Comenzó sesión final del Congreso de las Mujeres Cubanas

Preside José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido, la sesión plenaria del IX Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas

Autores:

Margarita Barrios
Amaury E. del Valle
Patricia Cáceres

Las delegadas al IX Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas enviaron un mensaje de saludo a Fidel Castro como principal promotor de la lucha por la igualdad de la mujer.           La presencia activa y decisiva de las cubanas en la vida política, económica, social y cultural de nuestro país refrenda la certeza de las ideas de Fidel y Vilma acerca de la Revolución dentro de la Revolución que significa la batalla por la igualdad de derechos de las mujeres, expresa el Informa Central al IX Congreso de la FMC.

Con la presencia de José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y Ministros, se inició la sesión plenaria de la cita femenina.

Teresa Amarelle Boue, secretaria general de la organización, leyó un resumen del informe, en el cual se destaca que durante 2012 se realizó un profundo análisis del funcionamiento, estructura y contenido del trabajo, con el objetivo de actualizar las misiones y estilos ante las complejidades de nuestra realidad y del mundo de hoy.

En esas reuniones, destaca el documento, se aprobaron objetivos de trabajo en concordancia con los aprobados en la Conferencia Nacional del Partido.

Este largo camino de trabajo llevó a la FMC a su IX Congreso, argumentó, no sin dificultades en el desempeño de esa organización de masas.

El inmovilismo, la falta de control, el débil contacto con las federadas se identifican entre las causas principales que no permiten avanzar, y según reconoce el informe estos elementos han tenido una marcada incidencia en el decrecimiento de la organización, el cual se ha logrado detener al cierre de 2013, aunque todavía se mantiene en provincia como Mayabeque, Villa Clara, Cienfuegos y el municipio especial Isla de la Juventud.

Un reclamo mayoritario dentro de la organización ha sido la necesidad de prestar mayor atención a las jóvenes que se incorporan a ellas, conocer sus gustos y preferencias, darles participación en las tareas y la dirección, así como saber qué piensan y esperan de la FMC.

Lograr un mayor sentido de pertenencia e identidad de las federadas, crear un ambiente propicio para que se expresen y escucharlas, es uno de los retos que tienen las reuniones de la Federación, en aras de desterrar el formalismo y convertirlas en un espacio de intercambio para conocer los problemas, intereses y necesidades de los diferentes segmentos de la población femenina cubana.

El trabajo preventivo, educativo y de atención social, fue uno de los temas más debatidos en las asambleas precongreso, pues el mismo es esencial en la labor comunitaria de la FMC.

Igualmente, se discutió con fuerza el tema de la atención a la niñez, especialmente para prevenir y detectar desde las primeras edades manifestaciones negativas que puedan convertirse en trastornos de la conducta.

Es por ello que el trabajo con los estudiantes que incumplen deberes escolares, la atención a las casas de estudio y la educación familiar, deben estar permanentemente en el centro de atención de las federadas en cada comunidad, argumenta el informe.

Además, el documento recoge como una prioridad de la organización de masas de las féminas cubanas, la necesidad de prevenir y enfrentar las manifestaciones de indisciplina social, ilegalidades, corrupción, delito y otras conductas negativas, identificadas como amenazas a la seguridad nacional.

Otros temas identificados como prioritarios para la FMC en el informe central del Congreso son la capacitación en materia de género y violencia contra la mujer a todos los sectores políticos, jurídicos y sociales; la promoción de espacios de análisis, diálogos y debates con los creadores y profesionales de la comunicación y el arte; así como los programas de educación sexual y de la plena inserción de la mujer en todos los ámbitos de la vida social y económica del país, y especialmente en los cargos de dirección.

Actualmente la fuerza laboral femenina representa el 48 por ciento de los trabajadores cubanos, el 66 por ciento de los profesionales y técnicos, y en el sector no estatal son el 29 por ciento de los que laboran por cuenta propia.

Las féminas son mayoría en el sector educacional, con el 81,9 por ciento de los trabajadores; en la salud con el 78,5 por ciento y en el sistema de tribunales y fiscalías con más del 70 por ciento.

Más de 17 000 mujeres son hoy usufructuarias de tierras, acogidas al decreto ley número 300; y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, ANAP, ha crecido en más de 60 000 mujeres desde que estableció su estrategia de género.

Las mujeres cubanas son hoy fundamentales como dirigentes en el sector estatal civil, representando el 46 por ciento de los cuadros; y en el Poder Popular, en las últimas elecciones, alcanzaron el 33,5 por ciento de los delegados de base.

En el Parlamento cubano las féminas hoy representan el 48,86 por ciento de sus miembros, siendo uno de los tres países del mundo con más alta representatividad.

En Cuba, dos vicepresidentas, y el 42 por ciento de los miembros del Consejo de Estado son mujeres, igualmente existen ocho ministras y 44 viceministras.

También en las organizaciones políticas y de masas hay una amplia presencia femenina, lo que se evidencia en que el 42 por ciento de los miembros del Comité Central del Partido son mujeres, el 52, 1 por ciento de la Unión de Jóvenes Comunistas y el 70 por ciento de los aglutinados en la Central de Trabajadores de Cuba.

En la presidencia se encuentran Olga Lidia Tapia, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido; la general de brigada Teté Puebla; y la destacada luchadora de la Sierra Maestra, Asela de los Santos, entre otros dirigentes del Gobierno y el Partido.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.