El «enjambre» que sacude a Santiago

Más de 500 sismos han sido registrados por la red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional en esta provincia desde la 1:37 de la madrugada del domingo. Es una actividad anómala, según los especialistas, que pudiera desembocar en un evento de mayor magnitud. Buena parte de los habitantes de la Ciudad Heroica hacen las noches en parques y plazas, mientras las autoridades adoptan acciones que permitan disminuir los riesgos y vulnerabilidades sin afectar la cotidianidad

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— Justo a la 1:37 de la madrugada del domingo 17 de enero, las mejores intrigas de la película del sábado, el sueño más placentero, fueron sustituidos por el ruido en expansión, el ladrido de los perros, el susto y la tensión de un sismo de 4.8 grados en la escala de Richter, que parecía uno más en la lista de convivencia de los santiagueros con este tipo de eventos.

Sin embargo, 11 minutos después, transformando la inquietud en alarma, exactamente a la 1.48 minutos, se producía un segundo temblor. Localizado en las coordenadas 19.63 de latitud norte y los 76.05 de longitud oeste, con una profundidad de 2,5 kilómetros y una magnitud de 4.6 en la referida escala.

A partir de ese momento han continuado sucediéndose temblores, que hasta las 5:00 de la tarde de este lunes 18, sumaban más de 500 eventos registrados por los equipos del Servicio Sismológico Nacional, con magnitudes de entre 3 y 5.0 grados en la escala de Richter, 19 de ellos perceptibles, todos ubicados en la misma zona: a unos 40 kilómetros al suroeste de la bahía de Santiago de Cuba, a una profundidad promedio de cinco kilómetros.

Fue así que cientos de santiagueros, guiados por el sentido del riesgo y orientados por la Defensa Civil desde la radio local desperezada en plena madrugada, abandonaron edificios altos y viviendas vulnerables para instalarse en parques y plazas.

La abuela con una expresión de angustia, evocando a cada rato su cama que cimbraba y pidiendo al cielo el retorno de la calma; pequeños bajo siete cobijas que despertaron extrañados al verse vestidos en medio de la Plaza de Marte,  el Parque Céspedes o el Polígono del Moncada; familias completas provistas de mochilas, bultos, agua potable, medicinas…  y hasta sus mascotas, que espantaron el sueño y esperaron el sol en las áreas abiertas donde se sintieron más seguros.

Otros, los que optaron por quedarse en casa, tampoco pegaron ojo, entre los nervios, las continuas llamadas de amigos y familiares y la necesidad de mantenerse alertas y adoptar las medidas que se indicaban por los medios de difusión activados con urgencia.

Las máximas autoridades del Partido y el Gobierno en la oriental provincia se personaron en la sede del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), donde los expertos, auxiliados por la más moderna tecnología, se han instalado a tiempo completo para mantener el constante monitoreo y riguroso análisis de los sismos, que han tenido reportes de perceptibilidad también en las provincias de Granma y Guantánamo.

A pesar del mal rato, no se reportaron daños humanos ni materiales y la salida del sol dominical trajo un aparente reposo. Con los nervios a flor de piel, y sin dejar de estar precavidos, los santiagueros retomaron entonces  su rutina de domingo, deseando que la «intranquilidad» del suelo no pasara de un susto de amanecida que transformó las plazas de la Ciudad Heroica en improvisados campamentos.

Mas la noche, al parecer aliada de los temblores, los devolvió al peligro. A partir de las 8:00 de la noche la actividad sísmica volvió al aumento, registrándose hasta la mañana de este lunes nuevos sismos; dos de ellos con magnitudes de 4,4 y 3,5 grados respectivamente.

Otra madrugada de insomnio vivirían entonces los habitantes de este lado cubano, que aunque la víspera, echando mano a su estirpe heroica, con temple y disciplinadamente retomaron sus actividades normales, perciben en el ambiente la sensación de estar viviendo en una real situación de riesgo.

