Que nada les quite la alegría a los cubanos (+Videos)

Su Santidad Benedicto XVI animó a los cubanos a trabajar por el bien de todos, al saludar a los habitantes del poblado de El Cobre en el segundo día de su visita apostólica a Cuba

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

EL COBRE, Santiago de Cuba.— Que nada ni nadie les quite la alegría interior, tan característica del alma cubana. A ejemplo de la Santísima Virgen, animo a todos los hijos de esta querida tierra a trabajar por la justicia, a ser servidores de la caridad y perseverantes en medio de las pruebas.

De esta manera instó el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica a los habitantes del poblado de El Cobre, en la mañana de este martes, momentos después de orar por unos cinco minutos ante la imagen de la Virgen.

Tras llegar como Peregrino de la Caridad hasta la Basílica Menor Santuario Nacional Nuestra Señora de la Caridad, Su Santidad bendijo y saludó cordialmente al pueblo congregado  ante la escalinata del templo para expresar su respeto al Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano.

He confiado a la Madre de Dios el futuro de su patria, avanzando por los caminos de la renovación y la esperanza, para el mayor bien de todos los cubanos, les dijo el Papa, quien enfatizó además en que ha suplicado a la Virgen Santísima por las necesidades de los que sufren,  y para que los jóvenes no sucumban a propuestas que dejan tristeza.

Ante los hijos del poblado santiaguero, con gran peso en la historia nacional, el Pontífice dijo recordar de modo particular a los cubanos descendientes de los que llegaron de África y a la cercana población de Haití, que aún sufre las consecuencias del conocido terremoto de hace dos años.

Benedicto XVI había llegado al Santuario poco antes de las 9 y 30 de la mañana, procedente de la Casa de Retiro y Convivencias, ubicada en el antiguo Seminario de San Basilio Magno, aledaño al templo, donde pernoctó en su primera noche en Cuba y donde temprano en la mañana había celebrado, junto a los miembros de su comitiva, una eucaristía privada en una capilla expresamente preparada a tales efectos.

Al llegar al Santuario Nacional, Su Santidad fue recibido por Monseñor Dionisio García Ibáñez, Arzobispo de Santiago de Cuba y el padre Jorge Alma Arrúe, rector del Santuario, mientras desde el lateral derecho de la iglesia se dejaba escuchar el Ave María, de Franz Schubert, interpretada por la Steel Band de El Cobre, una banda de tambores metálicos de 14 músicos aficionados, integrada en 1987 por trabajadores de las minas de cobre y que es hoy uno de los orgullos del poblado.

Tras recibir el crucifijo y el agua bendita en la puerta,  el Papa Benedicto XVI penetró en el recinto y bajo los acordes de una Polifonía del maestro Esteban Salas, interpretada por un coro, caminó lentamente y se hincó por unos minutos para orar ante la imagen de la Virgen de La Caridad, junto a la que se encontraba la Rosa de Oro que Su Santidad le regalara la tarde-noche anterior, en la Santa Misa en la Plaza Antonio Maceo.

Posteriormente, dijo la Oración a la Santísima Virgen en el Año Jubilar, encendió un gran cirio, nuevamente oró unos segundos, y bendijo a los presentes en el interior del templo, entre los que se encontraban los obispos cubanos y su séquito personal.

Cuando la canción cubana Virgen Mambisa, dedicada a la Caridad del Cobre, se dejó escuchar, el Sumo Pontífice regresó a la puerta de la iglesia para bendecir a una multitud, que entre cantos, le vitoreó.

Con el gesto de satisfacción de quien ha cumplido un deseo, el Papa Benedicto XVI se hizo entonces una foto con los integrantes del coro y se despidió de El Cobre.

Al concluir su visita al Santuario de la Virgen de la Caridad, el Sumo Pontífice se trasladó hasta la terminal aérea santiaguera, donde fue despedido por las máximas autoridades de la provincia y partió hacia la capital del país.

VIDEOS:

Visita de Benedicto XVI al Santuario de la Caridad del Cobre (1)

Visita de Benedicto XVI al Santuario de la Caridad del Cobre (2)

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.