales que decidieron acompañar a nuestro pueblo en esta fiesta proletaria.

¡VIVA EL DE MAYO!

¡VIVA LA REVOLUCIÓN!

¡VIVAN FIDEL Y RAÚL!

¡VIVA CUBA LIBRE!

¡Comience el desfile combatiente y combativo del pueblo!

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.