Actividad sísmica anómala

Expertos como el Doctor en Ciencias Bladimir Moreno Toirán, director del Cenais, les dan la razón y les instan a actuar en correspondencia con lo establecido, al calificar este incremento de la actividad sísmica en un período corto de tiempo como una situación anómala.

Según explicó el especialista, el hecho de que en dos horas de la madrugada del domingo se hayan producido cuatro sismos de magnitud moderada, entre 4,6 y 5.0 grados; o de que en poco más de 24 horas hayan sido registrados más de 500 eventos, en un país en el que la red de estaciones registra al día, como promedio, entre 15 y 20 eventos pequeños y no perceptibles, es la primera vez que ocurre en Cuba desde que se monitorea la actividad sísmica en  Santiago y el país, y ello entraña la posibilidad de que pueda generarse un evento de mayor magnitud.

Moreno Toirán insistió en que estamos en presencia de un enjambre de terremotos: gran número de sismos en un período corto de tiempo, con magnitudes muy parecidas y en los que no se identifica un evento principal, y esto puede o no conllevar a un evento de mayor energía. Estadísticamente, precisó, a nivel mundial el 70 por ciento de los terremotos de gran magnitud tienen premonitores.

Por otra parte, el Doctor Moreno Toirán puso énfasis en lo que los entendidos denominan como recurrencia, o sea, la existencia de una energía acumulada durante años, y que necesita liberarse en la falla Oriente, ubicada en el límite de las Placas de Norteamérica y del Caribe, la principal zona sismogeneradora del país, y donde históricamente se han generado eventos como el terremoto de 1766, evento con epicentro cercano a Santiago y con reportes de perceptibilidad hasta en la capital cubana.

El Director del Cenais explicó que el colectivo científico que dirige se mantiene en contacto directo con la Defensa Civil y las autoridades del Partido y el Gobierno en tierra santiaguera e instó a la población y dirigentes de las provincias de Granma y Guantánamo a mantenerse alertas y poner en práctica las medidas establecidas.

Disminuir vulnerabilidades y proteger a la población

Emprender acciones que permitan disminuir los riesgos y vulnerabilidades y proteger la vida humana sin afectar la cotidianidad de la provincia, fue el mensaje de una reunión de trabajo con las máximas autoridades del Partido y el Gobierno efectuada la víspera en tierra santiaguera, en la que se puntualizaron los aseguramientos multilaterales para enfrentar un sismo de gran intensidad.

Conducidos por el integrante del Comité Central del Partido Comunista y su primer secretario en la oriental provincia, Lázaro Expósito Canto, y el presidente del Gobierno, Reynaldo García Zapata, directivos, representantes de grupos de trabajo y de las organizaciones políticas y de masas puntualizaron las comunicaciones, las fuerzas y medios que intervendrían en las labores de rescate y salvamento, la situación de los hospitales y otros aseguramientos del sector de la salud, así como las medidas de protección de los trabajadores y la población cercana a los objetivos que operan con productos químicos y sustancias peligrosas.

Igualmente se precisó el aseguramiento electroenergético para el abasto de agua a la población, y las acciones para mantener informados a los habitantes de la oriental provincia en todo momento y elevar su percepción del riesgo.

Expósito Canto insistió en que la provincia no está en un ejercicio, sino en una situación real de riesgo, y llamó a aplicar todas las medidas adicionales precisas sin afectar el desarrollo normal del territorio.

Se reiteró que el peligro no pasó, está latente, pero como aún no es posible predecir en qué momento ocurrirá o no un evento de gran intensidad, la población debe continuar su vida normalmente aprendiendo a convivir con la amenaza de un enemigo impredecible.

Se resaltó asimismo el nivel de disciplina y seriedad con los que ha actuado la población santiaguera y se le exhortó a mantenerse atentos y seguir todas las medidas previstas para contingencias de este tipo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.